Cultivos de trigo se desarrollan en muy buena forma y casi con pocos problemas sanitarios

COMIENZA SIEMBRA TEMPRANA DE SOJA EN PARAGUAY

El clima  apoya los cultivos de invierno lo que ilusiona a los agricultores. Los valores no son todo lo esperado pero para ello hay tiempo; de cualquier manera habrá que estar atentos al desarrollo del fenómeno de “El Niño” en los próximos meses. En Paraguay, los agricultores comenzaron con una siembra temprana de soja.

La semana pasada cerró con buena luminosidad y sin lluvias lo que significó un impulso importante a los cultivos de trigo, que en general, avanzan con buen desarrollo. También el comienzo de esta semana mantuvo características climáticas similares a la anterior.

“Se dio un cambio enorme. Se ven muy lindos. Pudieron hacerse prácticamente todos los tratamientos y se ven mucho mejor en comparación al año pasado”, comentó Álvaro Núñez, gerente técnico de la Unión Rural de Flores al Grupo Trigo.

En cuanto al aspecto sanitario, el jerarca explicó que no han registrado inconvenientes. “Hay una alerta de INIA sobre roya amarilla; la estamos siguiendo de cerca. Salvo algún caso puntual no hemos tenido problemas, pero lo vamos monitoreando de cerca”.

Por su parte, Carolina Silveyra del equipo técnico de la cooperativa Calmer, indicó que el estado de los cultivos es muy bueno. “Tenemos potencial”, enfatizó. Hemos hecho aplicaciones de urea suficientes porque no hemos tenido lluvias intensas. Y estamos con niveles de materia seca bastante altos”, acotó.

Desde el punto de vista sanitario dijo que, se han registrado algún caso puntual, pero que la semana próxima posiblemente se efectúen aplicaciones de fungicidas.

En la región, el anuncio gubernamental de reanudación de retenciones a las exportaciones de productos primarios en Argentina dejó el mercado de granos de ese país sin referencia y frenó la comercialización. En el caso del trigo se convirtió en motivo de preocupación para Brasil, que importa desde allí más del 80% de sus compras que representan el 60% del consumo doméstico.

Las incertidumbres convulsionaron la vida incluso de la industrias harineras brasileñas que ya habían cerrado contratos de importación de trigo argentino y apenas están esperando los embarques. El gobierno argentino aún no ha especificado si el impuesto a las exportaciones sólo se aplicará a las cargas que aún no se hayan liberado o se involucrarán a todos los embarques que todavía no se hayan registrado. Las cargas de trigo argentino suelen llegar a los puertos brasileños todo el tiempo, pero los picos de descarga suelen ocurrir al inicio de cada año, después de comercializada la producción local.

Además de ser un país productor importante, Argentina se mantiene como uno de los principales proveedores de Brasil al no pagar la Tarifa Externa Común (TEC). El año pasado, las importaciones brasileñas de trigo argentino sumaron casi U$S 1.000 millones, de acuerdo a lo que reportó Valor Económico de Brasil.

Para Christian Saigh, presidente del Sindicato de la Industria del Trigo en el Estado de San Pablo (Sindustrigo), independientemente de las políticas adoptadas por la Casa Rosada, los molinos brasileños tienden a seguir dependiendo del cereal de Argentina, ya que la oferta de los demás socios del Mercosur (Uruguay y Paraguay) no es suficiente para atender la demanda brasileña y el producto de otros orígenes como Estados Unidos, encarecen los costos de importación.


Paraguay

La mayoría de los agricultores paraguayos están definiendo comenzar a sembrar en forma temprana soja, lo que acontecerá en la primera quincena de este mes. El sector productor aguarda que el clima mejore para la germinación de las semillas.

El comienzo de la siembra está supeditado a que la temperatura se incremente. Normalmente los agricultores paraguayos comienzan a sembrar la soja en el mes de octubre, pero muchos quieren comenzar este mes para plantar maíz encima.

De acuerdo a los datos, el 50% de la siembra es temprana, 40% media y 10% será tardía.