“No podemos seguir pretendiendo calidad de servicios con salarios que están deprimidos”

EN CALA DI VOLPE 

Liliam Kechichian, ministra de Turismo


En momentos en que en Uruguay hay tantos habitantes como turistas y se prevé una temporada superior a la anterior, todavía no ha habido convenio colectivo entre el sector privado, que “debe hacer un esfuerzo mayor para mejorar los salarios de sus trabajadores”, y el sindicato, según afirmó en diálogo con CRÓNICAS la ministra de Turismo, Liliam Kechichian. Por otro lado, se mostró optimista por los logros alcanzados por la cartera este año, y sostuvo que la propuesta de la aerolínea brasileña Azul va a repercutir “notablemente” en el turismo. Sobre las próximas elecciones, opinó: “Que estamos enfermos de 2019, no me cabe duda”.

Por Magdalena Raffo | @MaleRaffo y Federica Chiarino | @FedeChiarino


 El menú  En el confortable restorán Azzurro del Hotel Cala di Volpe, Kechichian degustó ensalada de queso feta, espinaca, aceitunas y vinagreta de echalote y nuez, menú que acompañó con Sprite Zero. De postre, optó por tibios cuadrados de ananá, peras y bizcocho de caramelo, crocante de almendra, helado de limón y ron.


-En el pasado Consejo de Ministros abierto, que tuvo lugar en Flores, informó que hasta noviembre Uruguay recibió 2,9 millones de visitantes, y adelantó que al finalizar este año, la cifra habría superado los tres millones. ¿Ya se alcanzó esa cantidad?

-Si bien todavía no tenemos los datos de todo el mes, en los primeros 15 días de diciembre entraron más de 160 mil personas, así que puedo asegurar que vamos a superar los 3 millones y que vamos a llegar a cerca de 2 millones de visitantes argentinos, lo que también sería un record en la historia del turismo de Uruguay.

-¿Cómo se interpretan esos datos? ¿A qué se atribuyen?

-A mí no me gustan los análisis muy simplistas, por ejemplo, de la gente que dice: “Gracias Macri por las medidas que tomó”. Así como desde el Ministerio de Turismo (Mintur) criticamos duramente las medidas desestimulantes que se aplicaron en el gobierno pasado, como el cepo al dólar, la recarga en las tarjetas, hoy nos alegra mucho que se hayan levantado esas medidas, pero se levantaron para que los argentinos pudieran salir a cualquier parte del mundo. Si vienen a Uruguay, y lo digo modestamente, también es porque se han hecho bien las cosas.

-¿Por ejemplo?

-Uruguay ha hecho una campaña promocional permanente, tenemos devolución de IVA de todas las compras turísticas, hemos apreciado el dólar, nuestra inflación es más controlada. Es decir, hay un conjunto de datos en Uruguay, que lo hacen atractivo para los argentinos.

-Se ha dicho que hoy Uruguay tiene la misma cantidad de turistas que de habitantes. ¿Está preparado el país para afrontar esta realidad a nivel de infraestructura, calidad de servicios, ofertas?

-Nosotros decimos eso porque a estos 2.9 millones de los que hablábamos, hay que sumarles 300 mil cruceristas y unos 250 mil turistas de compras de la frontera seca con Brasil, que como no hacen migraciones, tampoco tenemos esos datos. Hemos intentado tener alguna aproximación a partir de las compras con tarjetas de crédito en los free shops, y nos da alrededor de 250 mil visitantes, por lo tanto superamos largamente la cantidad de habitantes.

Yo creo que Uruguay se ha ido aggiornando. Hoy tenemos un aeropuerto de primera calidad en el mundo, que ha incorporado tecnología, tenemos una terminal en Colonia que era una vergüenza y hoy es más moderna, con mejor calidad de servicios, tenemos un plan estratégico en el puerto de Montevideo, tenemos nueva hotelería, el Centro de Convenciones, nuevas cadenas que han llegado de varias partes del mundo, y recursos humanos bastante calificados.

En estos últimos años, desde lo privado y desde la enseñanza pública, el país ha ido capacitando los recursos humanos, que son indispensables y que en el turismo cumplen una tarea central –la mucama, el recepcionista, el guía, el transportista-. Creo que estamos preparados, si bien los que estamos en turismo siempre queremos más infraestructura y mayor calidad de servicios.

-¿Qué proyecciones tiene el Ministerio para esta temporada?

-Estas cifras con las que cerramos el 2016, más los datos que nos dio el sector privado, que muestran un buen nivel de consultas y de reservas, nos hacen pensar que va a ser un verano realmente superior al del año pasado, que fue un verano extraordinariamente bueno.

-¿A qué se debe el incremento en el ingreso de turistas a nuestro país, que alcanzó el 11 % hasta el mes pasado?

