Cloudgaia, el partner 100% Salesforce, invita al ciclo de charlas Inspireland

Cloudgaia, el partner 100% Salesforce más importante de la región, invita el 24 de noviembre a inspireland.cloud, un ciclo de charlas creado para descubrir experiencias innovadoras de la industria tecnológica, donde se mostrará la evolución de estas compañías en el mercado.

Referentes tales como Ernesto Krawchik, Álvaro Moré, Elena Spagnuolo, Gabriel Rilo, Sergio Fogel, Aldo Fernández, entre otros destacados personajes de la industria, serán los encargados de llevar adelante los distintos encuentros. El evento es 100% online y gratuito, para inscribirse hay que ingresar a inspireland.cloud/register

Uno de los focos en la agenda será el ecosistema Salesforce. Esta empresa proyecta un crecimiento exponencial a nivel mundial y particularmente en la región. Salesforce y sus servicios en la nube, generarán ingresos que sumarán hasta US$ 1,56 billones en todo el mundo para 2026.

En esa línea es que Empresas & Negocios dialogó con Ernesto Krawchik, Managing Director de Cloudgaia para las oficinas de Uruguay y Bolivia. El ejecutivo explicó que el nombre del evento -Inspireland- se debe a que la idea es ser de inspiración para los interesados. Si bien el evento comenzará el 24 de noviembre, estará disponible online durante un mes con charlas on demand.

“Queremos que el contenido sea inspirador y que los líderes de opinión, lideres de empresas, emprendedores exitosos y personas reconocidas por sus conocimientos en tecnología, ayuden a quienes escuchen las charlas a repensar su camino de transformación digital”, indicó.

Para participar del evento no es necesario ser líderes, gerentes o grandes expertos, lo necesario es tener la inquietud de pensar, desde el lugar de cada uno, qué se puede hacer para ayudar a la transformación digital de un proyecto. Krawchik considera que, en estos casos, la mejor herramienta para motivar a las personas es contando buenas historias.

“La teoría y los conceptos ayudan y juegan un rol, pero lo que queda grabado y te mueve a la acción es escuchar buenas historias, de éxito y de fracaso también, porque se aprende de lo que no funciona. Lo importante es que sean historias reales”, agregó.

La expectativa del entrevistado es que “burbujee el debate sobre la transformación digital más en serio”. Explicó que el problema con frases como ‘transformación digital’ es que de tan repetidas se van vaciando de contenido. “A mí me gusta bromear con que cuando eras chico en la bicicletería te comprabas una bici; ahora son negocios que te venden experiencias o soluciones de movilidad personal que, curiosamente, se parecen a la bicicleta”, ejemplificó.

Por esto asegura que con la transformación digital pasa lo mismo: “en esencia es aprovechar todas las grandes innovaciones tecnológicas que algunos ya llaman de una cuarta revolución industrial, como la inteligencia artificial, el internet de las cosas, la ubicuidad total. Quizás ninguna de estas por sí mismas sean una revolución tecnológica, pero todas combinadas sí lo son”.

Uruguay y la necesidad de aprovechar la oportunidad

Krawchik sostuvo que Uruguay es un país que, desde el punto de vista de la tecnología informática, ha creado empresas potentes y muy buenas, volcadas al exterior, y se ha hecho un nombre internacionalmente por la variedad y calidad de las mismas. Pero considera que hace falta que las empresas que miran al mercado interno completen el camino de transformación digital y aprendan de las que miran al exterior. “Uruguay tiene una trayectoria de empresas tecnológicas, pero ha sido mucho mirando hacia afuera. Todo ese conocimiento que se acumuló, estaría muy bueno que pudiera ser aprovechado para transformarse, porque generaría un impacto muy positivo en la economía”, subrayó.

Comentó que es natural que una empresa uruguaya mire hacia afuera debido a la escala del mercado doméstico, especialmente en industrias como la informática que son de capital intensivo. “Si fabrico un algoritmo una vez, lo debo vender muchas veces para recuperar la inversión”.

Agregó que la economía uruguaya necesita que las empresas miren lo que las firmas tecnológicas han hecho para poder incorporarlo. “Creo que hay que aprovecharlo porque es la oportunidad que tienen de transformarse y, al hacerlo, también ellas poder pensarse hacia el exterior”, indicó Krawchik.


Distribuidor de clase mundial

El ejecutivo comenzó hace más de 30 años a vincularse con el mercado tecnológico. Ingresó en IMB que, en aquel momento, era el actor dominante de la industria y luego pasó por empresas de primera línea, y a su vez estuvo vinculado en los ecosistemas de otras. “Hace tres años que vivo en Uruguay, estoy con Cloudgaia, en el ecosistema de Salesforce, hace menos de un año, con una idea linda que es crear un distribuidor global de Salesforce basado en Uruguay”, relató.

Explicó que ese plan se basa en la alineación con la estrategia de Salesforce de que, en los mercados emergentes, va a privilegiar la venta a través de distribuidores. Es por eso que están construyendo un distribuidor pensado para ser de clase mundial, que tenga conocimientos que sirvan globalmente y que pueda apoyar a las empresas a transformarse digitalmente en todos los mercados emergentes.