Sofitel Montevideo ofició de sede para rendirle homenaje a la bailarina de ballet María Noel Riccetto

El Sofitel Casino Carrasco & Spa se vistió de gala el martes pasado, para recibir a la primera uruguaya en lograr el premio a mejor bailarina en el Benoise de la Danse, el galardón más importante de la danza clásica en el mundo.

Estuvieron presentes en la ceremonia el intendente de Montevideo, Daniel Martínez; la ministra de Turismo, Liliam Kechichian; la ministra de Educación y Cultura, María Julia Muñoz; y el subsecretario de Deporte y Turismo, Benjamín Liberoff, entre otros.

El homenaje convocó también a personalidades de la cultura y medios de comunicación, a disfrutar de una cena única realizada por el chef ejecutivo Kaywa Hilton, quien sorprendió a los invitados con un menú especial que combinó elementos de la belleza de la historia de Riccetto con la cocina de autor. Sofitel siempre ha tenido como dos de sus pilares fundamentales, a nivel mundial, el arte y la cultura. Es por eso que la cadena hotelera decidió homenajear a la bailarina a través de la gastronomía, otro elemento fundamental para Sofitel.

Hilton tiene tan solo 26 años, es hijo de una francesa y un bahiano, nacido en Bahía. Obtuvo una estrella Michelín por su trabajo en el Sofitel de Río de Janeiro, y hoy es el chef ejecutivo de Sofitel Montevideo.

El chef preparó un menú de cinco tiempos, que comenzó con vieira en perfume de cumarú, caviar de San Gregorio de Polanco, como entrada. Luego se ofreció un fondue de queso Colonia con espárragos marinados y crispy de jamón ibérico. Como tercer plato, Hilton preparó ravioli de langostinos al cilantro fresco, emulsión de carapace. Al delicioso plato de pastas siguió un coeur de entrecot a la manteca noisette con texturas de remolacha. El postre fue un vacherin de frutos rojos y chocolate blanco. Para acompañar la cena se ofrecieron los vinos Viña Edén Chardonnay y Viña Edén Cerro Negro Gran Reserva 2015. El menú gastronómico culminó con un brindis con Espumante Chandon.

Riccetto se mostró muy agradecida por compartir su premio y su trayectoria con todo el país. Contó que Hilton intentó contactarla durante días, y ambos intercambiaron mensajes para definir el menú. Al final, la bailarina le dijo “hacé lo que quieras”, porque confiaba en él y porque sabía que, de todos modos, iba a disfrutar de la cena.

“Nunca me imaginé que hicieran esto por mí”, dijo Riccetto, refiriéndose a las autoridades de Sofitel. Este emblemático edificio que a lo largo de su historia le abrió las puertas a distinguidas personalidades del mundo del arte, deporte, cultura y política, hoy incorpora a su lista a esta reconocida artista aplaudida en el mundo entero.