-Uruguay ha desarrollado una campaña promocional junto con un trabajo por la Marca País, que desde mi punto de vista está dando resultados. También es cierto que en el mundo el turismo se mueve cada vez más por el multidestino, y las ciudades de la región, como Buenos Aires, crecieron mucho en los últimos años, y Uruguay obviamente capta de ahí un número importante de europeos y americanos.

Hoy participamos en 21 ferias, estamos en los cables internacionales, y eso nos ha permitido llegar a otros mercados. También tenemos relacionistas públicos del Ministerio en ocho países, que permanentemente están analizando la Marca País. Creo que en ese sentido Uruguay está mejor posicionado.

Yo creo que el Plan Ceibal, la trazabilidad de la carne, la agenda de derechos como el matrimonio igualitario, el fútbol, son cosas que han posicionado a Uruguay en el mundo, y eso también es importante.

dsc_0698

-O sea que la promoción es fundamental.

-No hay turismo sin promoción. Tú podés tener el mejor lugar del mundo, pero si no lo conoce nadie, no lo van a visitar. El marketing tiene que tener algún sustento, tiene que ser real, y yo creo que Uruguay lo ha hecho muy bien y estamos cosechando esos resultados.

-¿Cómo es el gasto per cápita en comparación con años anteriores?

-El gasto en el mundo, y en Uruguay también, ha ido bajando, es decir, ha ido bajando la estadía, y el gasto está estrechamente unido a ella. Hoy no hay casi nadie en el mundo que se tome un mes seguido de vacaciones, ni siquiera 15 días. El plazo promedio son unos 10 días, la gente fracciona sus vacaciones.

El gasto en Uruguay ha bajado un 5%, tenemos más divisas porque viene más gente, y tenemos más pesos uruguayos porque el dólar se apreció, pero si lo miramos en dólares corrientes, tenemos un 5% menos. Igualmente, es una tendencia en el mundo entero.

“Todavía hay muchas personas que no pueden ir ni a la esquina, pero el Mintur ha dado una respuesta institucional con el Sistema Nacional de Turismo Social”

-¿Cómo evalúa la performance actual del sector turístico privado?

-Bien, yo creo que se ha ido aggiornando. En primer lugar hay un buen diálogo entre los que diseñamos las políticas públicas y ellos. Lo que hacemos nosotros es la promoción, pero el negocio es de los privados. Se han ido sumando a nuestra promoción, pero yo desearía que nos acompañaran más en algunas salidas al exterior.

-¿Qué piensa el Ministerio acerca de los sobreprecios? ¿Se conversa esto con los privados?

-Yo he estado todos estos años atrás de ese tema. No solo pasa en Punta del Este, hace pocos días tuvimos una denuncia de un taxi a mil pesos por pocas cuadras en Montevideo. Esa no es la constante, pero hay algunas cosas que nos tienen que llamar la atención.

Es una lucha permanente entre la gente que comprende que una buena política de precios hace que tengamos una buena temporada y por lo tanto todos trabajen mejor, y el que cree que tratando de ganar en dos meses lo que necesita para todo el año ayuda al país o a su negocio.

dsc_0690

-¿Qué opina de los salarios deprimidos del sector?

-Todavía no hay convenio colectivo entre la Asociación de Hoteles y Restoranes del Uruguay y el sindicato. Creo que se necesita un esfuerzo mayor del sector privado. El salario promedio de un recepcionista de hotel son 14 mil pesos, y no podemos seguir pretendiendo calidad de servicios con salarios que están deprimidos.

-¿Cuál es la clave para que el incremento del turismo en Uruguay continúe consolidándose?

-Una buena promoción, una buena imagen como Marca País, la calidad de los servicios, la oferta que ha ido creciendo. Uruguay hasta hace unos años tenía 4-5 productos –el histórico-cultural, las termas, el sol y playa-, y creo que el avance más grande de Uruguay es que ya no hablamos de turismo solo en la costa atlántica, sino que hoy se habla de turismo en los 19 departamentos del país.

Además, para conquistar nuevos mercados hemos creado nuevos productos. Por ejemplo, hemos desarrollado un plan de turismo náutico y fluvial, tenemos un producto LGBT para un segmento que va a los lugares amigables –Uruguay está en el primer lugar como país amigable para ese segmento-, el turismo en espacios de naturaleza se ha consolidado, el turismo idiomático ha crecido.

“Este va a ser un verano realmente superior al del año pasado, que fue extraordinariamente bueno”

-¿Qué atractivos turísticos se destacan en el país?

-El principal destino turístico uruguayo es Montevideo, el segundo es el Este, especialmente Punta del Este, el tercero son las Termas, el cuarto es Colonia del Sacramento, y en cada uno de esos lugares hay cosas distintas.

