Precio del novillo gordo logró una suba debido a la dificultad de embarques por las lluvias

ACTIVIDAD FRIGORÍFICA SERÁ LA TERCERA MÁS ALTA DE LA SERIE HISTÓRICA

Tras varias semanas de caída en el precio del novillo gordo de exportación logró una recuperación ante la dificultad de embarcarlos por las lluvias que cayeron en gran parte del país. Una oferta reducida, sumado a una faena semanal de 48.000 animales, contribuyeron al incremento del precio del novillo. Los frigoríficos tuvieron una alta actividad durante el presente año.

El novillo gordo especial pasó a cotizarse a US$ 3,10 el kilo ante las necesidades financieras y el clima, son dos componentes en esta fecha que hace que los negocios se concreten con más facilidad. Para la vaca los negocios se cierran entre los US$ 2,85 y US$ 2,90 el kilo, pudiendo alcanzar los US$ 2,95 por las carcasas pesadas.

En la última reunión de la Asociación de Consignatarios de Ganado (ACG)  todas las categorías incrementaron sus referencias. Los novillos especiales cotizaron tres centavos más que la semana pasada, ubicándose en US$ 3,09 el kilo, lo que no significa que se concreten negocios por valores algo superiores; las vacas subieron dos centavos a US$ 2,91 y  el valor de las vaquillonas crecieron 1 centavo quedando en US$ 3,03.

El comentario de la gremial señala que “con menor oferta pretenciosa y distorsión en las cargas por lluvias, se afirman los valores”.

El panorama a corto plazo muestra que la operativa de la industria disminuya este mes, con algunos frigoríficos que decidieron cerrar temporalmente o bajar las faenas, y por otro lado, el mes próximo habrá una importante caída en la oferta debido a que los productores se toman un descanso, lo que llevará a un incremento en los valores.

En materia de ovinos la colocación de categorías adultas es escasa, debido a que casi la totalidad de las plantas de faena se dedican al cordero. En este contexto, los corderos de hasta 35 kilos se mantuvieron en US$ 3,30 el kilo, los pesados en US$ 3,32 y los mamones descendieron un centavo a US$ 3,45. Los borregos se mantuvieron en US$ 3,30, en tanto las ovejas bajaron cinco centavos, cotizando a US$ 2,94 el kilo y los capones a US$ 3,04.

El comentario de la ACG establece que “con muy buena faena, mercado sostenido”.

Al finalizar el 2018, los números del complejo cárnico son bastante mejores de lo que las expectativas mostraban cuando comenzó. Se esperaba una actividad industrial en caída ante la menor oferta de novillos, lo que llevaría a menores volúmenes de exportación.

Actividad

La realidad es que la oferta de novillos para faena cayó, pero los frigoríficos superaron la situación con un fuerte incremento de faena de vacas y vaquillonas. INAC proyecta una faena de 2.36 millones de vacunos, alrededor de 20 mil que en 2017.

La actividad de la industria frigorífica será la mayor desde 2006, y la tercera de más alta de la serie histórica. Además, habrá crecido por quinto año consecutivo.

El hecho de que China haya sido el principal comprador de carne vacuna favoreció la compra de vacas, debido a que hasta el presente no muestre este mercado una preferencia mayor de carne de novillo que la de vaca.

El riesgo que implica la faena de vientres es que se atenta contra el stock del rodeo nacional, y por ende, una menor disponibilidad de animales para faena; aunque esto no significa que se pueda deducir que se está ante una liquidación del stock.

Las expectativas para el año próximo vuelven a ser de una caída en el nivel de faena; ya que está todo dado para que ello pase. Si se analiza la situación muestra que los novillos terminados serán todavía menos que este año, de acuerdo a los datos de las existencias vacunas. Si se volviera a presentarse un porcentaje importante de faenas de vientres, llevará a encenderse las alertas por el impacto que tendrá sobre el rodeo nacional.


Benech: “Estamos lejos de un corte de la cadena de pagos como en 2002”

El Ministro de Ganadería, Agricultura y Pesca (MGAP), Enzo Benech, en cadena de radio y televisión realizó un repaso de algunas situaciones que atravesó el sector agropecuario durante este año, destacando la sequía que atravesó el campo lo que repercutió sobre la producción y las medidas que adoptó el gobierno para paliar la situación, subrayando el sector lechero.

El Secretario de Estado señaló que a pesar de las dificultades, “estamos lejos de un corte de la cadena de pagos como en 2002”. Se refirió a las medidas de apoyo, fundamentalmente a la lechería, mencionando la reducción de la tarifa eléctrica y el gasoil para los pequeños productores que tributan por IMEBA , así como por parte del BROU al refinanciar a 10 años a “tasa de interés fija y bonificada”. También mostró su preocupación ante el cierre en los últimos cuatro meses de “40 pequeños tambos”.

El ministró afirmó que “se encuentra preocupado por los problemas de competitividad”, pero sostuvo que no sólo era un problema de costos, sino que también pasa por producir en forma más eficiente.

Sobre la polémica que suscitó la ley de riego, afirmó que, “no privatiza el agua, no es contaminante y fue creada para ayudar a pequeños productores familiares”.

Finalizó recordando la reapertura del mercado japonés para la carne vacuna uruguaya y la del mercado de Estados Unidos para la carne ovina con hueso, situación que se concretó a comienzos de este año.