“Entre Ancap, Aire Fresco y el título de Sendic, se le cayó la estantería de la ética al FA”

EN PANINI’S

Pablo Mieres, senador y presidente del Partido Independiente


Con la convicción de que el proyecto político del Frente Amplio (FA) está agotado, el senador del Partido Independiente (PI), Pablo Mieres, plantea una alternativa hacia 2019. La idea es hacer un acuerdo político-electoral que trascienda el PI y esté conformado por dirigentes de otros partidos, con el objetivo de “devolverle a la gente la esperanza”. El parlamentario dijo a CRÓNICAS que en lo que va del período “quedó en evidencia que aquella superioridad ética que el FA reclamaba no existe”, y opinó que la pérdida de credibilidad en el partido de gobierno puede derivar en un cuestionamiento a todo el sistema político.


 El menú  En la cava de Panini’s, el senador degustó costilla de cerdo con puré de boniato y ketchup casero picante, que acompañó con agua mineral con gas. A la hora del postre, prefirió flan.


Por Oscar Cestau | @OCestau y Magdalena Raffo | @MaleRaffo

-En la discusión presupuestal que se viene, al haber perdido el voto 50 en la Cámara de Diputados, el FA deberá negociar con otros partidos. ¿Cuál es la postura que tomará el Partido Independiente ante esto?

-Primero que nada, yo creo que tenemos una discusión temprana de la Rendición de Cuentas, en parte porque está la motivación de que falta un voto, en parte porque el gobierno no tiene mucha agenda y eso adelanta los asuntos políticos, y quizás también porque al gobierno le conviene generar una discusión interna sobre el tema para desviar la atención de otros asuntos.

Nosotros hemos dicho con claridad –aunque sin ningún éxito- que estamos dispuestos a dialogar sobre la base de dos referencias claras: no vamos a votar una Rendición de Cuentas que implique aumento de impuestos o del gasto, y debe haber un cambio en el área educativa que implique una sustitución del Codicen.

Eso ya fue respondido, [la ministra de Educación] María Julia Muñoz dijo, y entiendo que lo dijo en nombre del presidente [Tabaré] Vázquez, que Wilson Netto [presidente del Codicen] no se va. Supongo que Vázquez no habrá dicho el disparate de la comparación con [José Pedro] Varela, eso será por cuenta de Muñoz, pero en definitiva está claro que no hay margen para dialogar.

Yo creo que el gobierno no quiere negociar nada, es más, va a usar a la oposición de excusa para demostrarles a sus sectores radicales que no hay Rendición de Cuentas porque la oposición no la quiere votar. De ese modo se salva de una Rendición que –apuesto plata- va a ser muy irresponsable, con un gran aumento del gasto y muy pocas señales de restricción.

-Plantea sustituir a las autoridades del Codicen, pero teniendo en cuenta el respaldo del Ministerio de Educación y del propio Vázquez a Netto, ¿es eso posible?

-Parecería que no. Igualmente tengo la obligación de plantearlo porque lo que está en juego es algo muy importante que es la posibilidad de iniciar un cambio en la educación. Con Netto y su gente eso es imposible, por eso tiene que haber un cambio en el Codicen, que es el que lleva adelante la política educativa.

“Para la mayoría de la bancada del FA hay que poner más impuestos al patrimonio, más impuestos empresariales, y eso pega contra las oportunidades de inversión”

-O sea que no va a votar la Rendición.

-Si esto no cambia, no.

-Es decir, se tendría que cumplir esta condición, y además que no suban impuestos.

-Correcto. El gobierno ya adelantó que no piensa tocar al Codicen, entonces nos está diciendo que Vázquez está bajando los brazos con respecto a la educación. De todas maneras yo voy a seguir haciendo el esfuerzo.

Está planteada una interpelación en marzo a las autoridades educativas, con el objetivo de señalarle a Vázquez la necesidad de un cambio de las autoridades. Es muy dudoso que haya respuesta, pero yo tengo que seguir tironeando porque lo que está en juego son los jóvenes, los que transitan por el sistema educativo en condiciones de fracaso.

En el FA, además de los que ya echaron –Fernando Filgueira y Juan Pedro Mir-, hay otra gente que tiene ideas de transformación –aunque no voy a decir los nombres-, o sea que no estoy planteando que haya que cambiarlos para poner gente del PI o de otros partidos, sino del propio FA.

mieres2

-¿A qué atribuye que no se haya impulsado ese cambio?

-Habría que preguntárselo a Vázquez, pero hay dos hipótesis. Una supone una gran ingenuidad: que Vázquez en realidad piensa que se está produciendo una transformación educativa. Como yo sé que es un tipo muy inteligente, asumo que se da cuenta que con la conducción actual no se llega a los resultados deseables. La segunda es que renunció, que asumió que enfrentar un cambio implica conflictos importantes y no está dispuesto a tomar el riesgo de asumirlos.

