La política exterior debe defender intereses nacionales y no ideologías, afirmó Abreu

Acuerdos con UE > En el futuro se dejará de negociar en bloque

Jair Bolsonaro empezó a dar los primeros pasos como presidente de Brasil, y las interrogantes sobre qué papel tendrá el nuevo mandatario en el Mercosur, comienzan a llegar a su fin. El miércoles 16, luego de una reunión con el presidente argentino Mauricio Macri, Bolsonaro expresó que el bloque tiene que volver a la “tradición original de apertura comercial y reducción de barreras”. Consultado sobre el tema, el excanciller Sergio Abreu, expresó que el Mercosur tiene que “someterse a una revisión de su mecanismo de trabajo”.

Por Romina Peraza | @romiperaza

Desde que Bolsonaro entró en la escena política de la región en 2016, cuando dijo durante la votación del “impeachment” a Dilma Rousseff, que le dedicaba su voto positivo al militar que había torturado a la expresidenta, cosechó miles de detractores y simpatizantes. Finalmente, el 28 de octubre, el ultraderechista llegó a la Presidencia del vecino país, y comenzaron las interrogantes sobre cómo sería su política comercial y cómo afectaría al Mercosur.

Si bien en un principio el mandatario mostró disposición para firmar acuerdos bilaterales eliminando o reduciendo los aranceles a las importaciones, no se expresaba sobre el Mercosur.

La referencia al tema llegó el pasado miércoles en una conferencia de prensa desde el Palacio de Planalto en Brasilia. Allí, Bolsonaro expresó que el bloque necesita volver a la “tradición original de apertura comercial y reducción de barreras”. A su vez, señaló que está de acuerdo con “concluir rápido las negociaciones” para, de esta forma, “recuperar el tiempo perdido”.

Consultado por CRÓNICAS sobre cómo podría afectar el gobierno de Bolsonaro al Mercosur, Sergio Abreu comentó que el bloque tiene que “someterse a una revisión de su metodología y de su mecanismo de trabajo, sobre todo porque ha tenido incumplimientos en su proyecto de integración, más que nada en la materia de unión aduanera, la ausencia de políticas comerciales comunes y una serie de instrumentos que estaban vinculados al proyecto inicial”.

El excanciller manifestó que el cambio de gobierno en Brasil puede llegar a tener un impacto también en Argentina, si se empieza a tener una tendencia hacia la apertura, además de que se podría mantener una zona de libre comercio “sin los ingredientes de la unión aduanera”, lo que permitiría que cada miembro del grupo pudiera celebrar acuerdos comerciales con países que no se encuentren en el bloque.

Con respecto a los acuerdos comerciales que se venían debatiendo con la Unión Europea (UE), el exministro indicó que en el futuro, quizás no se siga negociando en bloque como hasta ahora, sino que cada país lo hará por separado. Agregó que no le preocupa que se deje de realizar de esta forma mientras haya una apertura de la economía.

Cambio de gobierno en Uruguay

Nuestro país está trascurriendo las primeras semanas de un año electoral. Las interrogantes sobre si habrá un cuarto gobierno del Frente Amplio o si otro partido logrará la Presidencia, ya comenzaron. Bolsonaro ha criticado duramente a los gobiernos de izquierda, entonces, se abrió la interrogante acerca de si un cambio de mandato podría mejorar la relación con Brasil.

A este respecto, el excanciller de la República dijo que “hoy tenemos un gobierno dividido y enfrentado”. Expresó que la próxima administración se tiene que plantear la integración, desde otro lugar: “Hay que ver cómo se le da coherencia y unidad a ese concepto”. Añadió que espera que “el próximo gobierno, cualquiera sea, cambie totalmente la posición de la política exterior”.

Para Abreu, “la política exterior del Uruguay tiene que defender el interés nacional, y no estar relacionado con lineamientos ideológicos –como pasa con Venezuela o Nicaragua, o como pasó en su momento con Lula en Brasil- que nos perjudican enormemente”.


El TLC entre Uruguay y Chile es un “agregado más” de los acuerdos ya existentes con ese país

La semana pasada, el Senado chileno aprobó el Tratado de Libre Comercio (TLC) con Argentina. La implementación de este acuerdo permitirá al país vecino tener una mayor integración con los países que integran la Alianza del Pacífico.

Para los exportadores argentinos, esto representa una serie de beneficios, entre los que se encuentran la agilización de los trámites del comercio exterior, la eliminación de barreras para productos agropecuarios y manufacturados, y la reducción de costos de transacción.

Consultado sobre si este acuerdo entre Chile y Brasil podría llegar a afectar a Uruguay, Abreu respondió que “no hay que tenerle miedo al pacto que hagan los demás. Nosotros tenemos que hacer acuerdos, abrir la economía, competir, estar en condiciones de ajustarnos a la economía mundial”.

Además, el excanciller opinó sobre el TCL que se aprobó entre Uruguay y Chile el pasado diciembre. Dijo que “es un agregado más, no es un aspecto sustancial, y agrega algunos temas que hoy están en la agenda internacional, como la propiedad intelectual y los servicios”.

“Nosotros tenemos que tener libertad para tener acuerdos con Chile, con la UE, y no estar atados a Brasil y Argentina, porque ya las negociaciones comunes no tienen nada que ver con nuestro proyecto de integración”, concluyó.