Política

Sociedad

Economía nacional

Agro

Seguros

Impositivas y Contables

CONTÁCTENOS

Economía



 
EXPERTOS: INSTAN BAJAR GASTO Y SUBIR SALARIOS POR PRODUCTIVIDAD
Hay discordancia entre las políticas del gobierno para contener precios 
| 22.10.2012 00:00
Los precios de la economía se alejan de la meta oficial y generan preocupación en las autoridades, que aplican políticas heterodoxas para contenerlos. Sin embargo, expertos evaluaron que existe cierta discordancia entre la política fiscal, salarial y monetaria, ya que unas son expansivas y otras contractivas.

En los últimos años Uruguay registró un fuerte crecimiento de su actividad, lo que ha traído consigo la mejora de diversos indicadores económicos y sociales. Sin embargo, en estos últimos años, hubo un aspecto que le ha quitado el sueño a las distintas autoridades económicas: la inflación.
Si bien es cierto que la inflación no ha alcanzado niveles alarmantes como los que hace no tantos años verificaba el país, el IPC (Índice de Precios al Consumo) ha estado la mayor parte del tiempo por encima del rango objetivo fijado por las autoridades y en determinados momentos, peligrosamente cerca del 10%. Esto no es menor, ya que de superar los dos dígitos, el gobierno tendría que negociar ajustes salariales con funcionarios públicos, lo que repercutiría también en un incremento de las pasividades, y, en consecuencia, generaría mayores presiones inflacionarias.
En este marco, el dato del IPC de setiembre que alcanzó una fuerte suba de 1,21% en el mes y dejó la inflación anualizada en 8,64%, puso en alerta a las autoridades económicas (ver recuadro). Ese dato se encuentra muy por encima del objetivo del gobierno, que apunta que el crecimiento de los precios en la economía sea de un 5% anual, con una tolerancia de un punto porcentual, es decir, que cierre entre 4% y 6%.
Para peor, según informó ayer jueves el diario El País en base a fuentes del equipo económico, el IPC habría aumentado 1,39% en la primera quincena de octubre, lo que de confirmarse llevaría la inflación anualizada hasta el 9,38%.
Ante tanta incertidumbre, CRÓNICAS dialogó con varios expertos locales para evaluar la coyuntura inflacionaria actual y qué puede esperar el país para los próximos meses.

¿De qué hablás?
Pero antes de evaluar la situación de Uruguay y analizar las perspectivas a futuro, es importante saber qué es, y por qué motivo es tan importante mantener un control de precios en la economía.
La coordinadora del Área de Coyuntura del Instituto de Economía de la Universidad de la República, Gabriela Mordecki, explicó que la inflación, definida desde el punto de vista teórico es el incremento persistente de los precios en un período de tiempo. O sea, inflación no es un aumento por una sola vez por algún hecho puntual .
De igual forma se expresó la economista de Carle&Andrioli, Gimena Waller, agregando que también es una medida de la pérdida de valor de la moneda . Asimismo, describió que la inflación genera diversos perjuicios como: pérdida de poder adquisitivo (ya que si los precios se incrementan, con el mismo ingreso monetario, puedo comprar menos bienes y servicios que antes ), una redistribución regresiva del ingreso ( al verse afectados los precios relativos, los distintos grupos de la economía, se ven afectados por la inflación de manera desigual ), o incertidumbre (puesto que la elevada inflación va en contra de la certidumbre de los agentes económicos sobre la evolución futura de los precios y puede retroalimentarla).
Respecto a este último punto, el economista de la consultora Oikos, Pablo Moya, añadió que la inflación elevada genera incertidumbre macroeconómica , ya que al no saber cuánto pueden llegar a subir los precios, uno no puede programar a futuro la producción de bienes y servicios y en consecuencia la compra de los distintos factores de producción: contratar trabajadores, realizar inversión o comprar insumos para la producción .
Moya agregó un cuarto efecto negativo de la inflación: un aumento del déficit fiscal. Ello ocurre porque existe un rezago entre la generación de los ingresos que percibe el Estado, respecto a sus erogaciones .
En tanto el economista de PwC, Ramón Pampin, expuso que el crecimiento de los precios daña el poder de compra del dinero local, lo que lo afecta -aunque no de forma igual- en las tres funciones que debe cumplir el dinero: medio de cambio, unidad de cuenta y reserva de valor . En ese sentido, resaltó que el dinero en Uruguay ha fortalecido estas tres propiedades en los últimos años, a partir de la reducción de una memoria inflacionaria superior a los dos dígitos y por la creación de una unidad de medida como es la unidad indexada .