En Uruguay hay que tomar decisiones difíciles que implican asumir conflictos, es el único camino para que el país rompa ciertos bretes que le impiden ser más saludable y darle a su gente más oportunidades, ese es el problema de fondo.

“No es bueno que la política esté funcionando en relación al poderío económico de sus candidatos”

-¿Considera que Vázquez no lo va a hacer en lo que queda del período?

-No. Vázquez renunció a comprarse cualquier lío, está navegando de una manera casi inerte y con una apuesta única: la inversión de UPM.

-¿Por eso sostiene que el gobierno no tiene agenda?

-UPM es casi monotemática. Creo que ellos piensan que si logran concretar la inversión de UPM salvan el período.

-¿Cree que si no la concretan, pierden las elecciones?

-Yo creo que UPM va a incidir poco en las elecciones, porque su impacto va a ser posterior. De todos modos es una inversión factible, me parece que está bien poner el empeño en conseguir las condiciones para que ocurra, pero tiene unos prerrequisitos arduos, el ferrocarril es el más complicado de todos, luego una inversión en caminería en el norte del país, y el puerto, aunque es más factible y con menos dificultades.

-Están las fichas jugadas a Alemania, con la experiencia que tiene –35.000 kilómetros de vías férreas-.

-Y me parece bárbaro, ojalá consigan inversión. Por eso necesitan dar señales de un presupuesto razonable, y a su vez eso se choca con los reclamos de la mayoría de la bancada del FA.

Ese es otro problema, para la mayoría de la bancada del FA hay que poner más impuestos al patrimonio, más impuestos empresariales, y a cambio de eso desarrollar el Sistema de Cuidados, concretar más políticas sociales, pero con cero control de calidad, cero preocupación por cómo se financia, y eso pega contra las oportunidades de inversión.

-En ese escenario, ¿cuán probable es que se llegue a un consenso para aprobar la Rendición de Cuentas?

-Yo creo que es muy dudoso. Creo que va a haber un acuerdo del gobierno, pero es un acuerdo que no alcanza, y ahí la pregunta es: ¿Quién da el voto 50? Es muy difícil que en la oposición haya votos para aprobarla, pero no se descarta, capaz que arreglan con alguien.

“La única apuesta de Vázquez es la inversión de UPM”

-De todas formas, algunos legisladores del FA sostienen que no habría mayor problema si no se aprobara la Rendición.

-Técnicamente es cierto, el gobierno puede funcionar en piloto automático. En el pasado, gobiernos de los partidos tradicionales tuvieron esa dificultad. Esa es una posibilidad que no hay que descartar.

-¿Traería consecuencias negativas o no necesariamente?

-Lo peor para el país es votar un Presupuesto irresponsable, la segunda opción es hacer un Presupuesto serio, la tercera es no tenerlo y seguir de largo con el piloto automático.

-El año pasado, por iniciativa suya, el presidente Vázquez convocó al diálogo multipartidario por seguridad. ¿Cómo evalúa el trabajo en ese ámbito?

-Yo creo que dio lo que podía dar, y no es la panacea, pero algún aporte hizo.

mieres3

-¿Por ejemplo?

-Para empezar, vamos a tener el nuevo Código del Proceso Penal este año, que de lo contrario hubiera sido para el próximo período de gobierno, lo cual habría sido una gran macana. Y hay algunas otras medidas legislativas puntuales que se han aprobado, que yo creo que son positivas.

El diálogo se centró exclusivamente en el plano legislativo y no en la gestión de la política de seguridad, entonces dio lo que pudo, es decir, dio instrumentos legislativos, pero en la cancha, el director técnico y los jugadores son el gobierno, nosotros no participamos, y a esta altura sentimos que hay un equipo desgastado que debería ser sustituido.

-¿Bonomi debería ser sustituido?

-A esta altura sí. No porque no haya hecho cosas, nosotros hemos tenido diferencias con blancos y colorados en este asunto. Creemos que durante la gestión de Bonomi se hizo algo que no se había hecho antes, que fue recuperar la institución policial, darle más vigor, más fortaleza institucional, más recursos, más instrumentos tecnológicos.

Hoy tenemos una institución policial mucho más fuerte, sigue teniendo déficit, problemas y vulnerabilidades, pero como venía la mano hasta el 2010 era una catástrofe, es decir, había un proceso de deterioro permanente que implicaba, por ejemplo, que ingresar a la Policía era la última opción que tenía cualquier joven en este país.

