Finalizó cosecha de trigo con rendimientos que no superarán los 3 mil quilos y calidad aceptable

IRI ANUNCIÓ UNA "NIÑA" DE DÉBIL A MODERADA PARA ESTE VERANO Y OTOÑO

La cosecha de trigo es considerada como terminada donde los especialistas diagnostican que los rendimientos seguramente no superarán los 3.000 quilos por hectárea,  aunque consideran que la calidad del mismo será aceptable. En  materia climática, se afirman los pronósticos de la presencia del fenómeno de “La Niña”, cuya característica sería de débil a moderada para el período de verano y otoño en el hemisferio Sur.

El integrante del equipo técnico de la Unión Rural de Flores, Pilar Irazábal, dijo al Portal Grupo Trigo que, “los primeros trigos, los que se sembraron muy temprano como puente verde, se afectaron bastante por bacteriosis y roya, no lograron llenar bien el grano y tuvieron pesos específicos muy bajos, forrajeros, por debajo de 70 de ph”.

Agregó que los trigos de siembra intermedia lograron resultados mejores, explicó, “en algunos casos con resultados destacados. Génesis 2366, por ejemplo, se resintió el rendimiento pero logró muy buen resultado con calidad, con casos de ph 84, buen gluten y buena proteína”.

Los rendimientos en general van desde 1.500 quilos por hectárea hasta 3.000 kilos en algunas zonas”.

Sobre los resultados logrados en la región se puede decir que en Argentina los rendimientos fueron elevados. La Bolsa de Comercio de Rosario (BCR), elevó su proyección de cosecha nacional de trigo de 17,3 millones de toneladas, un millón más de toneladas que las previstas en el informe de noviembre.

Según el informe, esto está explicado por los excelentes rendimientos que se están logrando en muchas regiones del país. “se lleva cosechada el 58% del área nacional. La provincia de Buenos Aires alcanzaría un nuevo récord, 3.800 quilos por hectárea”, comentó un especialista.

El promedio del trigo en Argentina se sitúa en 3.300 quilos por hectárea al momento, muy cercano al rendimiento récord. De todos modos, la proyección de cosecha aún se sitúa por debajo del récord de 18,2 millones de toneladas de la campaña 2016/2017.

“El trigo reafirmó este año el sendero que tomó el año pasado, profundizando un cambio tecnológico que sigue incrementando su potencial productivo. La fertilización, y sobre todo los repetidos controles de enfermedades, han tenido mucho que ver en estos rindes que refleja el avance de la cosecha”, destaca el informe.

En otro orden, Brasil realizará importaciones de trigo, la más importante de la última década, alcanzando las 7,2 millones de toneladas.

En su reporte mensual la Compañía Nacional de Abastecimiento (Conab), aumentó en 200.000 toneladas su previsión de importaciones del cereal respecto a su proyección de noviembre, tras recortar su estimación de producción en casi 270 mil toneladas, de 4,56 millones de toneladas a 4,299 millones, 36% por debajo del récord del ciclo anterior.

El año pasado Brasil importó 7,09 millones de toneladas. Las compras en el exterior en años normales se ubican en la mitad de su consumo, estimado en 2017 en 11,3 millones de toneladas, según el informe de la Conab.

Argentina fue el principal proveedor de Brasil, con más de 4 millones de toneladas de enero a octubre. Paraguay, Estados Unidos y Canadá aparecen como proveedores menores del cereal.

Con Brasil comprando grandes volúmenes en el exterior, otros proveedores como Rusia, ponen el ojo en el mercado brasileño. Técnicos de ambos países están discutiendo una apertura al trigo ruso, mientras que también negocian la reanudación del mercado de Rusia para la carne brasileña.

Clima

El Instituto de Investigación del Clima de la Universidad de Columbia, (IRI), confirmó la probabilidad del fenómeno de “La Niña” para los próximos meses.

“A mediados de diciembre de 2017, el Pacífico tropical reflejó las condiciones de “La Niña”, señaló el IRI en su última actualización”. Apuntó que se ubica en el rango de débil a moderada y todas las variables atmosféricas” “muestran patrones que sugieren condiciones de “La Niña”.

Una Niña débil a moderada es el escenario más probable para el invierno del Hemisferio Norte, hasta la primavera- verano del Hemisferio Sur (hasta el otoño).