Uruguay
Respecto a la situación de Uruguay, Moya recordó que durante el 2007 y 2008 la inflación estuvo en cifras cercanas al 9% lo que generó una gran preocupación, que se calmó en 2009, cuando se entró en un período de estabilidad . Sin embargo, desde 2010 el problema del aumento del IPC volvió a aparecer y a preocupar fuertemente.
También haciendo memoria, Waller dijo que Uruguay supo padecer hiperinflaciones como la de principios de la década del 90 -por encima del 130%-. Luego la misma comenzó a bajar en los sucesivos años para enfrentar en 2001 inflaciones muy bajas -en el entorno al 3%- debido a la baja de la actividad económica. En 2003 asistimos a inflaciones del 20%. Salvo ese año, podemos decir que en la última década hemos tenido niveles relativamente bajos de inflación, esto es, inferiores al 10% .
Pampín también destacó que desde finales de los noventa los precios crecen a cifras menores a los dos dígitos y sobre eso se ha generado una generalizada aversión al riesgo inflacionario , lo que constituye un logro macroeconómico muy importante .
De su parte, el economista Jorge Caumont, opinó que en los últimos años hubo una ineficacia en el control de la inflación de acuerdo a lo que estaba programado . Han sido ineficaces en lograr meter a la inflación en el rango que era el objetivo y eso se da como consecuencia de una conjunción de políticas que son inconsistentes entre sí: política fiscal, política monetaria, política cambiaria y política salarial son totalmente inconsistentes. Algunas son expansivas y otras son contractivas , valoró.

Meta y meta
Caumont valoró que lo importante es que la inflación no sea más alta -como hasta ahora ha sido- que el rango objetivo. Al rango objetivo lo vas disminuyendo hasta bajar la inflación y lograr la estabilidad de precios . En ese sentido, comentó que la meta del 4% al 6% no es ambiciosa, pero para este gobierno sí, porque este gobierno tiene un conjunto de políticas que son inconsistentes entre sí . Ahora las políticas no le sirven y van a rogarle a los empresarios que no suban los precios, y como van a terminar igual con una inflación alta van a decir que la culpa es de los empresarios .
Respecto al rango objetivo, Waller sostuvo que se fija con la finalidad de anclar las expectativas económicas de los agentes y que permitiría generar una mayor tasa de crecimiento de la economía en el largo plazo . Agregó que si bien hoy nos encontramos por encima del tope superior del rango objetivo, consideramos que no existe demasiado margen ni voluntad para ampliar el mismo, por tratarse de un instrumento que intenta fijar expectativas y mostrar cual es el compromiso del gobierno y la autoridad monetaria en la materia .
Consultada respecto a si en los hechos es el 10% el verdadero techo del objetivo inflacionario, Waller reconoció que el gobierno actuará para que la inflación no supere el techo psicológico de los dos dígitos, pero entendemos que el verdadero techo es el 6% . No obstante, evaluó que existen presiones inflacionarias que persisten aún con la profundización de los instrumentos para contenerlas , como los altos precios internacionales de los alimentos y los incrementos de salarios por encima de la inflación, que harán que el IPC permanezca por fuera del rango objetivo.
Mordecki evaluó que la meta es una referencia, y argumentó que su incumplimiento afecta en parte la credibilidad del compromiso que tiene la autoridad monetaria . Lo que sí parece haber es una meta implícita, algo más elevada, creo que del 9%. Estamos en este momento en el 8,6% y ya se encienden las señales amarillas que dicen esto es peligroso .
Moya por su parte, descartó que el 10% sea el techo implícito de la inflación. Sí existe un riesgo latente de que si se llega al 10% podrían procesarse otros ajustes de precios que podrían desembocar en una espiral inflacionaria, pero no creo que el gobierno esté con la idea de que si se está levemente por debajo del 10% no es un problema. Creo que ha demostrado que la inflación le preocupa tanto en el 8% como en el 9% , señaló.
Moya destacó que lo importante es dar confianza a los agentes económicos de que se hace todo el esfuerzo para tratar de cumplir la meta que el gobierno se trazó . Asimismo, dijo que es muy difícil cumplir con el objetivo fijado, y que por ello se debería rever , dado a que el momento en el que determinaron ese rango meta la coyuntura internacional y doméstica era muy distinta: había un proceso deflacionario a nivel internacional ( ), mientras que hoy vemos una abundancia de liquidez y altos precios internacionales, lo que conspira a un crecimiento de los precios internacionales y repercute a nivel local .
Caumont enfatizó que si se llega a 10% va a haber negociaciones salariales más seguidas y eso implica cortes de actividad, ineficiencias en la producción, costos para las empresas y para la economía en su conjunto. Aquí está el costo de la inflación . Para el experto, es posible que se llegue a un nivel de inflación de dos dígitos, salvo que hagan congelación de precios, no muevan tarifas o que cambien la política macroeconómica. Pero no la van a cambiar .