Hay algo que está presente en casi todos los destinos, que es la oferta gastronómica, que ha ido mejorando mucho en Uruguay. Tan es así que los brasileños, que eran 140 mil hace pocos años y son 470 mil ahora, y que venían buscando casinos en primer lugar y compras en segundo lugar, hoy vienen principalmente por nuestra gastronomía.

Por otro lado, tenemos que seguir trabajando en el producto de los congresos y eventos. Tener un Centro de Convenciones moderno en Punta del Este, y tener en el 2018 un Antel Arena, que además de arena deportiva y de espectáculos va a servir para seminarios, congresos, eventos, va a hacer que ese producto crezca.

-¿El Centro de Convenciones ha logrado romper con la estacionalidad?

-Un Centro de Convenciones necesita por lo menos dos o tres años para consolidarse. Según nos dijeron los administradores, ya hay 17 eventos y congresos agendados para el 2017. Yo creo que se han ido dando pasos que van en el camino de consolidar este producto, pero todavía falta que se conozca en el mundo.

-En más de una ocasión ha hecho énfasis en que el ocio y la recreación son un derecho humano para este gobierno. Sin embargo, hay quienes quizás por no contar con los recursos necesarios, no pueden gozar de ese derecho. ¿Se buscan soluciones a ese problema?

-La Organización Mundial del Turismo desde la década del 80 tiene definido al turismo como un derecho humano, en la medida que el ocio y la recreación le cambian la calidad de vida a la gente.

En ese sentido, nosotros elaboramos un Sistema Nacional de Turismo Social, que ha venido dando una respuesta fantástica. Obviamente todavía hay muchas personas que no pueden ir ni a la esquina, pero el Ministerio ha dado una respuesta institucional.

-¿De qué forma?

-A través de un programa de quinceañeras, uno de jubilados que hacemos junto con el BPS, uno para trabajadores. Hemos hecho viajes de turismo social con domésticas, con peones rurales, y es conmovedor ver que gente que toda la vida se ha pasado sirviendo a otros, se siente atendida; para una sociedad que tiene que estar más integrada, esas cosas son importantes.

Este año, además, hicimos algunas experiencias con estudiantes. Si bien todavía no le podemos dar respuesta a todos los que quieren, sí empezamos a tener una herramienta y a construir un sistema.

-¿Qué hechos relacionados con el turismo se destacaron este año?

-La consolidación del discurso en la práctica, es decir, ese discurso de que hablamos de turismo en todo el país, este año lo acompañamos con hechos concretos.

Por ejemplo, realizamos la mayor inversión en infraestructura en la historia del turismo del norte del país. Hace pocos días inauguramos en la Meseta de Artigas un centro de visitantes, acabamos de venir de Rivera, donde abrimos al público otro centro de visitantes, lo mismo en el Valle del Lunarejo. En febrero de este año inauguramos otro centro de visitantes en Artigas.

A veces dicen que los políticos o los que diseñamos políticas hablamos más de lo que hacemos, pero todas estas obras hablan de una concreción de algo que habíamos prometido a la sociedad en nuestro programa de gobierno.

“El plan de conectividad de Azul y la aceptación de tomar el personal de Alas U, es de las propuestas más interesantes que ha recibido Uruguay en los últimos años”

-¿Podría decirse entonces que está satisfecha con la gestión llevada a cabo este año?

-Estoy ampliamente satisfecha con el equipo que trabaja conmigo y con el concepto que empezamos a aplicar de descentralización y de regionalización. A su vez, estoy tranquila porque tengo un equipo del que no me tengo que cuidar la espalda, sé que siempre van a estar y que sus objetivos son la política y el turismo y no las cuestiones personales.

Todas estas obras que mencioné habrían sido bastante difíciles de concretar si no hubiéramos tenido personas en todo el territorio. Hoy trabajamos con coordinadores en cada región del país, y creo que eso es un salto de calidad porque, por ejemplo, a los que vienen solo a los free shops, les mostramos más cosas.

-¿Con estas acciones entonces se ha cumplido el objetivo de generar actividad turística en todo el territorio y no solo en la costa atlántica?

-Yo creo que sí, sin ninguna duda el turismo en todo el país y para todas las personas, es de los orgullos más grandes que tenemos.


“La propuesta de Azul va a repercutir notablemente en el turismo”

-¿Cómo evalúa las negociaciones de la Aerolínea Azul para operar las rutas de Alas Uruguay (Alas U)?

-La primera gran alegría es que mostraron una firme decisión de establecerse en Uruguay, y para el gobierno es muy interesante que hayan visto con buenos ojos la posibilidad de tomar personal de Alas U. En ese sentido, creo que el plan de conectividad y la aceptación de tomar el personal de Alas U, es de las propuestas más interesantes que ha recibido Uruguay en los últimos años.

