BCU busca avanzar hacia un “hub financiero” que impulse el desarrollo del sector

Diego Labat > Estabilidad financiera y desarrollo del sistema no son “objetivos contrapuestos”

Foto: BCU

El Banco Central (BCU) apunta a lograr un “terreno de juego nivelado” entre la estabilidad del sistema financiero y el desarrollo del sector, y se trabaja “con varios actores en un hub financiero” que lo impulse, según señaló su presidente, Diego Labat.  El jerarca enfatizó la necesidad de proveer mejor infraestructura y de contar con un sistema que mire fronteras afuera a partir de las ventajas comparativas que posee Uruguay.

Labat participó del evento Blockchain Summit Uruguay el pasado viernes 4 de setiembre, en una disertación que se denominó “Tecnología en el sector financiero. Situación actual y desafíos​”. En dicha instancia, realizada de forma virtual, el jerarca destacó el rol que ha jugado el sistema financiero en el marco de la crisis generada por el Covid-19. En ese sentido, insistió en el concepto de que el sistema financiero local fue “parte de la solución y no del problema”.

No obstante, reconoció que existen materias pendientes, y entre ellas mencionó la infraestructura del sistema de pagos, donde –estimó- existe cierto rezago respecto a los avances que se observan a nivel internacional. “Los reguladores tienden a ir con rezago; por lo tanto el deber es, quizá no ir delante, pero sí estar lo más cerca posible”, señaló.

Equilibrio para avanzar

El presidente del BCU sostuvo que los pilares sólidos de estabilidad del sistema financiero resultan de importancia para toda la economía y la sociedad, y lamentó que a veces se lo plantea como un objetivo opuesto al desarrollo del sector. “Si bien hay que ser cuidadoso con la estabilidad, que es nuestra prioridad, no hay que verlos como objetivos opuestos. Por supuesto que puede haber cierto trade-off, pero hay mucho para avanzar en ambos sentidos”, sostuvo el jerarca.

En ese entendido, aseguró que innovación y competencia contribuyen al desarrollo y la estabilidad en el largo plazo. “No veamos a la estabilidad y al desarrollo del sistema financiero como objetivos opuestos”, insistió.

Labat indicó que el objetivo de la institución es resolver y avanzar en la interconexión entre lo bueno de lo tradicional y lo bueno de la innovación. “La solución tiene que ser encontrar las conexiones y los adaptadores adecuados para que podamos mantener todo lo bueno de la estabilidad con todo lo bueno de la innovación, el desarrollo y la promoción de la competencia”, detalló.

De esa forma, instó a trabajar en las innovaciones a partir de observar las funciones, más que mirar las instituciones financieras, ya que las funciones son más estables en el tiempo. Asimismo, precisó que no toda la tecnología cumplirá en forma más eficiente la función, por lo cual es conveniente mirar el valor que agrega cada aplicación que aparece en el mercado.

Para caminar en esa dirección, el presidente del BCU recordó nuevamente que el objetivo del BCU es contar con un “terreno de juego nivelado” y adelantó que ya se trabaja para crear las condiciones de acceso sin dificultades de nuevos actores.

“Estamos trabajando con varios actores en un hub financiero que impulse esto”, precisó.

Al cierre de su presentación, Labat planteó a los presentes el desafío de proveer mejor infraestructura, al mismo tiempo de contar con un sistema financiero que mire fronteras afuera a partir de las ventajas comparativas que posee Uruguay.

“Arranquen mirando cómo ir hacia afuera, porque es lo que tenemos que hacer y lo que nos merecemos”, finalizó su presentación el presidente del BCU.


BCU se reunió con agentes del mercado para explicar cambio en política monetaria

Tras la reunión de carácter extraordinario que realizó el Comité de Política Monetaria (Copom) del BCU el pasado jueves 3 de setiembre, las autoridades de la entidad mantuvieron una serie de reuniones con representantes del sistema financiero y analistas económicos con el propósito de explicar las resoluciones adoptadas.

Cabe recordar que en dicha instancia el Copom anunció un cambio en el instrumento de referencia de la política monetaria, dejando de lado el uso de los agregados monetarios (dinero en circulación) para pasar uso de la tasa de interés de referencia (ver CRÓNICAS del 4 de setiembre, pág. 13).  Esta decisión está enmarcada dentro de una serie de cambios en la comunicación de la política monetaria, que el BCU viene desarrollando en los últimos meses con el objetivo de dotar de mayor  transparencia a las señales que la misma transmite al sistema financiero, de forma de anclar las expectativas de inflación en el mediano plazo.


BCE: el difícil equilibrio entre inflación, tipo de cambio y Trump

Luego de haber aplicado prácticamente todo su arsenal monetario, la zona euro se enfrenta a un fuerte descenso de la inflación que amenaza con convertirse en deflación (caída continuada de precios). Además, este fenómeno en los precios coincide con un euro con tendencia al alza, que dificulta aún más la situación.

Eso pone al Banco Central Europeo (BCE) en una situación en la que debe mantener un delicado equilibrio en su política monetaria.

Además, el BCE debe evitar el riesgo de que se vuelva a generar una guerra de divisas, si es que Donald Trump entiende que la entidad  europea deprecia artificialmente su moneda para perjudicar a Estados Unidos.

La apreciación del euro llega en un momento muy delicado para el BCE. Una moneda al alza desata los temores a la deflación -una caída en espiral de los precios- en la zona euro, y resta competitividad a las exportaciones europeas. Sin embargo, el BCE tiene pocas herramientas para evitarlo más allá de la retórica.

El BCE ha sido de los grandes bancos centrales en evitar profundizar en la política de tipos negativos, actualmente está situados en el 0%, aunque en términos prácticos está en negativo al tener las tasas de depósito en el -0,5%.