Incertidumbre política en Brasil y Estados Unidos provocan pánico en los mercados financieros

Desplome > Bovespa tuvo su peor caída desde quiebra del Lehman Brothers

Foto: www2.planalto.gov.br

Las acusaciones de corrupción y las dudas sobre el futuro político de Brasil, sumado al incremento de las tensiones políticas en Estados Unidos, generaron una gran conmoción en los mercados financieros internacionales. Ante tanta incertidumbre a escala global, algunos indicadores bursátiles registraron sus mayores pérdidas desde el estallido de la crisis financiera internacional en 2008.

Por Ricardo Delgado | @ricardo_dl

Cuando el pasado 31 de agosto de 2016, el Senado brasileño destituyó a Dilma Rousseff y le otorgó el poder a Michel Temer, los mercados financieros internacionales reaccionaron con optimismo a la noticia. Esperaban que con el cambio de capitán, el barco de la economía brasileña se encaminara por fin a aguas más calmas.

Pero nada de eso ocurrió. Esta semana, la noticia de una grabación en la que Temer autorizaba a un empresario a sobornar al ex presidente de la Cámara de Diputados para comprar su silencio, generó pedidos de renuncia para el mandatario brasileño y despertó una gran incertidumbre respecto al futuro político de la mayor economía de Sudamérica.

A los problemas de nuestro vecino del norte –que no son pocos- se le sumó además la alta tensión política en Estados Unidos, luego de que el Departamento de Justicia de ese país nombrara al exdirector del FBI Robert Mueller, como abogado especial para investigar una posible asociación entre el equipo de campaña del presidente Donald Trump y Rusia. Esa decisión, llevó a que Wall Street cerrara el miércoles con su peor sesión en lo que va del año. Según informó el sitio Infobae, el índice industrial Dow Jones llegó a perder 373 puntos, una caída que no es frecuente. Al final del día, ese índice había retrocedido un 1,78%, mientras que el selectivo S&P 500 bajó un 1,82% y el tecnológico Nasdaq  mostró un descenso de 2,57%.

Estas turbulencias llevaron a que el euro se apreciara frente al dólar, ubicándose al cierre del miércoles en 1,11475 dólares por euro, respecto al 1,10955 del cierre del martes. Ayer jueves, se revirtió parcialmente esa suba, debido a una mayor aversión al riesgo, y el euro cerró a 1,0965 dólares.

El temor de los mercados, es que la tensión política de Estados Unidos, lleve a que Trump pierda apoyo legislativo para su prometida reforma tributaria, que está esperando con ansias Wall Street y la clase empresarial, para tener certezas en los próximos meses.  “Nos dirigimos a un largo período de incertidumbre, uno en el que surgen crecientes dudas sobre si Trump será presidente de Estados Unidos en 2018”, aseguró el analista de la firma Strategas Research Partners, Daniel Clifton, en una nota consignada por The Wall Street Journal.

Estás nervioso…

Las noticias en Brasil, llevaron a que el índice Bovespa de la Bolsa de Sao Paulo se hundiera por encima del 10% a primera hora de ayer jueves, aunque en la tarde logró recortar en parte esas pérdidas, cerrando con una baja de 8,3%. Se trata de la peor caída desde la quiebra del Lehman Brothers en Estados Unidos en setiembre de 2008.

Acciones líderes, como las de Itaú Unibanco Holding SA y la petrolera estatal Petróleo Brasileiro SA (Petrobras) eran las que más pesaban sobre el índice.

Un reporte de la firma UBS consignado por la agencia de noticias Reuters, asegura que existe “un riesgo material a la baja para las acciones brasileñas”, por lo que retiraron la “recomendación de ponderación superior al mercado debido a este escenario políticamente volátil”. “La pregunta será cuándo, y no cómo, se resolverá el estado actual de incertidumbre política”, agrega el reporte.

Pero la volatilidad no fue solo en Brasil. En Argentina, el índice Merval de la Bolsa de Buenos Aires se contrajo un 3,6%, con las acciones de Petrobras liderando las bajas. En México, el índice bursátil IPC y el peso también mostraban caídas pero mucho más moderadas, aunque la cotización “offshore” de la moneda llegó a bajar un 2% a primera hora ante un aumento de la aversión al riesgo por los temores sobre la política estadounidense. Por su parte, los mercados globales se negociaban muy volátiles por segunda jornada consecutiva, un poco por Brasil, pero principalmente por Estados Unidos.

A nivel de divisas, el real brasileño lideró la depreciación de las monedas regionales, con una caída del 7,08% ayer jueves, cerrando a 3,3435 reales por dólar. El peso argentino por su parte se depreció un 2,6%, en tanto el peso uruguayo lo hizo un 0,89% cerrando a 28,345. En pizarras del Banco República, la cotización del billete verde se ubicó en 27,98 pesos en la compra y a 28,78 pesos en la venta.