-¿Cómo cree que va a repercutir esto en el turismo?

-Notablemente, primero porque el plan de conectividad implicaría llegar a muchas ciudades a las que hoy no llegamos, y en este continente el turismo está estrechamente unido a los aviones. No quiere decir que la conectividad marítima con Argentina no haya sido clave, pero para el resto del continente los aviones son fundamentales.


“No tengo duda que el turismo va a ser uno de los factores de crecimiento en 2017”

-El economista Ernesto Talvi dijo a CRÓNICAS que “este fue el peor año de los últimos 12”, pero una de las cosas que va a permitir repuntar la economía en 2017 va a ser el turismo. ¿Coincide?

-Cuando uno habla de “peores años” se está comparando con los mejores. No nos olvidemos que Uruguay creció a tasas chinas a partir del 2007-2008 y durante un período largo, y hoy es uno de los poquísimos países de América Latina que va a seguir creciendo.

Entonces, un país que durante 40 años no creció más del 1%, cuando crece el 6%, el 7% o el 8% y después pasa a crecer el 1% o el 2%, se ve como el peor año. Yo no lo definiría así. Creo que nos sumamos a una realidad que estaba viviendo la región.

Sí creo que el turismo va a ser uno de los factores de crecimiento, no me cabe duda. Hoy es una actividad económica que impacta más de siete puntos del PIB, que genera 100 mil puestos de trabajo.

-¿Y cómo impacta hoy el comercio digital en la actividad turística? ¿Cree que favorece el desarrollo del turismo en Uruguay?

-Impacta porque seguramente si tenés más oferta, más gente va a venir, porque en el mundo mucha gente está usando Airbnb, por ejemplo, que tiene dos millones de camas por día sin tener ni un solo hotel. Nadie puede despreciar eso, ahora, este es un país que ha luchado mucho por la formalización de su economía.


“Que estamos enfermos de 2019, no me cabe duda”

-La semana pasada, el senador Enrique Pintado dijo a CRÓNICAS que “Uruguay está enfermo de 2019” y eso “también afecta al FA”. Incluso dijo que a muchos frenteamplistas, haber llegado al poder los cambió como personas. Como fundadora del FA y ministra del gobierno desde hace tantos años, ¿qué opinión tiene al respecto?

-En primer lugar, creo que vivimos en un país que se puede sentir bastante orgulloso de la estabilidad de su sistema político. Que estamos enfermos de 2019, no me cabe duda. Que el poder cambia a la gente, no lo creo. Yo creo que el poder lo que puede hacer es mostrar a la gente tal cual es, pero no creo que la cambie. Alguien a quien le aflora algo negativo por tener un cargo de poder, es porque siempre fue así y no había tenido oportunidad de mostrarlo públicamente.

-¿Ve esas actitudes en el FA?

-Yo no las veo masivamente. En el FA veo mucha gente comprometida, haciendo cosas en silencio, veo al gobierno con los motores prendidos y trabajando. Y esa campaña electoral adelantada a veces también aflora en el FA, pero creo que en la oposición muchísimo más.

-¿Eso afecta el trabajo del gobierno?

-Desde el punto de vista de mi Ministerio, no, en absoluto. El Poder Ejecutivo tiene pautas dadas por el presidente de la República, nuestra principal responsabilidad es la gestión y es dejar mejor el país en el 2019, y te puedo asegurar que en eso estamos todos.

-¿Cómo ve las candidaturas hacia 2019?

-Es cierto que un candidato no se construye de un día para otro, pero ningún ministro, ningún intendente, ninguna persona pública es un desconocido. Creo que tenemos muchos compañeros y compañeras que pueden asumir, pero es temprano, por tanto me niego a hablar de nombres.

Empieza a haber renovación, hay compañeros que empiezan a jugar un papel. Puede ser Daniel Martínez, Yamandú Orsi, personalmente tengo una enorme empatía con el diputado Óscar de los Santos, que fue intendente de Maldonado y tiene muchas cosas que yo quiero de la política, como una enorme sensibilidad por los que menos tienen, pero también capacidad para dialogar con empresarios, con inversores. Creo que hay muchos posibles candidatos, y muchas mujeres también, pero no es el momento.

-¿Qué opina del papel de la mujer en el FA, en el sistema político?

-Creo que todavía tiene muchas dificultades. Tuvimos una presidenta del FA [Mónica Xavier] que tuvo que renunciar antes, me parece que faltó inteligencia para entender que venía haciendo bien las cosas, que podría haber terminado su período. Si bien yo voté, acompaño y tengo mucha confianza en [el presidente del FA] Javier Miranda, creo que perdimos una oportunidad, y a las mujeres todo nos cuesta más.