Política arancelaria de Trump incrementa las tensiones comerciales

Kaplan > Relación con China “es una gran amenaza”

La decisión de Harley Davison de trasladar parte de su producción fuera de Estados Unidos y la posibilidad de que China adopte “medidas de autodefensa” ofreciendo subsidios a las compañías que sufran pérdidas por la suba de aranceles, son los dos principales focos de tensión que afronta la política comercial estadounidense. Un funcionario de la Fed instó a enfocar las decisiones en China y no en México, Canadá y la UE.

La guerra comercial desatada por la política proteccionista del presidente estadounidense Donald Trump, sumó un nuevo foco de polémica, tras la decisión del legendario fabricante de motocicletas Harley-Davidson de trasladar parte de su producción fuera de Estados unidos para evitar los aranceles impuestos recientemente por la Unión Europea (UE).

“Con el objetivo de solucionar el sustancial costo de estos aranceles a largo plazo, Harley-Davidson implementará un plan para mover la producción de motocicletas de Estados Unidos a sus fábricas internacionales”, anunció el fabricante, según consignó el portal de noticias BBC Mundo.

Actualmente, Harley-Davidson tiene su sede en Wisconsin y, además de sus plantas nacionales, también posee fábricas de ensamblaje en Australia, India, Brasil y Tailandia.

La decisión, es vista como una de las consecuencias más tangibles del conflicto comercial desatado por Trump, primero con China, pero luego con sus socios comerciales y políticos estratégicos, como son sus vecinos México y Canadá, y también la UE. Trump argumentó que los aranceles son necesarios para proteger las industrias del acero y aluminio nacionales, vitales para “la seguridad nacional”.

La compañía ve esta nueva solución como “la única opción sostenible para que las motocicletas sean accesibles a clientes estadounidenses, además de mantener un mercado viable en Europa”.

La respuesta del mandatario no tardó en llegar, y fue nuevamente a través de su cuenta de Twitter: “Sorprendido de que Harley-Davidson, nada menos, vaya a ser el primero en levantar la bandera blanca. Peleé duro por ellos y al final no van a pagar aranceles por vender en la UE, lo que nos ha dañado gravemente en comercio, US$151.000 millones de déficit. Los impuestos son solo una excusa, ¡tengan paciencia!”, escribió Trump.

“¡Una Harley-Davidson nunca debería ser fabricada en otro país, nunca! Sus empleados y clientes ya están muy molestos con ellos. Miren, si hacen el traslado será el comienzo del fin. ¡Se rindieron, renunciaron! ¡El Aura se irá y serán gravados como nunca antes!”, dijo Trump y agregó que “¡Harley debe saber que no podrán volver a vender en Estados Unidos sin pagar un gran impuesto!”.

Para el mandatario, la decisión de la compañía es una “excusa” para la reubicación de la producción: “Harley-Davidson ya dijo con anterioridad este año que trasladaría gran parte de sus operaciones de la planta en Kansas City a Tailandia. Eso fue mucho antes del anuncio de los Aranceles. Por tanto, solo están usando los Aranceles/Guerra Comercial como una excusa”, indicó Trump.

La batalla de China

En medio de esta disputa interna, el conflicto entre Estados Unidos y China parece aumentar de tono.

Primero fue el presidente de la Reserva Federal de Dallas, Robert Kaplan, quien evaluó que el país no debe perder el tiempo y competitividad en su disputa comercial con México y Canadá, sino que debe concentrarse en el gigante asiático.  “Los derechos de propiedad intelectual y la transferencia de tecnología son cuestiones muy importantes, donde China usa las empresas conjuntas para obtener tecnología y luego competir globalmente”, dijo el funcionario en un evento en Houston. “Luchemos contra lo que creo que es en realidad una gran amenaza, que es la relación con China”, agregó.

Del otro lado del mundo, un artículo publicado por el periódico estatal chino Global Times, instaba a adoptar “medidas de autodefensa” en contra de los aranceles aplicados por Estados Unidos, ofreciendo subsidios a las compañías e industrias que podrían sufrir pérdidas por la fricción comercial.

Hoy viernes será un día clave para el futuro de las relaciones entre ambos países ya que el Gobierno estadounidense tiene previsto anunciar restricciones a la inversión extranjera en empresas de tecnología estadounidenses.

En particular, las firmas tecnológicas chinas podrían ser tratadas de manera injusta y “convertirse en víctimas de la guerra comercial de Trump”, indicó el diario de Pekín.


PIB estadounidense fue revisado a la baja

El Producto Interior Bruto (PIB) estadounidense creció un 2% interanual en el primer trimestre del año, según informó ayer jueves el Departamento de Comercio, y no un 2,2% como había anticipado el mes anterior. La revisión a la baja del crecimiento del PIB del primer trimestre reflejó un gasto del consumidor más débil y una menor acumulación de inventarios a lo estimado por el Gobierno el mes pasado.

Analistas prevén que un paquete de recorte de impuestos de 1.5 billones de dólares, que entró en vigor en enero, impulse un rápido crecimiento económico en el segundo trimestre y lo encamine a alcanzar el objetivo de 3% del Gobierno del presidente Donald Trump. Sin embargo, alertan que las estrategias de “Estados Unidos primero”, que han aumentado los temores de guerras comerciales, están ensombreciendo las perspectivas de la economía.