Las precipitaciones caídas fueron un bálsamo para los cultivos de invierno

Hasta el presente los cultivos de invierno han tenido todo a favor. La combinación -desde su nacimiento- de días soleados y noches frescas y la falta de agua por días permitieron un muy buen desarrollo; y cuando todo esto parecía que podría complicarse, las precipitaciones cayeron en forma abundante. Y los cultivos de verano, hasta el presente todos coinciden que el área a sembrar sería similar a la campaña anterior.

Los cultivos de trigo avanzan con buenos estados en general. Las últimas lluvias-aunque en algunas zonas fueron excesivas- fueron bienvenidas, principalmente en el suroeste donde ya estaban siendo necesarias las precipitaciones, de acuerdo al portal Génesis.

Prácticamente un 50% del área fue sembrada de forma tardía, y aunque por esa condición podía pensarse en cultivos con un techo en el potencial, se viene desarrollando bien, señaló Jorge Beceiro, gerente e Insumos y Semillas de Copagran.

Se han registrado algunos problemas sanitarios, como roya y roya estriada. “En la genética que manejamos estamos viendo una diferencia de los Génesis con un comportamiento mejor que el resto de los materiales”, destacó Beceiro. “Las condiciones han persistido colaborando con el desarrollo de enfermedades”, añadió. Se vienen realizando las aplicaciones correspondientes.

“De todas formas el potencial se va a jugar en octubre (…) hay chacras muy buenas, y otras más complicadas. Posiblemente no estemos en los nivel del año pasado, que fueron muy buenos, pero en general los cultivos están bien, señaló el gerente. Algunos pronósticos indican lluvias nuevamente para parte en esta semana.

Afirmó que “esta última agua fue un poco mucho, pero vino bien porque ya se estaban secando los suelos”, sostuvo Alejandro Álvarez, integrante del equipo técnico de Unión Rural de Flores

Desde el punto de vista sanitario coincidió con Beceiro respecto a la afectación por roya estriada y agregó que en su zona se están registro casos de bacteriosis. “Algunas aplicaciones se hicieron en conjunto con productos que cubrían también bacterias”, dijo.

“De color se ven muy bien, se pudieron realizar correctamente las aplicaciones de urea, a tiempo. Nutricionalmente están bien hay que monitorear el estado sanitario”.

En cuanto al desarrollo de los cultivos, Álvarez sostuvo que los más tempranos sembrados al voleo están comenzando a espigar. Y los otros, los más atrasados, en tres nudos.

Las primeras estimaciones de potencial de rendimientos se realzarán en las próximas semanas.

Similar

En nuestro país, comienza gradualmente la reserva de insumos y semillas para las siembras de soja, estimada para este año en un área similar a la del año pasado, alrededor de 1.08 millones de hectáreas.

“La reserva de soja va firme, hay tres variedades que ya no hay más, principalmente las que anduvieron muy bien el año pasado”, señaló el técnico de la Unión Rural de Flores. En dicha zona la variedad más demandad fue Génesis 6301, subrayó. “Tuvo muy buen resultado” remarcó.

La siembra arranca firme la primera semana de noviembre, en la medida que acompañe el clima. “Nosotros mantenemos el área similar al año pasado”, manifestó.

En el mismo sentido, Beceiro estimó que el área se siembra de soja a nivel nacional se mantendrá similar al año pasado, cercano a 1.1 millones de hectáreas.

“Estamos con una paleta de materiales más amplia. Son materiales que tenemos mucha expectativa y pensamos que va a andar muy bien”, consideró el gerente. Se espera que a partir de mediados de octubre, más próxima a la fecha de siembra, se agilice la toma de decisiones”, consideró.


El clima condiciona la siembra de soja en la región

En Brasil se espera una producción estimada en 123 millones de toneladas en la temporada 2019/2020; según Bloomberg el área plantada registraría un aumento de 1,8% frente a la temporada anterior. La Compañía de Abastecimiento de (CONAB) presenta su primera estimación de la cosecha 2019-2020 el 10 de octubre.

Las lluvias previstas principalmente para el sur del país impulsarán la siembra de soja aunque no se observan precipitaciones principalmente sobre el Centro-Oeste. El arranque de la siembra ha sido lenta a la espera de mejores condiciones de humedad. En Paraná se lleva un avance de área de 10%, según el último informe semanal, dependiente de la Secretará de Agricultura de Paraná.

En Paraguay la falta de lluvias frena la siembra de soja. Ya se habían comenzado con algunas variedades aptas para ser sembradas en setiembre, señaló Luis Cubilla, asesor agrícola de la Cámara Paraguaya de Exportadores y Comercializadores de Cereales y Oleaginosos (CAPECO), al portal. Las temperaturas han sido muy altas en los últimos días, alrededor de 40 grados; Esta semana llegarían las precipitaciones esperadas.

En Argentina como en Paraguay la falta de lluvias complica el arranque de la siembra. La primera estimación para soja arrojaron un incremento de 200.000 hectáreas que permitirán llevar el área a 17.6 millones de hectáreas a nivel nacional durante la campaña 2019-2020. Pese a esta leve expansión del área difícilmente se puedan igualar los elevados rendimientos recolectados durante el ciclo previo por tal motivo la proyección de producción se ubicaría en torno a las 51 millones de toneladas, de acuerdo a las primeras estimaciones de la Bolsa de Cereales de Buenos Aires.

El USDA en Buenos Aires elevó de 17.8 millones de hectáreas a 18 millones su estimación de área de soja 2019-2020 para Argentina, 500.000 hectáreas más que la campaña pasada.