Lo que resta por hacer
Por último, cabe preguntarse que puede hacer el gobierno para tratar de reducir las presiones inflacionarias y reencauzar el indicador dentro del objetivo fijado.
Para Caumont, la alternativa es ser coherente con el conjunto de políticas macroeconómicas: bajar el gasto público, llegar a un superávit y con eso comprar los dólares que por otro lado se está dejando que caiga para evitar el aumento del precio de los transables .
De igual forma, Waller evaluó que una de las herramientas para contener la suba de precios sería la moderación de la política fiscal, a través de la baja del gasto público o a través de la política salarial, esto es, atando los aumentos de salarios a productividad . Así, se podría contener las presiones inflacionarias sin afectar tanto la competitividad internacional , fundamentó.
Moya evaluó que existe cierta discordancia entre las políticas macroeconómicas, los acuerdos salariales y la política fiscal . Si vemos que la política monetaria tiene nulo efecto directo, tiene un efecto indirecto a través del tipo de cambio, lo que genera un perjuicio a nivel de competitividad, pero que si hubiera margen fiscal, eso sí generaría un efecto directo sobre la inflación , fundamentó. Si tuviese espacio fiscal, podría hacer concesiones como la baja de algunos servicios, exoneraciones de algunos impuestos o estimular algunas actividades para que a su vez eso se traduzca en baja de precios .
Respecto a los acuerdos salariales, también instó a realizar ajustes por productividad, aunque reconoció la gran dificultad que hay en medirla.
Por su parte, Mordecki destacó que las herramientas que dispone el gobierno son las típicas políticas macroeconómicas a corto plazo, en especial la política monetaria que es la que se considera más efectiva para controlar la inflación . No obstante, advirtió: Hemos visto caídas sucesivas del dólar, porque una tasa de interés más elevada atrae fondos para que sean invertidos en pesos, tanto del exterior como internamente genera cambios de portafolio, y eso provoca cambios a la baja. Por lo tanto esta política, más allá de que puede ser efectiva, tiene efectos secundarios no deseados y es el que se aprecie tanto la moneda .
En cuanto a la política fiscal estimó que no es la más indicada para el control de la inflación -así lo indica la teoría- pero afecta la suba de precios por dos lados: por componentes de oferta, en el sentido de establecimientos de impuestos o de subsidios o el componente de la demanda de la presión del gasto público. Por lo tanto con una demanda creciente se puede pensar en que se presionen los precios al alza .
Asimismo, destacó la aplicación de políticas directas, o también llamadas heterodoxas (ver recuadro) en el sentido de lograr acuerdos de precios, establecer -como en el pasado se hizo- algún fideicomiso, o algún mecanismo para bajar algún precio -como fue con el boleto de ómnibus ( ) que no genera un costo fiscal .

Impacto salarial Consultado respecto a si una reducción del gasto público o menores ajustes salariales no golpearían fuertemente la demanda interna que ha sido un factor importante del crecimiento uruguayo en estos momentos de incertidumbre a nivel internacional, Moya fundamentó que el mercado interno es muy pequeño y, estimó que el hecho de que el crecimiento de un país se sostenga a través del consumo privado, tiene una debilidad intrínseca . En ese sentido, el crecimiento debería estar avalado principalmente por la exportación y generación del producto industrial en general .
Por su parte, Waller reconoció que el aumento de consumo privado, sobre todo de bienes durables es una de las explicaciones del crecimiento económico. En ese sentido, interpretó que los aumentos (salariales) atados a productividad quizás puedan hacer crecer la demanda de manera genuina y sostenida . Un punto no menor, es la diferente situación que atraviesan empresas del mismo sector que deben ajustar sus salarios sin considerar la situación económica que presenta cada una. Si bien se trata de un procedimiento no sencillo, quizás sea más justo para aquellas que no están atravesando una buena situación , señaló.
El mismo razonamiento fue realizado por Pampín, quien estimó que habría que buscar un justo medio : tratar que el incremento de los salarios pueda ser absorbido por mejoras en la productividad .
Marcando una visión diferente, Gabriela Mordecki valoró que en Uruguay, los salarios reales han aumentado en forma persistente desde el 2005, cuando se establecen los Consejos de Salarios pero en un contexto de crecimiento económico importante y además de mejoras de las condiciones del mercado laboral . Asimismo, indicó que los ajustes fueron mayores en el sector privado que en el sector público y que surgieron de instancias de negociación tripartitos en los cuales el gobierno tiene una parte pero trabajadores y empresarios también tiene la suya .
Asimismo, destacó el rol dinamizador de la demanda interna que tienen los salarios, recordando, a modo de ejemplo, que durante la crisis de 2008-2009 estos fueron los que permitieron evitar una recesión económica en Uruguay.
Puede que haya presiones de demanda que generan algo más de inflación, pero eso es sobre todo cuando se mira los no transables , explicó Mordecki, agregando que en el caso de los transables los aumentos vienen de los precios internacionales, y no tiene nada que ver con los aumentos salariales .





 

Agro: Entre enero y agosto Uruguay exportó 173 mil toneladas de lácteos por 572 millones de dólares


Impositivas y Contables: La situación de la economía argentina y sus efectos para Uruguay


Seguros: Mapfre lidera el mercado asegurador español, pero obtiene el 45% de sus beneficios fuera de España


Agro: Precio del novillo se mantiene entre U$S 3,75 a 3,80 el k en segunda balanza y con plazo