Tarigo: “Un punto fundamental para el futuro es el de la educación financiera”

EDICIÓN EMPRESAS & NEGOCIOS Nº 100

Inés Tarigo, CEO de Puente


Anticiparse a los nuevos desafíos en lo que respecta a la inmediatez de las decisiones y operaciones, como así también en la eficiencia y el servicio que los clientes requieren.

¿Cómo imagina a Puente, con todos sus negocios conexos, en el mediano y largo plazo, y cumpliendo qué rol en el sector?

Pensar, por ejemplo, a 10 años en la industria financiera, teniendo en cuenta lo que sido la última década para nuestro negocio y para todas las industrias en general, es una tarea que requiere de mucha imaginación y que resulta muy desafiante. La industria financiera se ha transformado, y seguirá haciéndolo. La gran clave es saber anticiparse a los nuevos desafíos, no sólo en lo que respecta a la inmediatez de las decisiones y las operaciones, sino en la eficiencia y el servicio que los clientes demandan.

Veo a Puente consolidándose en el cono sur -en Uruguay, Paraguay y Argentina-, en nuestros tres negocios principales: Administración Patrimonial de Fondos, Mercado de Capitales y Sales & Trading. Habiendo hecho una Oferta Pública de Acciones y con un socio estratégico que nos permita desarrollar aquellos mercados en los cuales no podemos desembarcar de forma individual.

Hemos visto a los grandes bancos de inversión retirar sus operaciones en los últimos años y eso deja más espacio para que jugadores 100% locales, como nosotros, con una presencia ininterrumpida de más de 100 años en la región, se consoliden.

El mayor compromiso que podemos asumir es el de ayudar a nuestros clientes, manteniéndonos a su lado. Esto también está cambiando en el mundo, con una transparencia desde todo punto de vista. Trazabildad de fondos, transparencia en operaciones, comisiones cada vez más competitivas y alineadas, obviamente, con los intereses del cliente.

Otro punto fundamental para el futuro es seguir con un proyecto que empezamos hace un par de años, que es el de la educación financiera. En mercados desarrollados -uno siempre mira Estados Unidos cuando a estos temas se refiere-, los inversores son de lo más variados, en edades, ingresos, industrias, pero todos comparten una noción del mercado de inversiones.

Desde Puente apuntamos a hacer lo mismo localmente, y desmitificar eso de que las inversiones son para un público con altos ingresos o particularmente entendido.

Existen productos específicos para todos los perfiles de clientes y algunos de ellos no presentan ningún tipo de complejidad y son extremadamente seguros; además de ser instrumentos útiles a la hora de resguardarnos de una devaluación o inflación.

La inteligencia artificial aplicada a la industria financiera será vital; tendremos programas para anticipar los comportamientos de los clientes, los procesos para la operativa serán cada vez más automáticos y ágiles. Aún en este momento, la confianza y la trayectoria tendrán un valor indescriptible, ya que podría llegar a ser el único diferencial. Me refiero a la transparencia con el regulador y con el cliente, en el fiel cumplimiento de la normativa y los requisitos de nuestros clientes. Es justamente en este punto en el que veo a Puente fortaleciéndose en 10 años.

“La gran clave es saber anticiparse a los nuevos desafíos, no sólo en lo que respecta a la inmediatez de las decisiones y las operaciones, sino en la eficiencia y el servicio que los clientes demandan”.

¿Qué tareas fundamentales debería encarar el próximo gobierno en forma prioritaria pensando en el desarrollo de empresas como Puente, relacionadas a la gestión de portafolios de inversión, operaciones financieras online, asesoramiento en oportunidades de negocio, etc.?

Insisto, en que un tema prioritario debe ser la educación financiera. Hoy más que nunca, con la inclusión financiera, y el dinero bancarizado como está, se necesitará educación. Educación en el ahorro, en los productos y en las alternativas de inversión.

Considero que otro tema prioritario será el desarrollo del mercado de capitales. Este tiene que ser un medio de financiamiento para las compañías que necesitan fondos a largo plazo y con periodo de gracia dado que los bancos están retraídos en cuanto a créditos, plazos y, sobre todo, con varias subas de tasas por delante. Tomar un crédito hoy es un negocio para el tomador, y más aún a largo plazo.

Varias compañías deberían optar por esta vía de financiamiento, como lo hacen en mercados más desarrollados.

Por último, pero no menos importante, será la adaptación en la regulación de tecnología aplicada al negocio. Que la regulación ampare distintas alternativas que ayuden a la eficiencia operativa y a la automatización de procesos. Por ejemplo, sistemas de reconocimiento facial y huella dactilar para una apertura de cuenta, para la autorización de movimientos o el blockchain aplicado a los distintos procesos operativos, entre otros.

¿Cuáles cree son los temas en que Uruguay, como país, tendría que poner énfasis, sin importar nivel ni sector de actividad, apuntando a un mayor desarrollo de su sociedad y de su economía en la próxima década?

Creo que el mayor tema para Uruguay como país, y en el que se debería poner más énfasis es en la educación de su población.

Considero que la educación es la base de toda sociedad desarrollada. Esto asienta los valores de una sociedad, genera empleo, impulsa el desarrollo, fomenta el compromiso con un futuro mejor, fomenta la inversión local y nos posiciona a nivel mundial.