Orsi: “El FA necesita mantener sus banderas en nuevas manos”

EN PANINI'S

Yamandú Orsi, intendente de Canelones


El intendente de Canelones, Yamandú Orsi, dialogó con CRÓNICAS sobre la actualidad del departamento que dirige. El jefe departamental hizo énfasis en las prioridades de asfaltado, saneamiento y alumbrado y aseguró que Canelones estará totalmente pavimentado dentro de 15 años, si repite el presupuesto actual de US$ 158 millones. En este sentido el jerarca evaluó que la compleja obra de saneamiento que se realiza en coordinación con OSE  “no tiene antecedentes en el país”. Orsi apuesta a permanecer en la Intendencia canaria y asegura que el Frente Amplio debe hacer autocrítica para reconquistar a los votantes desencantados y lograr nuevos adeptos: “Ya no se puede aludir a una herencia de los otros”, estimó, y añadió: “El Frente Amplio necesita mantener sus banderas en nuevas manos”.


 El Menú  El intendente degustó risotto de camarones con camarones, zucchini, zest de lima creamcheese y langostinos grillados; el plato principal estuvo acompañado por agua mineral sin gas.


Por María Noel Durán | @MNoelDuran

-Llegando a la mitad del período al frente de la Intendencia, ¿qué evaluación hace de su gestión hasta el momento?

-En mi caso es ineludible no referenciar a la primera etapa como secretario general. Para mí la Intendencia no es algo desconocido, pero se puede decir que en estos dos años el balance es que se armó una propuesta que genera impacto en el último período. La norma presupuestal, junto con un fideicomiso aprobado por la Junta Departamental y que implica millones de dólares de inversión, hace que el período se traduzca en dos momentos clave: el armado y la ejecución.

Estamos en el momento bisagra y se viene la plena ejecución, es decir, se materializan las propuestas que vienen desde el comienzo.

-¿Cuáles son los ejes de estas propuestas que se empiezan a plasmar?

-Infraestructura que fortalece la trama urbana del departamento. El pasaje de la vialidad de tosca o de balasto a pavimento firme, eso se va a hacer en todo el departamento.

También es nuestro objetivo la cobertura del 100% de la trama del alumbrado urbano. Además, la construcción de espacios públicos, como espacios deportivos y lo que serían obras de arquitectura.

“Ahora ya no se puede aludir a una herencia de los otros”

-Con su experiencia de 10 años en el secretariado general, ¿hay diferencia en la forma de pensar el departamento de ser una zona turística a una residencial?

-El crecimiento demográfico en Canelones no ha parado en los últimos 30 años. El 70% de la población canaria vive en la zona metropolitana; en La Paz, Las Piedras, Toledo, Barros Blancos, Ciudad de la Costa, Paso Carrasco o Nicolich. Casi cuatro de 10 habitantes de Canelones no nacieron ahí. Es una realidad que cada vez se afianza más y nuestra obligación es planificar ese cambio demográfico y saber para dónde crecen las ciudades. Además, planificar la inversión para que la gente que vive ahí o sus hijos puedan conseguir trabajo allí y no tengan que viajar a Montevideo. Eso ha llevado a que la inversión acompañe este proceso.

-Además de completar el ciento por ciento del alumbrado urbano, ¿qué otras prioridades están fijadas de cara al final de la gestión?

-La gran prioridad es ejecutar todo lo presupuestado. Las obras de infraestructura la vialidad, alumbrado y drenaje. Lo demás es seguir adelante con políticas que tienen que ver con el fomento de la inversión y el trabajo. Captar inversiones es una prioridad permanente, profundizar las políticas culturales y fortalecer la herramienta del Municipio. Y, por supuesto, atender las políticas sociales, priorizando a la primera infancia.

-Algo que lo ocupó durante el comienzo de la gestión fue justamente la pavimentación. A través de un fideicomiso y otros ingresos se invirtieron en esto unos US$ 158 millones. ¿Hasta dónde se puede llegar en este período? ¿Cuánto tiempo se necesita para que el ciento por ciento del departamento esté pavimentado?

-Hoy estamos en una relación de balasto, tosca o pavimento granulado frente al pavimento firme que puede ser hormigón o asfalto de siete a tres, es decir que el 30% del pavimento urbano es firme y el 70% sigue siendo tosca. Nuestra idea es que en este período un 45% llegue al pavimento firme.

