Clima determinó que pasturas naturales mantuvieran buena calidad y produjeran altos volúmenes de forraje

Informe de plan agropecuario

Durante el período comprendido entre el 15 de agosto y el 15 de octubre, el nivel de precipitaciones fue muy alto, situación que provocó inundaciones en zonas bajas de los campos y que los suelos se saturaran. Teniendo en cuenta las temperaturas, estas fueron superiores a los niveles habituales en agosto y la primera quincena de setiembre, situación que cambió a finales de setiembre y octubre.

El informe elaborado por los técnicos del Instituto Plan Agropecuario (IPA) sobre la situación agropecuaria nacional en el período comprendido entre el 15 de agosto y el 15 de octubre establece que no se produjeron heladas agrometeorológicas que pudieran incidir en el estado de las pasturas, el registro de estos eventos, prácticamente fue mínimo.

Las aguadas artificiales como naturales destinadas a abrevadero, se han recuperado y se encuentran en sus niveles máximos.

La situación climática determinó que las pasturas naturales mantuvieran una buena calidad y produjeran altos volúmenes de forraje fundamentalmente en la zona Este y Norte. En el Litoral Norte y Centro del país, las pasturas naturales tuvieron un crecimiento similar a los promedios históricos.

Al igual que el campo natural, los mejoramientos que tienen los Lotus Rincón, aportaron altas cantidades de forraje. En la zona Este se han destacado los mejoramientos de Lotus Maku.

Las praderas han producido en general altos volúmenes de forraje, consecuencia de la situación climática, pero también por el mismo motivo no se han utilizado maximizando su potencial por el exceso de humedad en el suelo lo que limitan el ingreso de animales a pastorearlas por falta de piso.

Los verdeos de  invierno, fundamentalmente de avena, culminaron su ciclo y los de raigrás continúan produciendo altos volúmenes de forraje de buena calidad.

Respecto al rodeo de cría, en estos momentos se está en plena estación de parición y el proceso se viene desarrollando sin complicaciones. El estado corporal de los animales que componen el rodeo es bueno, ingresando al invierno con una condición corporal buena, la que mantuvieron durante toda la estación.

En cuanto a las recrías, en general tienen un desarrollo aceptable determinado por la oferta de forraje  Hay vaquillonas que no tienen el estado deseado, situación asociada a la alimentación y cuidados durante el primer invierno.

Teniendo en cuenta el estado sanitario del rodeo se observa que aunque en muchos casos se hicieron los tratamientos contra la garrapata en el mes de agosto, a los productores se les dificulta poder controlarla. Han aparecido también casos de Tristeza parasitaria, trasmitida por la garrapata al Sur del río Negro.

Otra afección que ha requerido atención especial fueron las “bicheras”,  que han estado presente durante todo el año sin interrupción.

En cuanto a los ovinos, tienen buen estado corporal. Las majadas culminaron la etapa de parición, sin pérdidas significativas de corderos. Se están realizando las esquilas generales con normalidad. Como consecuencia del mantenimiento de la humedad en el suelo se afectó el estado sanitario de las majadas, favoreciendo las afecciones podales y la incidencia de parásitos gastrointestinales.

Durante el período mencionado, el clima favoreció la producción ganadera.