Colza para exportación en 2020 trepó a US$ 375 la tonelada

NO CRECERÁ EL ÁREA DE ARROZ EN LA PRÓXIMA ZAFRA

La colza, un cultivo que lentamente se va afirmando en el agro uruguayo, ha logrado valores destacados para la exportación durante el presente año. El arroz que obtuvo buenos precios, con muy buenos rendimientos en las chacras, no podrá incrementar el área de siembra por falta de agua en sus represas.

La combinación entre valores firmes en el mercado de París y un avance del euro frente al dólar lograron precios locales para la colza de exportación de la zafra en curso de US$ 375 por tonelada, el mayor valor de lo que va del año, de acuerdo a Ricardo Sosa, de Blasina & Asociados.

Esto corresponde a los planes de exportación de colza que toman como referencia los valores de las oleaginosas en París. Habitualmente se toma un contrato en euros en ese mercado, se lo pasa a dólares y se calcula un descuento que está en el orden de US$ 70 a US$ 75 por tonelada.

En el mercado de París los valores de la colza reflejan una nueva caída en la producción europea, a lo que se suma una cosecha ucraniana 2020/2021 que será inferior a la del año pasado lo que podría ser compensado por una recuperación de la cosecha en Australia.

En tanto, el euro avanzó frente al dólar cerrando en julio en un máximo de dos años frente a la divisa norteamericana.

En el mercado local se han dado hasta ahora escasas fijaciones de precios con los productores cautelosos respecto a la producción esperada. Los cultivos sufrieron por las heladas y excesos de agua que llevan a resembrar.

En la región, hay buenas perspectivas para el trigo local; Brasil define el rinde y en Argentina se siente el déficit hídrico. Los cultivos de trigo y cebada aprovecharon el clima de julio con agosto que siguen con buenas perspectivas. La realidad regional marca que, si nada falla en los últimos minutos, Brasil podría llegar a una producción récord mientras que en Argentina el déficit hídrico podría llevar a una producción por debajo de la zafra anterior.

Las condiciones climáticas para el trigo y cebada siguieron positivas en la última semana lo que se refleja en el estado de los cultivos que están con muy buenos niveles de macollaje. Si bien se está cerca de terminar el primer tiempo, las perspectivas de rendimiento son muy favorables.

En Brasil falta para la definición el rendimiento en Paraná, el principal estado productor de trigo del país que el año pasado tuvo una muy mala cosecha. Un relevamiento entre analistas proyectó que si el clima se mantiene como hasta ahora la producción brasileña podría llegar a un nuevo récord en torno a 7 millones de toneladas, contra las 5,15 millones de toneladas de la zafra anterior. Esto redundará en una caída posiblemente en los niveles de importación.

Arroz

Un directivo de la Asociación de Cultivadores de Arroz (ACA), señaló que “tenemos crédito y más precio, pero nos falta el agua” y agregó que la situación comenzó a comienzos de este mes. Entre los productores y técnicos de la industria se considera que, por el nivel de agua en las represas, el mejor escenario al día de hoy sería el de llegar a la misma superficie que el año pasado.

En este marco, no podría concretarse la anticipada expansión del área arrocera que en la zafra pasada llegó a la mínima en 20 años. Algunos productores ven menor disponibilidad de agua en la zona norte y centro, aunque en la zona este faltaría el agua suficiente como para aumentar la superficie sembrada.

Los modelos climáticos para el trimestre móvil agosto- octubre marcan lluvias dentro del promedio por lo que difícilmente se pueda llegar a la siembra con una recuperación significativas de las represas.

A nivel comercial se nota una demanda algo mayor desde Brasil donde los precios en dólares -según los principales indicadores de arroz cáscara de Rio Grande- llegaron a niveles máximos desde marzo de 2017.