Precisamos niveles de inversiones de este tipo durante tres períodos para poder llegar a un pavimento firme en todas las ciudades del departamento. En el período anterior había un 80% en tosca y un 20% de pavimento. Con esta inversión, en 15 años podríamos tener todo el departamento pavimentado.

También hay que saber cómo se resuelve el agua y las pluviales. Tan importante como el material del asfaltado es cómo se resuelve un sistema de drenaje en lugares donde no estaba previsto. En Lagomar o Solymar no se pensaba una ciudad. Yo vivo en Salinas y no hay saneamiento. Estamos haciendo un plan integral con la OSE en este sentido.

“Nuestra propuesta del 2004 no puede ser la misma que tenemos hoy”

-Sobre este tema, tuvo un entredicho con el edil por el Partido Nacional, (Joselo) Hernández, que denunció atrasos en las obras de saneamiento…

No tuve un entredicho porque no le contesto, él habla, yo no le respondo. Me parece que es mejor no discutir y explicar de qué se trata lo que hacemos.

La obra en Ciudad de la Costa tiene un retraso de algunos meses pero son previsibles en un proyecto de tanta complejidad.

Los niveles de coordinación con OSE son muy complejos. No hay antecedentes de una obra de este tipo en el país.

En Montevideo el saneamiento le corresponde a la Intendencia, en el Interior, a la OSE. La OSE va, rompe y hace, y nosotros tenemos que ir atrás resolviendo. Ahora nosotros nos coordinamos para hacer el trabajo en conjunto, pero cualquier desfasaje hace que se sientan las consecuencias. En el próximo período vamos a llegar a cumplir el ciento por ciento de lo comprometido, que no incluye El Pinar porque no estaba contemplado en el plan original ya que tiene más de 20.000 habitantes.

Canelones es el departamento con menor porcentaje de conexión a red del país; es de un 17% cuando el promedio nacional es del 50%. Para el resto del departamento hay un proyecto que abarca La Paz, Las Piedras y las villas que en este período no se va a hacer, lo tiene que hacer la OSE con fondos del BID (Banco Interamericano de Desarrollo) y nosotros iremos al lado resolviendo el sistema de drenaje.

Montevideo es el departamento que tiene el mayor porcentaje de conexiones al saneamiento  y está por encima del 90%. La responsabilidad del saneamiento allí es de la Intendencia, yo creo que en algún momento tendríamos que revisar si el saneamiento en este país no tendría que ser un trabajo de carácter departamental. Quizás las obras de saneamiento deberían hacerlas las intendencias y no la OSE.

También podría pensarse en sistemas alternativos, como el de Mevir, que funciona muy bien.

-A comienzos de mes, vecinos de la ciudad de Canelones reclamaban por más seguridad; es un problema del país, pero a nivel departamental. ¿Qué cartas se toman en el asunto?

-Ha pasado en varios lugares del departamento. No podemos prescindir de esa realidad. Es un tema de todos. Una de las claves es generar un alumbrado que ayude a la seguridad en los espacios públicos. Hemos coordinado la colocación de cámaras con el Ministerio del Interior que comenzará en Atlántida. Incluso la Intendencia colaborará con la compra de cámaras que el Ministerio del Interior no pueda solventar.

También se implementan cursos de convivencia que son una prioridad. Son clases de policías especializados que le explican a la gente estrategias de convivencia y cómo actuar.

-En otras entrevistas abordó el tema de los votantes frenteamplistas desilusionados tras los tres períodos de gobierno de izquierda. ¿Qué autocrítica debe hacer el Frente Amplio?

-Tiene que ver con revisar nuestros papeles y ver si estamos actualizados o no. La gente pide cosas distintas a las que pedía hace 12 años. Nuestra propuesta del 2004 no puede ser la misma que tenemos hoy. Hay que tener en cuenta las expectativas de la gente y que es lógico que haya gente con mayores expectativas con respecto a lo que fue. Quizás hay gente que esperaba otra velocidad en los cambios.

No podemos olvidar jamás que somos una fuerza política que plantea el cambio, y cambiar significa cambiarnos a nosotros mismos.

Ahora ya no se puede aludir a una herencia de los otros, porque yo estoy comparándome conmigo mismo. En eso  a veces fallamos, en no darnos cuenta que tenemos la obligación de cambiar nuestras propias propuestas en aras de los grandes objetivos como la justicia social, más democracia y más transparencia.

