IBM presenta Blockchain, un nuevo registro virtual distribuido

Una nueva tecnología llega para desplazar al libro mayor o a los registros centralizados donde cada empresa deja constancia de sus transacciones. Blockchain es el nuevo registro distribuido, que no utiliza papel, funciona por membrecía y validación de sus miembros, y se dice que generará la misma disrupción que generó internet en sus comienzos.

Por Federica Chiarino | @FedeChiarino

Hasta ahora, la mayoría de los registros, comunes y corrientes, eran centralizados. Se utilizaban -y todavía se utilizan- para registrar cualquier transacción o movimiento del que quisieran dejar constancia. Hay registros en los bancos, en las compañías aseguradoras, y en casi cualquier empresa, chica, pequeña o mediana. El nuevo registro virtual, llamado Blockchain, permite que cualquier persona que tenga acceso a él pueda validar la información que allí se registra.

Se trata de un registro virtual, cuya información se encuentra encriptada, y que no es gobernado por nadie. Se rige por las reglas naturales, llamadas “contratos inteligentes”, que establecen las formas en las que se puede grabar, traspasar o intercambiar un bien o un activo.

Las empresas nunca trabajan solas ni aisladas, lo hacen en redes de negocios o cadenas de valor. Allí interactúan entre sí, intercambiando bienes, activos. Ese fluir de estos activos genera lo que se conoce como mercados. El intercambio de bienes es lo que genera el bienestar de una economía o una sociedad y, muchas veces, esa generación de bienestar está restringida porque las redes de intercambio están muy compartimentadas o no se genera un flujo consistente y rápido de información. Es ahí donde Blockchain genera valor.

“En una red en la que se comparten negocios e información, lo que nos permite Blockchain es que esa información sea una fuente confiable”.

Ese intercambio de activos, en general, tiene como contraprestación la recepción de una cantidad de dinero. La particularidad del dinero, que también es un activo, es el anonimato. Ese intercambio en las redes de negocios o cadenas de valor es registrado por cada uno de los participantes en un libro mayor.

Blockchain contribuye a esos registros entre empresas, al consolidar un único registro distribuido compartido en un proceso de negocios. Para ejemplificar, si se considera a una empresa A, una empresa B, un asegurador, un banco, un regulador y un auditor, todos ellos registran una transferencia de un bien o un activo en su propio libro. Esto genera una cantidad de esfuerzo duplicado, ya que se registra el mismo hecho de distinta forma en cada uno de los libros, en cada registro particular.

“En donde aporta Blockchain es en distribuir ese registro. Queda una copia exacta, igual, en cada uno de los participantes”, explicó a Empresas & Negocios Gonzalo Boix, responsable de la industria bancaria en IBM, profundizando sobre el tema.

“El Blockchain de Bitcoin, que es el más famoso, hoy tiene en el entorno de los 160 gigas”.

IBM ofrece soluciones de Blockchain para empresas, que brindan un registro al que se puede acceder por medio de membrecías. Lo que se registra es consensuado por todos los participantes. Esto significa que cuando se registra una transacción, luego se replica a todos los participantes, y esa transacción, antes de que quede en forma inmutable y grabada, tiene que ser validada por algún proceso de consenso.

El Blockchain empresarial permite, además, saber exactamente el origen de un activo, registra toda la historia de ese activo desde que se creó hasta la actualidad, y es la única fuente de información sobre quién tiene ese activo. El registro distribuido es inmutable, es decir, una vez que la información quedó grabada o consensuada, nadie la puede cambiar por voluntad propia. Toda modificación debe atravesar ese proceso de consenso y validación. La única forma de corregir un error es crear un registro que haga el movimiento contrario, y los dos movimientos quedan a la vista de cualquier participante.

Si bien Blockchain se define como un registro compartido, no todos los participantes tienen que acceder a la misma información. Por ejemplo, si una empresa vende algún activo, quizás la compañía aseguradora deba saber que hubo un cambio de propietario de ese activo, pero no tiene por qué saber el precio. Entonces, el acceso a la información de ese registro va a depender del rol que tenga ese participante en ese Blockchain empresarial.

Cuatro beneficios

El equipo de IBM resume los beneficios de adquirir un Blockchain empresarial en cuatro claves fundamentales. La primera de ellas es un registro compartido. Todos acceden a la misma información. En un Blockchain que funciona con membrecía, los participantes se autorizan unos a otros a ingresar al registro.

La segunda clave está en los contratos inteligentes. En ese intercambio de bienes existe una regla de negocios que cumplir. Un usuario puede programar, en forma automática, las reglas que se deben cumplir. Una vez que se cumplieron, en base a la información que, en principio, está registrada dentro del propio Blockchain o pudiera ser recogida de otra fuente, entonces, se pueden disparar acciones automáticas.

