Beatriz Argimón: “Voy a trabajar para disminuir las inequidades sociales”

EDICIÓN ESPECIAL 2019

Beatriz Argimón, primera vicepresidenta electa de la República


La primera vicepresidenta electa en la historia del Uruguay, Beatriz Argimón, conversó con Empresas & Negocios acerca de la transición, los desafíos de liderar un Parlamento fragmentado y su vocación por disminuir las inequidades sociales.

De cara a la nueva administración que comenzará sus funciones el próximo 1° de marzo, Argimón proyectó que será un gobierno de “muchísimo diálogo con la población, amplia comunicación y presencia territorial permanente”.

Además, confesó que, al iniciar su carrera política, nunca soñó con presidir la Asamblea General. “Lo máximo a lo que aspiré era a ser legisladora”, reveló y, entre risas, afirmó: “Estoy rompiendo barreras”.

-En estos días comenzó oficialmente la transición y las reuniones bilaterales entre los ministros salientes y los entrantes. ¿Cómo evalúa esta instancia?

-La transición está siendo, según la tradición democrática uruguaya, fluida. Primero, en lo que tiene que ver con las reuniones con el presidente y el equipo de Presidencia de la República; y a partir del anuncio de los futuros ministros, ya empezaron las reuniones bilaterales. A nosotros nos parece que esto nos hace mucho bien a todos, porque forma parte de la más rica tradición democrática que nos caracteriza y que nunca tenemos que perder.

-Estamos de cara a uno de los Parlamentos más fragmentados de la historia del país y a usted le toca ser el vínculo entre el Poder Ejecutivo y el Legislativo. En este contexto, ¿con qué filosofía va a encarar este desafío?

-Yo creo que así como va a ser un Parlamento con una pluralidad bien grande en lo que significa representación, también es verdad que se vuelve muy interesante y muy rico en términos de lo que pueden ser los debates, el intercambio de ideas que permitan construir y que lo discutido sea lo mejor para la sociedad. Aspiro a tener un Parlamento donde se trabaje mucho, se debata con las distintas miradas que provienen de la sociedad uruguaya a través de sus representantes y que esta pluralidad enriquezca la labor parlamentaria. Creo que va a ser así, sin lugar a dudas.

-Es la primera mujer electa vicepresidenta del país. ¿Qué implica para usted a nivel de género ejercer este cargo?

-Obviamente es un gran honor, una gran responsabilidad. Pero también, como generalmente nos ha pasado a quienes tenemos que ir abriendo espacios y somos las primeras en llegar a los distintos lugares de decisión, se está mucho más atento a tu gestión. Estoy consciente de que esto también va a pasarme en esta oportunidad y voy a trabajar mucho para estar a la altura de lo que el Uruguay democrático se merece.

-El programa de gobierno del Partido Nacional abarca todos los temas que, de alguna manera u otra, importan al país. Dentro de esta diversidad de cuestiones, personalmente, ¿le gustaría trabajar para resolver algún asunto en particular?

-Por supuesto trabajar para disminuir las inequidades sociales. Yo creo que Uruguay puede seguir avanzando en la reducción de inequidades sociales y para mi eso es una prioridad. Por supuesto, voy a seguir trabajando los temas que he trabajado históricamente que tienen que ver con la infancia y con las mujeres.

-De cara a la asunción del 1° de marzo, ¿cómo imagina que será la Administración del Partido Nacional liderada por Luis Lacalle Pou y Beatriz Argimón?

-Sin lugar a dudas, va a ser una administración de mucha presencia en la sociedad. Si hay algo que Luis ha marcado, y es el mensaje que todos quienes conformamos el equipo tenemos, es que hay que establecer muchísimo diálogo con la población, amplia comunicación y presencia territorial permanente. Creo que va a ser un gobierno muy presente en la sociedad uruguaya.


Derribando barreras

“Nunca soñé con ser vicepresidenta, lo que más llegué a aspirar fue a ser legisladora, pero nunca me había planteado la posibilidad de ser vicepresidenta”, confesó la actual presidenta del directorio del Partido Nacional a Empresas & Negocios.

Nadie puede cuestionar que Beatriz Argimón tiene una extensa trayectoria política. Comenzó su militancia a los 16 años, primero en el movimientos de jóvenes y en la parroquia y, más adelante, se involucró en el sindicato de OSE, donde trabajaba tras haber concursado por un puesto en la empresa pública.

A los 28 años, con el título de escribana en la mano, se afirmó en su decisión de ser edil, y así, durante la siguiente década, intercaló la actividad pública con el ejercicio de su profesión. Durante el periodo de gobierno de Luis Alberto Lacalle fue directora del Instituto Nacional del Menor -Iname- (ahora Inau), y en el 2000 fue electa diputada por la agrupación Acción Comunitaria, de la que fue cofundadora junto a Julia Pou

Más adelante, se adhirió a Correntada Wilsonista y renovó su banca como diputada para el periodo 2005-2010 convirtiéndose, de este modo, en la primera mujer reelecta en forma consecutiva en la historia del Partido Nacional.

En el correr del 2007 se declaró independiente dentro del partido, y en las elecciones internas de 2009 presentó su propia lista en apoyo a la candidatura de Jorge Larrañaga. Cuatro años más tarde, en 2014, acompañó la candidatura de Luis Lacalle Pou a la presidencia de la República siendo una de sus suplentes en el Senado.

Esta intensa historia política la llevó a ser, una vez más, la primera mujer en enfrentar un nuevo desafío; esta vez fue la presidencia del directorio del Partido Nacional, en 2018. Finalmente, en los comicios de noviembre pasado, Beatriz Argimón se convirtió en la primera mujer electa como vicepresidenta por los uruguayos.

“Fui la primera mujer en presidir el directorio del Partido Nacional, y ahora la primera mujer electa vicepresidenta. Vengo rompiendo barreras”, dijo entre risas y auguró: “Ojalá sirva para las que vienen atrás”.

En paralelo a su carrera política, Argimón se dedicó al trabajo social militando especialmente por las mujeres y los niños. De hecho, fue una de las fundadoras de la “Red de mujeres políticas” y de la “Bancada Bicameral Femenina” del Parlamento uruguayo. También, es miembro fundadora de la fundación Álvarez Caldeyro Barcia, dedicada al cuidado de niños prematuros.