La sociedad cada vez está más atenta a los temas de corrupción y debemos ser cada vez más profundos y más exigentes con el tema de la transparencia.

Admitimos que hay gente que se sigue considerando de izquierda, que compartió gran parte del camino con nosotros, pero que hoy se siente desilusionada, o no están tan encantados. Esa realidad existe y hay que buscar las razones por las cuales no generamos esa adhesión.

De la misma forma que pensamos en cómo hacer para que la gente que apoya a los partidos tradicionales pase a engrosar nuestras filas.

Saneamiento en Canelones: “No hay antecedentes de una obra de este tipo en el país”

-¿El episodio de Sendic puede repercutir a nivel electoral?

-Ya repercutió. No sé qué consecuencias puede tener a nivel electoral, pero en el campo de la disconformidad el tema pegó y pegó fuerte.

-¿Es necesaria la renovación de las figuras de cara a la elección de candidatos para el 2019?

-Como dice el Pepe (José Mujica) hay que pensar en una barra que venga y nos supere. El éxito en visualizar que hay gente que tiene menos años y llega con toda la fuerza para seguir el proceso de cambio que el país empezó en 2004. Es una necesidad existencial de la fuerza política, la posibilidad de mantener las banderas en nuevas manos.

-Tabaré Vázquez impulsó su carrera a la Presidencia a raíz del gobierno departamental, lo mismo parece estar haciendo Daniel Martínez con Montevideo como plataforma. Usted quiere permanecer durante cinco años más en la Intendencia de Canelones pero, ¿se vislumbra como candidato más adelante?

-Es cierto que en política no se puede decir nunca ni siempre. La vida te empuja a lugares increíbles, hace 12 años no se me ocurría ser intendente y hoy estoy acá. En la carrera política está siempre la idea de ir asumiendo responsabilidades cada vez más importantes. Yo hoy me visualizo transformando cada vez más la realidad de Canelones. Hoy prefiero no incorporarlo a mi análisis, pero el tiempo dirá.

-Más allá de los líderes (Tabaré Vázquez, José Mujica y Danilo Astori), ¿qué figuras ve con posibilidades dentro del Frente Amplio?

-Daniel Martínez, Carolina Cosse, Mario Bergara, Alejandro “Pacha” Sánchez, Álvaro García, Mónica Xavier, Constanza Moreira, Juan Castillo, Oscar Andrade y puedo seguir.

-¿Se inclinaría a apoyar a alguno en particular?

-No. Debo confesar que mi referente político ha sido Pepe (Mujica) y lo necesitamos a muerte. Entre estos candidatos no tengo preferencia, tengo afinidades sectoriales, pero me parece que el que diga “yo”. Hay que animarse y hay que tener ganas, no es todo color de rosas.


Cuna de inversiones

El intendente Yamandú Orsi, destacó que la cercanía de Canelones a la capital puede conllevar problemas pero también oportunidades. En esta línea, aseguró que estar próximo al puerto potencia áreas de inversión, así como la presencia del aeropuerto en el departamento.

“Hay mucha tela para cortar”, aseguró Orsi y explicó que se están realizando planes de ordenamiento territorial para estimular las inversiones en base a un plan.

El ejemplo de estas estrategias se refleja en las rutas 8 y 5 donde se han fijado, por ejemplo, parques industriales que actúan como llamador para que otros empresarios los imiten.

“Siempre decimos que la ley de inversiones es un gran motor desde el punto de vista tributario, pero nosotros tenemos que preparar el terreno y fijar reglas de juego claras para todos”, afirmó el jefe departamental.


A redoblar

“En el Interior normalmente los intendentes planifican a 10 años”, estimó Orsi y en este sentido marcó la diferencia que existe entre Montevideo, cuyos jefes departamentales cambian período tras período, y el Interior donde la estrategia se establece a largo plazo.

Orsi asegura, sin vacilar, que su perspectiva a futuro es continuar su gestión al frente de la Intendencia. “En un país donde la reelección no es lo común, en el caso nuestro en el que es posible, es deseable que se piense más a futuro”, indicó. El intendente atribuyó la diferencia a la dinámica del Frente Amplio en Montevideo. “Después hay que ver si tengo el respaldo de la fuerza política y si la gente acompaña, pero es mi deseo”, puntualizó el jerarca municipal.