En tercer lugar, Blockchain brinda privacidad. La información que cualquier usuario ve en el registro es solo la que su rol le permite ver. Esto no quita que pueda existir un rol de auditor que tenga acceso a la totalidad de la información.

“A fines del año pasado, IBM había hecho unos 400 proyectos con el concepto de Blockchain”.

La última clave y, quizás, la más importante, es la confianza. Esto es lo que permite implementar un Blockchain con costos razonables. Este registro, al ser validado por todos los participantes, es un vehículo de información confiable.

“Quizás, la consecuencia más rápida, simple o fácil de entender es que en el mundo digital un bien o un registro es muy fácil de copiar. Si yo tengo un dinero digital, es muy fácil copiarlo. Blockchain evita eso, porque queda en el registro que en realidad es uno solo, es ese que está registrado ahí”, agregó Boix.

No es necesario colocar toda la información de una empresa en el Blockchain. Se habla de firmas electrónicas, digitales, con algoritmos sofisticados o de criptografía. El registro da lugar a mucha información. Blockchain significa, en español, cadena de bloques. Dentro de cada uno de ellos hay transacciones, y esos bloques se ordenan uno tras otro, con firmas que hacen referencia al anterior, y así se establece una cadena firme.

El Blockchain de Bitcoin hoy tiene alrededor 160 gigas. El volumen de datos es muy grande. “No es inmanejable, pero, en la medida que pasa el tiempo, como es una cadena infinita, eso se hace bastante pesado”, advirtió Boix.

La tecnología que utiliza Blockchain es compleja. Manipular los registros implica cierto conocimiento en criptografía y base de datos distribuidas. IBM, en la actualidad, realiza acciones para transformar el complejo lenguaje de la programación en uno mucho más abstracto y más cercano al negocio.

Casos de uso

El equipo de IBM ha logrado bajar a tierra el mundo virtual del Blockchain mediante su aplicación en cuatro casos fundamentales. El primero de ellos consiste en compartir información en una red entre pares o de negocios. En Inglaterra, la empresa ha trabajado en códigos de enrutamiento para las transferencias electrónicas de dinero. Mediante el proceso tradicional, para dar de alta un código nuevo de enrutamiento, el banco se comunica con el ente regulador. Ese ente recibe el pedido, verifica que tiene el poder de generar el código de enrutamiento, que tiene sentido, que es quien dice ser y no otro. Luego se da de alta el código de enrutamiento y se comunica a todos los pares. Blockchain permite simplificar este proceso, para que el banco interesado en tener ese nuevo código de enrutamiento lo grabe en el registro distribuido y sea certificado por todos.

El segundo caso es el de la cadena de suministro. En este rubro, IBM ha desarrollado acciones de Blockchain con un importante fabricante de aviones. En el registro se explicitó el árbol de composición de partes del avión, la forma de hacer trazabilidad de las partes críticas, de motores y de servidores. Esa trazabilidad, desde el diseño de la parte, la fabricación, dónde se guardó, el momento que se puso en marcha el avión, cuándo se recambió, entre otras cosas. En la Blockchain participan el área de diseño, los fabricantes de las partes, el armador, el regulador, las empresas dueñas de los aviones, las empresas que lo operan y las que ofrecen mantenimiento.

En este caso, la principal ventaja es que cuando hay algún problema con alguna parte del avión, ya sea un defecto de fabricación o de diseño, se sabe con exactitud cuándo fue que se aprobó esa parte, quién la colocó, quién la fabricó. En esta industria, como en otras, esta información es de vital importancia, porque si se registra una falla en una parte, ya sea del diseño o del fabricante, se identifica el lote a la que pertenece, y cuando se hacen las llamadas a servicio o recambio de partes, se examinan solo los aviones que corresponden.

Otra importante aplicación es la que IBM ha realizado en la industria de las carnes. Hace alrededor de cuatro años, Walmart empezó a tener problemas con la contaminación de la carne de cerdo que vendía en China. Cada vez que se detectaba carne contaminada, la empresa debía descartar toneladas del producto, por desconocer dónde estaba el problema.

Tras buscar varias soluciones en papel, algunas automatizadas, y tratar de resolver muchos problemas legales y fiscales, Walmart hizo un acuerdo con IBM para colocar Blockchain en el proceso desde los criaderos de cerdo hasta las góndolas de sus supermercados. En ese registro participan criaderos, frigoríficos, intermediarios, transportistas, y todos los involucrados en esa cadena. Este Blockchain es regulado por un agente, que sería el equivalente a Bromatología, pero en China. “De más está decir que si en Brasil hubiesen tenido un Blockchain, los sucesos de carne contaminada eran imposibles, porque no se podía volver a colocar la carne en el frigorífico si no se tenía un origen de la granja, transportista, etc.”, agregó Boix.

