BCE mantuvo tasas de interés y descartó implementar nuevos estímulos

Celebremos > FMI elogió la decisión de la autoridad monetaria

Foto: Pixabay

Aunque la economía muestra mayor dinamismo, la inflación sigue preocupando al Banco Central Europeo (BCE), que aseguró que no piensa recortar más los tipos de interés porque espera que “se mantenga en este nivel por un periodo de tiempo prolongado que superará con creces el horizonte de las compras de deuda”.

El Consejo de Gobierno del BCE se reunió ayer jueves en Tallín, Estonia, donde resolvió mantener las tasas de interés, en sus actuales niveles: 0% para su tasa principal, 0,25% para la facilidad de préstamo y -0,40% para el interés de facilidad de depósito. En la misma línea, la entidad aseguró que no planea realizar recortes adicionales de las tasas de interés, debido a que las perspectivas económicas de la zona euro habían mejorado. De todas formas, advirtió que una inflación todavía débil, lleva a que la entidad continúe inyectando estímulos en la economía de la región.

La actividad económica de la Unión Europea registró su mejor desempeño desde la crisis financiera global de hace casi una década (ver recuadro), pero aún así, se esperaba que el BCE adoptara una postura más cauta, a raíz de que la inflación aún no ha mostrado una tendencia convincente.

“El Consejo de Gobierno prevé que las tasas de interés clave del BCE sigan en sus niveles presentes por un período extendido de tiempo y bastante después del horizonte de las compras de activos netas”, señaló el BCE a través de un comunicado publicado por la agencia de noticias Reuters. De esta forma, la entidad eliminó la referencia que mantenía desde hace tiempo a posibles tasas más bajas.

Todo sigue igual

Tal y como se esperaba desde el mercado, el BCE mantuvo sin cambios su política expansiva, que incluye su programa de compras de bonos por 2,3 billones de euros junto con tasas de interés inferiores al cero por ciento, pese a la resistencia de Alemania.

Anunciando pequeñas mejoras en sus previsiones de crecimiento hasta 2019, el presidente del BCE, Mario Draghi, dijo en conferencia de prensa que el banco ya no ve riesgos para el crecimiento sesgados a la baja.

“Consideramos que los riesgos para el panorama de crecimiento ahora están ampliamente equilibrados”, dijo el jerarca en una conferencia de prensa. No obstante, la entidad recortó las proyecciones de inflación para los próximos tres años y dijo que todavía se necesitaban cantidades “sustanciales” de estímulo a través de su esquema de compras de activos sin precedentes.

Draghi dijo que no se discutió la posibilidad de recortar gradualmente las adquisiciones de bonos en el futuro durante el encuentro.

El BCE dijo que ahora veía la inflación de este año en solo 1,5%, debajo de una estimación previa de 1,7%. Luego apenas aceleraría a 1,6% en 2019, contra una estimación anterior de 1,7%. Cabe recordar que la meta oficial apunta a ubicar la inflación en el entorno del 2% anual. “No ha pasado nada sustancial en la inflación, excepto el precio del petróleo y el precio de los alimentos (…) la inflación subyacente ha seguido igual año a año”, señaló Draghi.

En materia económica, se prevé que el PIB de la Unión Europea crezca un 1,9% este año, lo que implica una leve corrección al alza respecto a la estimación anterior de 1,8%.

La postura cauta del BCE también fue motivada por las pesadas deudas que deben afrontar aún los gobiernos y las empresas del viejo continente, la montaña de créditos en mora que afectan a los bancos en naciones como Italia y Portugal, y la incertidumbre política antes de las elecciones de Alemania e Italia.

No se espera ningún anuncio de su programa de estímulo (QE, por sus siglas en inglés) hasta el otoño boreal (setiembre-diciembre), cuando los funcionarios creen que el cuadro económico se habrá aclarado.

Los políticos alemanes en particular han pedido una finalización más pronta de la QE, argumentando que el mismo erosiona los activos de los ahorristas y desalienta que otras naciones de la zona euro impulsen reformas para que sus economías sean más eficientes.

Te felicito

El Fondo Monetario Internacional (FMI) elogió la decisión del BCE, asegurando que la estrategia del organismo había servido para mejorar las condiciones del crédito y respaldar una firme recuperación de la producción. El portavoz del FMI, Gerry Rice, dijo en diálogo con medios de prensa que “la eliminación de hoy (por ayer jueves) por parte del BCE de la posibilidad de reducciones adicionales de las tasas de interés clave refleja riesgos decrecientes de deflación al tiempo que mantiene el compromiso de una expansión monetaria muy sustancial”.


Unión Europea creció el doble que Estados Unidos y el triple que el Reino Unido

La economía europea creció 0,6% en el primer trimestre del año respecto al último de 2016, tanto si se considera al conjunto de los Veintiocho países que componen la Unión Europea, como si se considera la eurozona (las Diecinueve naciones que comparten el euro), según la información oficial publicada ayer jueves por la oficina de estadística comunitaria Eurostat. Ese desempeño económico duplicó al registrado por Estados Unidos (que creció un 0,3% en el primer trimestre del año) y triplicó al del Reino Unido (cuya economía se expandió 0,2%).

Por su parte, al compararlo en términos interanuales contra el primer trimestre de 2016, el Producto Interno Bruto (PIB) creció 2,1% para el conjunto de la Unión Europea y un 1,9% en la unión monetaria. El resultado interanual en ambos grupos de países es una décima mejor que lo registrado en el último trimestre de 2016 y fue impulsado, principalmente, por el consumo de los hogares y la formación de capital bruto, explicó Eurostat.

La balanza exterior tuvo un impacto negativo en el PIB de los Veintiocho, con un alza de 1% en las exportaciones y de 1,7% en las importaciones. En la zona del euro el impacto de la balanza exterior fue neutro, con un aumento de 1,2 % en las exportaciones y de 1,3 % en las importaciones.

En comparación con el mismo trimestre del año anterior, el PIB de la eurozona creció un 1,9%, una décima más que la expansión interanual del último trimestre de 2016 y apenas una décima por debajo del crecimiento interanual del 2% observado en EEUU y Reino Unido.

España creció 0,8% entre enero y marzo, una décima más que en los dos últimos trimestres, manteniendo la tasa interanual en el 3%, lo que mantiene al país a la cabeza de las grandes economías de la eurozona, ya que Alemania creció 0,6%, mientras Francia e Italia lo hicieron un 0,4% cada una.

Entre los países cuyos datos estaban disponibles, el mayor ritmo de crecimiento trimestral en la UE correspondió a Rumanía (1,7%), por delante de Letonia (1,6%), Eslovenia (1,5%) y Lituania (1,4%), mientras las peores cifras de crecimiento correspondieron a Reino Unido (0,2%), Grecia, Francia, Suecia, Países Bajos e Italia (0,4% cada uno).