El clima complica la siembra de arroz que solo llegó al 50% del área

El sector arrocero no pasa por el mejor momento desde hace algunos años. El área ha estado cayendo, peo este año la complicación pasa por el exceso de precipitaciones lo que ha llevado a que sólo se haya alcanzado en 50% del área sembrada. Una situación similar acontece en el sur de Brasil.

Este sector atraviesa por estas horas serias complicaciones con las implantaciones del cultivo que está atrasado fuertemente llegando al 50% de siembra cuando el período con fecha óptima es el mes de octubre.

“Lamentablemente este año a consecuencia de las altas precipitaciones que hemos recibido, el porcentaje de avance a nivel nacional es muy bajo” dijo a Tardáguila Agromercados Alfredo Lago, presidente de la Asociación de Cultivadores de Arroz (ACA), quien acotó que “se ha podido sembrar más en el norte del país, con un 65% de avance en departamentos como Artigas, Salto y Rivera”.

La región más complicada, con apenas un 45% de siembra es la zona Este, que a su vez, es la zona de mayor importancia en la producción y con partes muy complicadas , el departamento de Rocha, también algo de Treinta y Tres y Lavalleja, donde no solo el avance se retrasó, sino que el área debe ser  resembrada.

“Estimamos que el 6% del área ya fue resembrada, lo que genera un aumento del costo estimado en 150 dólares por hectárea y también el período óptimo para la primera etapa del cultivo”, explicó el titular de ACA.

Esta situación refiere a un área que se cultivó en setiembre y podría haber permitido un adelanto de la fecha de cosecha, por lo que al tener que resembrar perdió esa ventaja e inclusive se da la situación extrema de algunos casos que resembraron y que después volvieron a sufrir precipitaciones por lo que la resiembra está comprometida.

Según Lago, “en cuanto a pérdidas no tenemos aún una cuantificación porque obviamente que el productor intentará avanzar en la medida que el clima y los cambios, pero entendemos que más allá del 10 de noviembre estamos hipotecando día a productividad”.

Se entiende que después del 15 de noviembre no debería cultivarse, pero habrá que analizar la realidad del productor, que a veces tiene que conformar el área que tenía intención por distintos compromisos.

Seguramente que de las 135.000 hectáreas prevista para esta zafra, se planteó menos debido a que el límite de fecha que está muy cerca.

El lunes pasado llovió casi todo el día en las regiones de producción y el pronóstico va a influenciar de forma negativa en este panorama.

Trigo

Los cultivos de trigo entran en su etapa final a la espera de mayor luminosidad y noviembre con menos lluvias, de acuerdo al portal Génesis.

Alejandro Álvarez, técnico de Unión Rural de Flores, indicó que las mayoría de los cultivos se encuentran en etapa de llenado de granos y en general avanzando en buen estado sanitario. Ya se habría pasado el período crítico de mayor susceptibilidad a fusarium.

En su zona realizaron aplicaciones preventivas para fusariosis en los cultivos que estaban en floración durante los últimos períodos de lluvias, señaló Álvarez.  Sin embargo, sin que se hayan registrado casos relevados de la enfermedad. “Coincido que en algunos casos había reincidencia de roya estriada en hoja bandera, que se controló con la misma aplicación. Por algo no hemos visto demasiados problemas”, comentó. Temperaturas relativamente bajas también colaboraron con los buenos estados de los cultivos.

Los trigos están llenando bien, de forma aceptable, señaló. Sin embargo, aún una estimación de rendimiento. A fines de noviembre, comienza la cosecha. “Mientras llueva no habrá problemas. Los días son los días siguientes de lluvias o lloviznas”, remarcó.

Se espera un tercer año de recuperación productiva, con un área estimada en torno a 230.000 hectáreas, por encima de las 198.000 del año pasado.  Aunque sin alcanzar los rendimientos récords del 2018, de 3.667 kilos por hectárea.

Los stocks locales del cereal al 1ro. de octubre se ubicaron en el menor volumen para la fecha desde que el Plan Nacional de Silos comenzó a llevar en el año 2011, con 156.519 toneladas (muy por debajo de las 166.962 toneladas en igual fecha del año pasado).