El tercer caso de aplicación de Blockchain, de la mano de IBM, ocurrió en el sector de auditoría y cumplimiento. Se suele calcular que, en una empresa, para dar fe de que se hicieron las cosas y cumplir con los estándares de auditoría, el 50% del tiempo se pierde en recolección de información. En Blockchain se podría grabar toda esa información y ponerla a disposición de los auditores o, incluso, de algunas personas dentro de la organización. Este fue el caso de un proyecto que IBM realizó con ABN en Holanda. El objetivo del Blockchain era la gestión de riesgos de la cartera de créditos hipotecarios. El principal desafío era reevaluar el activo de manera periódica. Para ello se creó un Blockchain entre todos los participantes, que incluía el banco, el evaluador, el cliente o el propietario, el tasador y el agente de riesgos del propio banco. De esa forma, se obtenía información consistente, se sabía exactamente dónde estaban en el proceso de evaluación y se tenía certeza de cómo estaba valorada la cartera.

Finalmente, IBM realizó una solución de Blockchain para un banco que quería atender mejor a sus pequeñas empresas. Su problema principal era que el costo de emisión de una carta de crédito era muy alto para esas pequeñas empresas y mínimas importaciones. Allí se implementó un pequeño registro compartido para dejar constancia de la liquidación de las cartas en forma automática, casi sin intervención de personas. Esto permitió entrar con menor costo a un mercado que no soportaba emisión de carta de crédito.

A fines del año pasado, IBM tenía unos 400 proyectos de aplicación de Blockchain en distintas industrias: banca, cadenas de retail de alimentos, logística, seguros, entre otras.


La primera aplicación de Blockchain

Creado en 2009, Bitcoin fue el primer Blockchain de la historia. Esta criptomoneda nació con el objetivo de ser un activo de intercambio absolutamente anónimo e ingobernable. En esto difiere de un Blockchain empresarial, ya que en éste uno siempre conoce y confía en todas las personas con las que va a realizar transacciones. Bitcoin, para garantizar ese no control por una entidad regulatoria o por alguno de los participantes, utiliza algoritmos que consumen muchos recursos computacionales que hacen demasiado costosa su implementación para un Blockchain empresarial.

Identificación no significa que no haya confidencialidad. En un Blockchain empresarial hay confidencialidad, porque cada uno de los participantes ve la información que necesita ver en función de su rol. Puede haber un auditor, un regulador, que acceda parcialmente a toda la información de alguna transacción o de algún activo, pero no es necesario que lo hagan todos los participantes.

Según Boix, hoy la red Bitcoin hoy procesa entre 60 y 70 transacciones por segundo. Un Blockchain empresarial procesa cientos o miles. “Sería demasiado costoso implementar los algoritmos puros de Bitcoin en una red empresarial”, explicó Boix. IBM no se interesa en criptomonedas, sino en registración de activos. Podría ser un dinero electrónico, pero muchas de sus aplicaciones se realizan fuera de la industria financiera.


La joya de IBM: el proyecto Hyperledger

El proyecto de Blockchain más importante del que participó IBM, como uno de sus fundadores, se llama Hyperledger. Fue anunciado en diciembre de 2015, y hoy ya cuenta con más de 140 miembros. Se trata de un esfuerzo colaborativo creado para avanzaren tecnologías de Blockchain para todas las industrias.

Hyperledger Project surgió como iniciativa de la Linux Foundation, una fundación de registro abierto de las más reconocidas globalmente, que ha tenido gran éxito a lo largo de la historia. Este proyecto se caracteriza por estándar abierto, código abierto y gobernabilidad abierta. “Nos aseguramos de que nadie pueda controlar, ni el gobierno ni la dirección, el futuro de este Blockchain empresarial, sino que es la comunidad que lo gobierna”, explicó Boix.

Una de las aplicaciones dentro de este proyecto es Hyperledger Fabric, que fue originado con una donación inicial de IBM. A principios de marzo, este proyecto pasó de incubado a activo, lo que significa que tiene un amplio respaldo de actores.

En Hyperledger Fabric hay distintos niveles de certificados y, en función de quién firma y quién tiene autorización para ver esa información, se realiza la transacción. Tiene un nivel de sofisticación adicional porque la información grabada en el Blockchain queda firmada por varios certificados, que son los únicos que pueden acceder a esa información. El resto, simplemente va a poder ver lo que es el “status” o estado de la transacción.