Inseguridad y problemas educativos pueden ser el “enemigo común” para lograr consensos

Acuerdos > “integrar” la sociedad y evitar “una fragmentación”

Desde la Academia Nacional de Economía (Acadeco) se insta a lograr “consensos” en áreas claves como la inserción internacional, reducción del costo del Estado, reforma del mercado laboral, educación, innovación, seguridad, y así avanzar hacia el desarrollo económico y social del país. María Dolores Benavente, ve posibilidades ciertas de lograr acuerdos en inserción internacional, y –ante la problemática actual- en seguridad, educación y regla fiscal. No fue tan optimista respecto a una eventual reforma laboral.

Por Ricardo Delgado | @ricardo_dl

En Argentina se suele hablar con frecuencia de “la grieta”. La definición apunta a las posiciones antagónicas que asumen los diferentes actores de la sociedad, donde estás de un lado o estás del otro, y si decís que estás en el medio te aniquilan de ambos lados por tibio. No existe el punto intermedio desde el punto de vista ideológico, por lo cual, llevar adelante políticas de estado parece una utopía.

Para la economista María Dolores Benavente, presidenta de Acadeco y gerenta general de Unión Capital AFAP, en Uruguay la sociedad está atravesando por “una fragmentación” y no se logran acuerdos sobre temas claves para el desarrollo del país.

En ese marco fue que la experta brindó una charla en el Instituto de Estudios Cívicos denominada “Consensos clave para el desarrollo” donde  promovió la idea de Acadeco de lograr determinados “consensos” en temas específicos que generen una “integración” en la sociedad para lograr determinados objetivos.

Benavente descartó que se trate de “consensos románticos” donde se logra coincidir en todos los aspectos. “Siempre te puede doler la mano”, graficó Benavente, explicando que no es una situación de “ganar-ganar” siempre, sino de muchas veces “saber dirimir las pérdidas” y al mismo tiempo “compensar a esos perdedores”.

Enemigo común

La disertación de Benavente hizo un repaso histórico, donde recordó que el país logró algunos “consensos exitosos”, y otros que no tuvieron buenos resultados. En tal sentido, justo el día en que se cumplía el 45 aniversario del golpe de Estado, hizo mención al papel que jugó la Concertación Nacional Programática (Conapro) conformada por los partidos políticos en la salida de la dictadura, donde se alcanzaron acuerdos sobre temas generales que afectarían la restauración democrática. Destacó que si bien la Conapro “tuvo una muy buena intención, no fue buena en los resultados”. “Trató de plasmar consensos, de los que después el Gobierno de (Julio María) Sanguinetti tomó algunas cosas y otras no”, comentó luego Benavente en diálogo con CRÓNICAS. Valoró que buena parte de los acuerdos se alcanzaron “fácilmente” gracias a la presencia de “el enemigo común” que era la dictadura militar.

Teniendo ello en cuenta, opinó que “hay que buscar un común denominador que nos una”, y lograr acuerdos en base a ello. “Quizás hoy el enemigo común debería ser la inseguridad”, planteó Benavente. También interpretó que la educación es otro punto que puede reunir consensos importantes como se vio en el acto de Eduy21.

Respecto al último intento de lograr acuerdos interpartidarios que se desarrolló durante la administración de José Mujica, Benavente, explicó que el de Energía fue “el único que más o menos logró resultados”. De todas formas, valoró que hoy en Uruguay hay “consensos tácitos” como lo son la necesidad de mantener a raya la inflación o evitar el incremento del déficit fiscal. Explicó que hace algunos años, no se era consciente de la importancia de estos objetivos. “El común de la gente ya no dice esas barbaridades”, comentó.

En la comparación histórica, la economista se refirió al cambio que sufrió la economía uruguaya, que pasó de tener el séptimo PIB per cápita a nivel mundial en 1870 a actualmente ocupar el puesto 62. “A mitad de tabla” en el mundo, al igual que ocurre con otros indicadores de Uruguay a nivel internacional, como es el índice de competitividad del Foro Económico Mundial. Al respecto, destacó que incluso en algunos indicadores Uruguay ocupa las últimas posiciones a nivel internacional, principalmente entre los que miden la eficiencia del mercado laboral.

Respecto a la respuesta del Gobierno, Benavente destacó que el presidente Tabaré Vázquez “toma estos temas con un entusiasmo bárbaro” y “los asume con convicción y mucha responsabilidad”, pero “no da abasto con éstas tareas operativas”. “Puede tener las mejores intenciones, pero es difícil”, sostuvo.

Algo en común

Para Benavente, hay varios aspectos entre  los que Uruguay debería lograr consensos: inserción internacional, reducción del costo del Estado, reforma laboral, educación y formación, innovación, seguridad, entre otros.

El presidente Tabaré Vázquez “toma estos temas con un entusiasmo bárbaro” y “los asume con convicción y mucha responsabilidad”, pero “no da abasto con éstas tareas operativas”

Consultada  por un participante respecto a que temas cree que realmente se puede lograr un acuerdo, Benavente comenzó señalando que en inserción internacional parece que, más allá de algunos sectores particulares, está primando la idea en todo el espectro político de lograr mayores acuerdos comerciales con el mundo.

También indicó que ante la dura problemática actual, la seguridad también es un tema donde el espectro político puede buscar consensos, como forma de encontrar las respuestas más adecuadas a una problemática que no tiene una solución sencilla.

Asimismo, estimó que podría darse un acuerdo sobre la determinación de una “regla” en materia fiscal, ya que el Gobierno está viendo con preocupación cómo no se logra bajar el nivel de déficit, pese a los ajustes que ha realizado.

En Educación, Benavente se mostró optimista con alcanzar un acuerdo, e hizo mención a la amplia convocatoria que tuvo la presentación del “Libro Abierto. Propuestas para Apoyar el Cambio Educativo” de Eduy 21. Si bien hubo voces que estimaron que las propuestas van a tener poca aceptación en el oficialismo, Benavente, sostuvo que las propuestas van más allá de esta administración y fueron bien recibidas por actores de todos los partidos políticos, no sólo de la oposición.

No obstante, la presidenta de Acadeco aseguró que hay un punto donde ve muy difícil alcanzar un acuerdo por la falta de voluntad de todas las partes: una reforma del mercado laboral. Para Benavente es un tema que debe atenderse ya que es la principal limitante que nos marcan los indicadores internacionales de competitividad, pero no cree que tenga mucho respaldo a nivel político ni del oficialismo ni en la oposición. “Es un tema muy conflictivo”, opinó.