“La educación y las tecnologías van a ir acompañando el crecimiento a nivel informático y de seguridad”

Lucas Paus, especialista en seguridad informática de ESET Latinoamérica


De origen eslovaco, ESET se define como una empresa proactiva, dedicada al desarrollo de software para la protección de la información digital. La compañía desarrolla productos que detectan amenazas maliciosas en internet, con el objetivo de proveer a sus clientes una navegación segura, con la mayor protección de sus datos. El jueves 30 de marzo, Lucas Paus, especialista en seguridad informática de ESET Latinoamérica, se presentó en la exposición Segurinfo, realizada en la Intendencia de Montevideo. En diálogo con Empresas & Negocios, Paus dijo que “hoy en día, la seguridad informática está empezando a tener un valor más protagónico en lo que es el mercado”, pero aún está lejos del mundo ideal.

Por Federica Chiarino | @FedeChiarino

 ¿Cómo y cuándo surgió ESET?

ESET surgió en Eslovaquia en 1992, a través de un producto específico, que se llamó NOD32, que es un antivirus, una solución de seguridad. Pero hoy en día ya se diversificó, y no solamente tiene un producto, sino múltiples soluciones de seguridad. Básicamente, es una empresa que se dedica a generar y desarrollar software para la protección de la información digital.

¿Qué cosas son las que distinguen a ESET dentro de su rubro?

Por un lado, los productos de ESET tratan de ser amigables con las personas, de no ser una solución muy compleja, muy técnica, sino al revés. Nosotros apostamos a disfrutar de la tecnología, no a tenerle miedo, sino a hacerla simple y que el producto sea bueno. Apostamos a la detección, a la proactividad del producto. Simplemente, con instalar el producto y mantenerlo actualizado, el usuario va a sentirse libre y utilizar todo lo que tenga que ver con internet de una forma mucho más segura. Si el entorno es corporativo, ahí sí hay un montón de soluciones que, dependiendo de cada empresa en particular, habrá que ir ajustando el producto.

ESET trabaja mucho, no solamente en la parte tecnológica, sino también en la educación, generando capacitaciones para nuestros clientes. Creo que eso es un valor agregado que no muchas compañías tienen. Además, ESET Latinoamérica tiene justamente un laboratorio de análisis de malware, que es donde nosotros nos desarrollamos. Esas investigaciones están mirando todo el tráfico de lo que es Latinoamérica, y eso nos da un valor agregado importante, porque nosotros detectamos mucho más rápido las amenazas, las podemos estudiar, y así proteger, de una forma más activa y rápida, a todos nuestros clientes.

¿Cuáles son las últimas novedades y tendencias de ESET en materia de seguridad?

Desde ESET estamos trabajando proactivamente en la detección de nuevos códigos maliciosos, de nuevas amenazas. La idea es proteger al usuario, ya sea corporativo u hogareño, de forma proactiva.

Por otro lado, ESET apuesta a todo lo que tiene que ver con educación. La educación, para nosotros, es uno de los pilares fundamentales. Es la primera barrera para la protección contra cualquier tipo de códigos maliciosos porque, normalmente, el usuario es el que hace un clic que lo termina derivando en un correo malicioso o lo lleva a algún tipo de ejecución que va a ser lo que infecte o secuestre alguna máquina.

¿Qué desafíos tiene Uruguay en materia de seguridad informática?

La mayoría de las empresas, tanto de Uruguay como Latinoamérica, tienen que empezar a desarrollarse y a madurar más en todo lo que tiene que ver con la seguridad informática. La seguridad informática está empezando a tener un valor más protagónico en lo que es el mercado. Sin embargo, todavía estamos lejos de lo que debería ser un mundo ideal. Es decir, las empresas todavía están pensando si implementarla. Entonces, por más que una persona tenga una solución de antivirus y tenga políticas de seguridad, si tiene un usuario que está desprotegido y que no sabe qué es un código malicioso, qué es un malware, qué es un virus, probablemente haga clic en un enlace y se infecte. Eso es importante reforzarlo, y creo que la educación, en todo lo que es Latinoamérica, tiene que seguir reforzándose.

¿Qué perspectiva de seguridad debería implementar el país?

Por un lado, tiene que avanzar acerca de la concientización de los usuarios, y no solo a nivel hogareño, sino también en corporaciones. Normalmente, las entidades financieras son las que primero apuestan a la seguridad, pero, por supuesto, esto tiene que ver con el valor de la información que están manejando. En el futuro, esto se va a ir nivelando y, por supuesto, las pequeñas empresas van a empezar a aumentar su capacidad de inversión en todo lo que tiene que ver con seguridad informática. Una pequeña empresa va a tener que invertir un pequeño capital para asegurar su negocio. Hoy en día, tanto pequeñas y medianas empresas como entidades financieras, tienen un valor digital muy grande. Creemos que la educación y las tecnologías van a ir acompañando el crecimiento a nivel informático y a nivel de seguridad, en todos los tipos de clientes.

¿Cómo calificarías hasta ahora la exposición Segurinfo y la participación de ESET en ésta?

ESET viene apoyando a Segurinfo y a las conferencias de seguridad hace bastante tiempo. Nosotros vemos cómo viene creciendo, sobre todo en Uruguay, la cantidad de gente y la calidad de las ponencias. Eso es un indicador súper bueno, porque nos habla de que las empresas empiezan a tener más conciencia de la seguridad informática. A medida que las empresas se empiecen a preocupar más, también van a tener más facilidades a la hora de mitigar o de parar algún tipo de incidente de seguridad informática. Porque nosotros cuando venimos acá hablamos de ransomware, hablamos de malware, de distintos sistemas que son vulnerados. Entonces, estas personas, por lo menos, ya escucharon hablar de que esto existe, y ese es el primer paso para protegerse.


Señas de identidad

Lucas Paus tiene 37 años y se define como “un apasionado de los sistemas”. Se interesa por todo lo relacionado con investigación de seguridad y en evangelizar sobre ello. Vive con su novia y en sus tiempos libres disfruta de bucear y bailar. Si tuviese que recomendar un libro, sería un clásico: “La Divina Comedia”, de Dante Alighieri. Su película preferida es “La Vida es Bella”. Siente admiración profunda por su padre, quien, según dice, es “un tipo noble, que tiene mucha fuerza de voluntad”.