“Los indicadores sociales son los mismos que cuando Uruguay era la Suiza de América”

Álvaro García comparó la realidad uruguaya actual con la de la década del 50

El director de la Oficina de Planeamiento y Presupuesto colmó las plazas dispuestas por ADM con su exposición sobre los 50 años de la OPP donde, además de presentar cifras de la actualidad del país, se enfocó en los objetivos de trabajo para los próximos 30 años.

El titular de la OPP, Alvaro García expuso en el marco de uno de los tradicionales almuerzos de ADM que se llevó a cabo el pasado 17 de mayo en Punta Cala.

Con la premisa “50 años de la OPP, viejas preguntas, nuevas respuestas”, el director se encargó de contraponer los datos del Uruguay de 1967, cuando se inauguró la oficina con los de la realidad actual del país.

Asimismo planteó certezas y proyectos en los que se enfoca el gobierno para generar mayor prosperidad como la automatización de los empleos o la apuesta a las inversions extranjeras y a la educación.

En este contexto, Álvaro García afirmó que, al día de hoy, el PBI per cápita de los uruguayos es tres veces mayor a lo que era en la década del 60. Además, el país contaba en aquel momento con una tasa de inversion del 10% que en estos años fue duplicada y en lo que refiere a exportaciones se dio el cambio más dramatico ya que se pasó de exportar US$300 millones a US$14.000 millones y, a su vez, se potenció la diversificación de las exportaciones.

“Luego de salir de las dos guerras mundiales y la guerra de Corea, el país del año 58 al año 98 tiene un promedio de inflación anual de 54%”, dijo García sin referirse a los valores actuales –según el Ministerio de Economía la inflación se encuentra aproximadamente en un 7%-.

Indicadores sociales

El director de la OPP resaltó los logros e intentos del Frente Amplio en materia social. En este sentido recordó la bonanza de la que gozaban los uruguayos a fines de la década del 50. Aseguró que no existen indicadores de pobreza de aquellos años aunque hizo énfasis en que “en los últimos años ha habido claros avances en estos temas”, dijo y agregó que en los últimos años se ha demostrado que se puede “crecer y distribuir la riqueza”.

“Estamos en niveles similares de bienestar social que cuando Uruguay era la Suiza de América” indicó y se preguntó: “¿Volvimos a ser la Suiza de América?”.

En la comparación de Uruguay con otros países de similares ingresos, García explicó que Uruguay se encuentra peor que sus pares en la posición de las mujeres en el Parlamento y otro tema que preocupa es el embarazo adolescente. 

Uruguay tecnológico

El director de la OPP destinó gran parte de su presentación a elogiar los avances educativos que suponen la instalación de la UTEC y la implementación del Plan Ceibal. En este sentido resaltó que actualmente existen 96 carreras de grado de las cuales 31 se dictan en el interior, y 44 carreras técnicas, de las que 25 tienen lugar fuera de Montevideo.

“Se rompe la inercia histórica del centralismo montevideano”, enfatizó. Al respect añadió que los centros educativos y campus regionales de la UTU son unos 93 en el interior del país y 30 en Montevideo, con un total de 80.000 alumnos.

En cuanto al Plan Ceibal señaló: “Ha sido una revolución con 800.000 dispositivos en uso, con todos los niños de escuelas públicas y jóvenes de ciclo básico y el 100 % de los centros educativos con conectividad wifi y acceso a Internet”. En lo que refiere a infraestructura, dijo que el 93 % de los centros educativos públicos urbanos tienen conectividad por fibra óptica y el  99,8 % disponen de equipos de videoconferencia.

Automatización laboral

El jerarca de la OPP que en diversas oportunidades se había mostrado comprometido con el cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo del Milenio volvió a repetir en ADM la importancia de estar alertas ante la automatización laboral y sus consecuencias.

García prevé basándose en datos del Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) que para 2050 haya entre 3.250.000 y 4.000.000 habitantes en Uruguay.

A su vez habrá una clara tendencia a que menos personas compongan el mercado de trabajo a causa de la mayor edad de los habitantes, por eso la automatización puede ser una oportunidad, según García, para suplantar aquellos puestos que no puedan ser cubiertos por individuos. Finalmente destacó que las actividades vinculados con el cuidado humano, la salud, la educación y la comunicación serán las más difíciles de automatizar.