Sin embargo, hoy los policías ganan mejor, tienen una mayor formación, eso hay que reconocerlo, fue una mejora necesaria. ¿Alcanza? No, no alcanza. ¿Hay un marco jurídico mejor? Hemos tratado de darle al gobierno un marco jurídico mejor, pero tampoco es suficiente.

“Vázquez renunció a comprarse cualquier lío, está navegando de una manera casi inerte”

-¿Qué expectativas tiene con la reforma del Código del Proceso Penal, que se implementará en julio? Según dijo a CRÓNICAS el fiscal Gustavo Zubía, el hecho de que se mantengan algunas libertades va a ser perjudicial para el sistema.

-Es un tema que hemos hablado con Zubía, y también con [el fiscal general, Jorge] Díaz y con la Suprema Corte, y son ajustes que tenemos que hacer, que en su momento estuvimos a punto de corregir sobre la marcha, y después nos dimos cuenta de que para revisar había que hacerlo mucho más a fondo porque tocaba distintos artículos.

mieres4

-Él habló particularmente de rever el artículo 295, que legisla la libertad condicional, “gracias a la cual la persona está en libertad hasta recibir la condena y después sigue en libertad”, afirmó.

-Sí, yo comparto la idea. Yo creo que hay que evitar que terminemos creando situaciones en las cuales una persona imputada de un delito no pase ni un día presa; sería una muy mala señal.

-¿Hay tiempo de que eso se revierta antes de julio?

-Hay tiempo.

-Zubía dijo incluso que “falta firmeza del Poder Legislativo para cambiar las leyes”.

-No, hay necesidad de un análisis global, por eso solicitamos un estudio de cuáles son los artículos que deberíamos armonizar, pero es cierto que el tema ha quedado fuera del radar y es necesario volver sobre eso, porque en julio empieza a regir el nuevo Código.

-¿Qué expectativas tiene? ¿Cree que va a mejorar la seguridad?

-Los que más saben dicen que no necesariamente eso va a impactar directamente en la seguridad. Yo creo que va a generar un proceso penal mucho más rápido, y en la medida que sea así y que tengamos condenas con mayor celeridad, creo que debería impactar sobre la seguridad, pero reconozco que es una incógnita. Lo que es claro es que es mucho más transparente, visible, garantista, y eso de por sí ya es valioso.


“Nuestro objetivo hacia 2019 es la creación de una fuerza política mayor”

-Varios politólogos han dicho que este año es clave para las próximas elecciones. ¿Lo ve así?

-Es el año en el que se definen los posicionamientos. Nosotros tenemos un objetivo que es la creación de una fuerza política mayor, donde seamos socios junto con otros en una coalición de centroizquierda, de izquierda democrática, izquierda moderada, con gente de los otros partidos.

“La crisis de confianza en el FA tiene un riesgo: que se convierta en una crisis de confianza en el sistema político”

-Algo como lo que planteaba el año pasado de hacer un polo socialdemócrata.

-Exactamente. Es la misma idea, no importa el nombre, lo que importa es que es un espacio de centroizquierda, entre el FA y los partidos tradicionales y [el líder del Partido de la Gente, Edgardo] Novick.

Tuvimos una serie de contactos y de diálogos durante todo el año pasado, y ahora es necesario que transcurran los procesos correspondientes. Yo creo que hay un plazo que es este año, o sea, a fin de año el PI tiene que pasar raya y evaluar si el proyecto caminó o no, yo soy optimista y creo que va a caminar.

-¿Sería un acuerdo de carácter electoral?

-Sí, un acuerdo político-electoral con propuestas, con ideas. Yo tengo la convicción de que el FA está agotado como proyecto político capaz de generar entusiasmo, ya dio lo que tenía que dar, se terminó, y este gobierno es la mayor prueba de que está exhausto. Y además, sobre todo en el 2016, quedó en evidencia que aquella superioridad ética que el FA reclamaba, no existe.

Entre Ancap, Aire Fresco y el título de [Raúl] Sendic, se les cayó la estantería de la ética. Ancap es un cúmulo de irregularidades, el título de Sendic, que hubiera sido una pavada, se convirtió en un tema ético por persistir en la mentira y porque todo el FA se embanderó con la mentira y nos cuestionó a todos los que reclamábamos por el tema, hasta nos acusó de afectar la estabilidad institucional.

Entonces, el FA generó una gran desazón que se expresa en las encuestas, que le dan una intención de voto que está 12-14 puntos por debajo de la que tenía hace cinco años.

Ahora, ¿cuál es el riesgo que hay? Que eso genere un escepticismo generalizado, que la gente sienta que nada vale en política, o sea, que junto con la crisis del FA haya un cuestionamiento al sistema político.

