Fallecidos por siniestros viales aumentaron un 10% en el primer semestre del año, respecto al mismo período de 2016

2017 > EL 60% DE LOS LESIONADOS EN SINIESTROS DE TRÁNISTO ERAN MOTOCICLISTAS

La Unidad Nacional de Seguridad Vial (Unasev) presentó el miércoles pasado su informe semestral de siniestralidad vial, con los datos del primer semestre de 2017. El informe refleja una tendencia decreciente en el total de fallecidos de 2011 al presente. Sin embargo, el primer semestre de este año presentó un incremento del 10% en las personas fallecidas en siniestros viales, respecto a igual período de 2016 (22 personas más).

En el primer semestre de 2017, unas 13.875 personas resultaron lesionadas a causa de un siniestro de tránsito. Esta cifra representa un incremento del 1.20% respecto a igual período de 2016, lo que abarca una cantidad de 165 lesionados más. Del total del lesionados, el 85% fue ubicado dentro de la categoría de “heridas leves”, 13% dentro de “heridos graves”, y el restante 2% falleció. Las franjas etarias que concentraron los más altos porcentajes de fallecidos fueron: en primer lugar, la de 70 y más años (14%), seguido de 20 a 24 años (13%).

El 48% de las personas fallecidas circulaban en moto (115 personas), seguido por ocupantes de autos y camionetas con 31% (75 personas). El presidente de la Unasev, Gerardo Barrios, explicó en conferencia que los motociclistas lesionados o fallecidos han sido, en su mayoría, jóvenes en temprana edad.

Casi la mitad de los fallecimientos ocurrieron en lo que la Unasev denomina “período crítico”, que abarca desde las 20 horas de los días viernes hasta las 8 horas del lunes siguiente. Un total de 100 personas fallecieron dentro del período crítico; lo cual representa un 42% del total de fallecidos en el primer semestre de 2017.

Los motociclistas son el grupo de riesgo para la Unasev. En el primer semestre de 2017, 115 personas que circulaban en moto resultaron fallecidas a causa de un siniestro de tránsito. Este valor representa un 48% del total de fallecidos del semestre. El 71% de los motociclistas fallecidos en siniestros de tránsito, lo hace como consecuencia de la colisión entre vehículos; seguido por un 14% de caídas. La franja de los 20 a los 24 años es en la cual fallecen más cantidad de motociclistas, grupo que concentra un 15% del total.

Un 75%, de las más de 9.700 personas que viajaban en motocicleta y que participaron en un siniestro de tránsito durante el primer semestre del año llevaba colocado un casco protector. Sin embargo, el 61% de los menores de cuatro años que participaron de un siniestro de tránsito, no llevaban puesto casco. Este es el mayor porcentaje registrado a lo largo de las franjas de edades.

Los menores de 20 años registran los menores porcentajes de utilización del casco en personas involucradas en un siniestro de tránsito. Se destacan los departamentos de Rivera y Soriano con porcentajes de utilización del casco que superan el 90%; siendo 92.4% y 90.7%, respectivamente. Por otro lado, Cerro Largo continúa siendo el departamento con más bajo porcentaje de utilización: 18.4%.

Espirometrías

Según Barrios, se nota “un cambio en las conductas de los uruguayos en las vías públicas”, en relación a la ingesta de alcohol. De un total de más de 8.850 controles realizados a conductores que participaron en un siniestro de tránsito, el 93.3% registró cero gramos por litro de alcohol en sangre. A un total de 590 conductores que participaron en siniestros de tránsito en el primer semestre del 2017, se les detectó presencia de alcohol en sangre, representando el 6,7% restante.

La franja horaria de 03:00 am a 5:59 am es donde mayor cantidad de espirometrías positivas a conductores participantes de siniestros de tránsito se detectan. A su vez, la franja etaria de 60 a 64 años es la que presenta mayor cantidad de espirometrías positivas relativas a la cantidad de controles en ese grupo.

Barrios finalizó su exposición haciendo énfasis en la necesidad de mejorar las actividades de control y fiscalización. Reconoció que se han tomado medidas en este sentido, pero que es necesario “fortalecer las acciones en todo el país y trabajar mucho más profundamente sobre aquellos lugares donde la siniestralidad y, sobre todo, la mortalidad se están produciendo”.