Se dieron por finalizados los trabajos de siembra de los cultivos de segunda

STOCK DE TRIGO CERCANO A LAS 600.000 TONELADAS

Culminaron las tareas de cultivos en las áreas de intención propiamente dichas, así como el abandono de las que se dan ya por perdidas, por no poderse haber completado las implantaciones por las lluvias. En soja, se reportó el primer caso de roya en Salto, lo que ha puesto en alerta a los agricultores. Por otra parte, se alcanzó un stock de casi 600.000 toneladas de trigo.

Tanto en los casos de las implantaciones finalizadas como de aquellas que no se pudieron realizar, existen muchas situaciones de resiembras de cultivos ante las abundantes precipitaciones. En los casos que se lograron, se concretaron luego de dos o tres intentos. En los casos de las áreas que no se realizó siembra, fueron abandonadas ante los permanentes problemas de arrastre.

En la actualidad se observa más área de maíz, cultivo que fue utilizado como alternativa al no poderse sembrar soja de segunda como lo había programado originalmente el agricultor.

En los casos de chacras abandonadas, se activaron los seguros agrícolas contratados, donde ya se están realizando las inspecciones correspondientes. En los casos que se logró instalar el cultivo en forma positiva, los cálculos de producción para activar los seguros se realizan sobre rendimientos que no alcancen los 1.500 kilos por hectárea.

Especialistas coinciden en que en las chacras, los problemas mayores por estos días fueron la lluvia y el viento, así como la falta de luminosidad. Las precipitaciones tienen un corte estos días, el escurrimiento de las aguas continúa con más de 4.000 evacuados.

Existe un problema adicional para los productores y es la imposibilidad de realizar aplicaciones, fundamentalmente de herbicidas, para combatir las malezas -que con las actuales condiciones climáticas- desarrollan su mayor potencial. Además de la falta de piso en las chacras, el viento es otro factor en contra debido a que no permite una correcta aplicación de productos fitosanitarios.

Además los especialistas admiten que se ha comenzado a observar la lagarta de la soja, especialmente en las zonas litoral sur y suroeste. En este caso también, las tareas se ven complicadas por la persistencia de los vientos. Se espera que con la reducción de la fuerza del viento y días soleados se pueda avanzar con las tareas.

A pesar de no haberse podido sembrar una parte de la soja de segunda por razones climáticas, se destaca por parte de operadores, los potenciales rendimientos que son buenos, así como lo que sembró de segunda hasta fines del año pasado. En definitiva, se calcula que hubo un 5% de área no sembrada y otro 5% en malas condiciones.

El Instituto Nacional de Investigación Agropecuaria (INIA), a través del SARAS (Sistema de Alerta a Roya Asiática de la Soja), informó que el día jueves 17 de enero se diagnosticó el primer positivo de roya en el país en el límite entre los departamentos de Artigas y Salto. Agrega el comunicado que las condiciones climáticas han sido casi óptimas para la infección de la Roya Asiática entre el 10 y el 15 de enero. Por consultas, los interesados deben dirigirse a la licenciada Silvina Stewart: sstewart@inia.org.uy.

Trigo

El Grupo Trigo señala que con la cosecha ya cerrada, el stock de trigo en nuestro país dio un salto que fue el más alto desde comienzos de 2017. De acuerdo a los datos suministrados por el Plan Nacional de Silos, al 1 de enero totalizaba las 592.449 toneladas “(sin incluir productores con silos bolsa y acopiadores de menos de 1.000 toneladas)”. Se trata del mayor volumen reportado desde febrero de 2017.

Las existencias en esta época del año suelen ser las más altas con el ingreso del grano de la nueva cosecha. De hecho, más que duplicó las 230.930 toneladas contabilizadas al 1 de diciembre.

El último dato publicado por el MGAP muestra una recuperación del 25% respecto a las 475.376 toneladas reportadas al 1 de enero de 2018.

Con respecto al clima para los próximos meses, el Instituto de Investigación del Clima y Sociedad de la Universidad de Columbia pronostica entre el 40% y 45% de probabilidad de lluvias por encima del promedio para Uruguay, al menos hasta julio, de acuerdo a su último reporte publicado el jueves de la semana pasada.

Para el trimestre febrero – abril y marzo – mayo muestra lluvias por encima del promedio para todo el país. Entre abril y junio mantiene ese parámetro para la región al sur del río Negro y para el período mayo – julio se traslada para el norte del río Negro.