Bergara: “Si hay fallas éticas pagan los que no pueden defenderse”

El lanzamiento del libro del Banco Central (BCU) se llevó a cabo a sala repleta en el auditorio del campus de la ORT. Allí el presidente del Banco, Mario Bergara, hizo hincapié en más de 10 aprendizajes que la historia del BCU le dejó a la actual administración.

En la mañana del jueves, el salón principal de la ORT se vio colmada por expertos y jóvenes que atendieron a la presentación del texto que narra la historia de la institución bancaria.

Así, los autores de “Historia Institucional del Banco Central del Uruguay”, Julio De Brun, Ariel Banda, Juan Andrés Moraes, y su coordinador general, Gabriel Oddone, hicieron alusión al proceso de investigación que dio como resultado el texto e hicieron un racconto de la historia del BCU que se refleja en las páginas del libro.

El evento contó además con la destacada presencia del actual presidente del Banco, Mario Bergara, así como también de importantes referentes de la economía nacional e internacional como el expresidente del Banco Interamericano de Desarrollo, Enrique Iglesias, y los ex ministros de Economía, Isaac Alfie y Luis Mosca.

Tras la palabra de los autores, se conformó una mesa redonda con Fernando Barran, Juan Pedro Cantera y Gerardo Licandro tres expertos de la banca que realizaron comentarios sobre el libro y felicitaron la iniciativa del Banco Central de contar su historia. En este marco, destacaron hitos como la crisis bancaria del 65’ que dio impulso a la creación del Banco, la posibilidad del BCU de fiscalizar al Banco República o la reestructura del 93’ que modificó estructuralmente al BCU.

Finalmente fue el turno del actual presidente del Banco Central, Mario Bergara, que compartió panel con Iglesias y el dos veces presidente del BCU (de 1985 a 1990 y entre 1995 y 1996), Ricardo Pascale.

Por su parte, Iglesias aseguró que el país debe estar orgulloso del Banco Central y destacó que el Banco fue “la única institución que formó a su gente en el exterior”. Finalmente recordó: “La base fundamental de esta institución es la confianza”.

En tanto, Pascale recordó sus períodos a cargo del Banco como “muy complejos” y, entre risas, rememoró las principales crisis  de la banca que ahora son ejemplo para un futuro promisorio.

Finalmente el presidente del Banco Central, Mario Bergara, aseguró que el medio siglo del Banco fue la excusa para recordar la historia de la institución. “Las revoluciones son hijas de las oportunidades que surgen de las crisis”, destacó y resaltó la visión y el liderazgo que sus predecesores en el cargo, ejercieron”.

Finalmente indicó que la historia del BCU es la historia de los aprendizajes. “Hubo acciones correctivas posteriores a la crisis del 2002”, enfatizó y señaló que “hay líneas de continuidad de lo bueno y de lo malo”.

Bergara criticó que el libro explica esos puntos de corrección poscrisis pero no detalla en profundidad cómo se llegó a esa crisis.

Aprendizajes

El presidente del Banco Central indicó que el primer aprendizaje que debe estar presente es delinear potestades y los mandatos del Banco.

En segundo lugar saber especificar el alcance de estas potestades, “cómo se ejerce y se practica la autonomía”, comentó. En tercer lugar, hacer foco en la estabilidad de precios, en fijar topes en la inflación.

Un cuarto aprendizaje refiere a los arreglos cambiarios. “Para un país pequeño y abierto como es Uruguay sabemos que no hay espalda para sostener compromisos cambiarios en situaciones de shock”, estimó y señaló que la flexibilidad cambiaria es, en este sentido, “una bendición”.

Luego Bergara se refirió a un quinto punto que es la integridad de las políticas bancarias con las políticas económicas del país; “hay que resolver los objetivos de forma simultánea”, mencionó.

El sexto aprendizaje que desprende Bergara de la historia del Banco es que la no regulación es más costosa que la regulación y realza la regulación centralizada en un séptimo punto. “Es conveniente mirar la regulación de manera integral y ver el sistema financiero como un todo; los riesgos viajan hacia los segmentos menos regulados”, apuntó.

Un octavo aprendizaje refiere a la profundización de la actividad sistémica. En noveno lugar destacó la modernización en el sistema de pagos que otorga más garantías y confianza, en este sentido resaltó la inclusión financiera.

En décimo lugar, el presidente realzó la necesidad de que el Banco Central fortalezca la relación con la sociedad. “El Banco trabaja para la sociedad, por eso desarrollamos líneas de trabajo en educación financiera, transparencia, acceso a la información e impulso a la cultura”.

Un aprendizaje extra radica en la importancia de la buena gestión, profesional, de las instituciones y particularmente del Banco Central. “Obviamente ha habido un aprendizaje en este sentido, en la gestión transparente y de calidad”.

Finalmente Bergara hizo alusión a la ética e indico que, según él, esta se mide de acuerdo a cómo el organismo trata a los más desprotegidos. “Si hay fallas paga la sociedad y los que más pagan son los que no pueden defenderse” dijo y sostuvo que es por este motivo que la ética es un foco en el que se centra la administración del Banco Central.