Por otra parte, la gente que ha desertado del FA no se ha ido a ningún lado, no está votando a los blancos, a los colorados; la gran mayoría está en una especie de limbo, y yo creo que la obligación que tienen el PI y este espacio del que hablaba recién es devolverle a la gente la capacidad de esperar, de esperanza, de entusiasmo.

“El FA está agotado como proyecto político capaz de generar entusiasmo, y este gobierno es la mayor prueba de que está exhausto”

-¿Las personas de otros partidos que conformen este espacio tendrían que abandonarlos?

-Sí.

-¿Y cree que estarían dispuestas a hacerlo?

-Ese es un problema, pero yo creo que esa opción tiene que ser político-electoral, y para eso tiene que constituirse un nuevo acuerdo y tiene que haber una salida de dirigentes y de sectores de sus lemas para crear uno nuevo.

Nosotros no estamos planteando que se vengan al PI, tenemos conciencia de que puede haber un acuerdo donde haya un lema nuevo que nos interprete a todos, pero eso no puede ser una mera ingeniería electoral, tiene que encarnar en la gente, tiene que haber al mismo tiempo un proceso de construcción, de apoyo social, cultural, popular.

mieres5

-¿Usted sería el candidato?

-No está planteado eso, el candidato va a ser de consenso, pero lo primero es que los posibles socios den el paso para generar la sociedad. Por eso necesitamos tiempo. O este proyecto cuaja este año, o reivindicaremos nuestro espacio en el PI.

Hasta ahora nosotros íbamos por la representación parlamentaria, yo fui tres veces candidato a presidente pero ninguna de las veces asumí que estaba peleando la Presidencia, pero en esta oportunidad nosotros tenemos que construir una opción con ese objetivo. Yo creo que en cualquier caso, se produzca o no ese espacio político nuevo, el PI va a crecer y va a incorporar gente.

-¿Ve a algún partido de oposición preparado para gobernar?

-Yo creo que esas cosas no se pueden medir hasta que ocurren. A priori todos creemos tener las mejores opciones, los mejores técnicos, las mejores ideas, el mejor equipo.


“El principal opositor a la política internacional del gobierno es el propio FA”

-Hoy dijo que a raíz de la crisis del FA, el sistema político puede perder credibilidad, pero los políticos están siendo cuestionados en todo el mundo. ¿Por qué lo atribuye al partido de gobierno?

-La gente primero perdió fe en los partidos tradicionales, y por eso terminó dándole la chance al FA, que creó una esperanza, una expectativa muy grande, y la mantuvo durante un tiempo. En los últimos años fue decayendo, y ahora definitivamente a la gente le cayó la ficha.

Entonces, no es que sea culpa del FA, es que la crisis de confianza en el FA tiene un riesgo: que se convierta en una crisis de confianza en el sistema político, y eso para una democracia no es bueno. Y en el contexto regional estamos viviendo la caída del progresismo en América Latina, eso también coadyuva a que el FA esté agotado.

-Ya no podría tener la ayuda de Brasil, por ejemplo.

-Claro, ni la de Venezuela, que fue particularmente relevante desde el punto de vista financiero. En ese contexto es que yo digo que hay un riesgo de que se vaya todo el crédito político, y nosotros tenemos que trabajar para que eso no pase, para que haya otra opción.

-¿La aparición de Novick podría tomarse como una consecuencia del descontento con el sistema político?

-Novick es un fenómeno novedoso y totalmente distinto, es hijo de un mal proyecto, es un resultado inesperado de un proyecto construido por blancos y colorados que les salió mal, que fue la Concertación. El que salió ganando de todo eso fue Novick, que construyó una figura. Y tiene plata propia, lo que también es una novedad en la vida política, que no es buena.

-¿Por qué?

-No es bueno que la política esté funcionando en relación al poderío económico de sus candidatos, pero es un dato de la realidad y tiene otros referentes en el mundo.

-En un mundo que está cambiando y donde el proteccionismo avanza, ¿cuál cree que es la salida para Uruguay?

-Como dice [el canciller Rodolfo] Nin Novoa, Uruguay es un país que produce alimentos para 30 millones de personas pero tiene 3 millones, por lo tanto nuestra vocación ineludible es la exportación. Eso implica que nos favorece un mundo abierto, más allá de que buena parte del FA prefiera un mundo cerrado. El discurso de la Cancillería es totalmente compartible, pero hay que tratar de abrir puertas antes de que esas tendencias proteccionistas nos afecten.

-¿Cuán importante es el rol de la bancada frenteamplista en ese aspecto?

-El principal opositor a la política internacional del gobierno es el propio FA, una parte al menos; en la oposición yo no he escuchado críticas.