Tras el Covid-19, SiGa colocó un 65% más de créditos que en 10 años

Día Nacional de las Micro, Pequeñas y Medianas Empresas

El Sistema de Garantías (SiGa) Emergencias puesto en marcha a raíz del Covid- 19 lleva garantizados 10.000 créditos por un total de US$ 343 millones. “En cuatro meses de funcionamiento, este fondo ha colocado el 65% de lo que colocó el SiGa Pymes en más de 10 años”, aseguró a CRÓNICAS la presidenta de la Agencia de Desarrollo (ANDE), Carmen Sánchez,  en el marco de la celebración por el Día Nacional de las Micro, Pequeñas y Medianas Empresas.  “En otras épocas, esta cifra no ascendía a los 1.000 créditos en todo un año”, puntualizó.

Ayer 13 de agosto se celebró el Día Nacional de las micro, pequeñas y medianas empresas (mipymes). El grupo representa el 99,5% de las empresas nacionales y genera el 67% de los puestos de trabajo. En un evento celebrado en la Torre Ejecutiva, autoridades nacionales hicieron énfasis en que estas empresas resultan clave para la reactivación de la economía y la superación de la adversidad generada por la pandemia de Covid-19. 

A su vez, las micro, pequeñas y medianas empresas son también las más golpeadas por la crisis. Según datos de la Agencia Nacional de Desarrollo (ANDE), a raíz de la emergencia sanitaria hay 7.000 empresas cotizantes menos, lo que resulta en 40.000 puestos de trabajos perdidos entre febrero y junio de 2020.

En este marco, el gobierno nacional, de la mano de la ANDE, presentó los datos más relevantes del rubro y delineó los objetivos a futuro para fortalecer a empresas y emprendimientos uruguayos.

Para esto, la Agencia propone llegar a todo el país con respuestas específicas, apostar a la digitalización y potenciar el acceso a mercados internacionales.

Por María Noel Durán | @MNoelDuran

 

Saltar del Uruguay al mundo

La presidenta de la Agencia Nacional de Desarrollo (ANDE), Carmen Sánchez,  conversó con CRÓNICAS acerca de la actualidad de las pequeñas y medianas empresas uruguayas. La licenciada en Economía aseguró que uno de los objetivos de la actual administración de ANDE es que las micro, pequeñas y medianas empresas se visualicen en el mercado internacional. Al día de hoy, solo el 10% de las mipymes exportan sus productos o servicios, y tan solo un 3% corresponde a micro o pequeños empresarios. “Llegar a otras partes del mundo es posible y  es una pata fuerte que trabajamos junto con Uruguay XXI, el sector privado y la Unión de Exportadores”, resaltó.

-¿Cuáles son las principales barreras que deben sortear las mipymes uruguayas?

-Claramente, una de las barreras es poder acceder a mercados más competitivos donde se reconozca el valor agregado de la empresa. Esa es una de las dificultades que tienen normalmente las microempresas que, generalmente, se quedan en el barrio, en la localidad donde viven y operan, y eso las limita mucho en su crecimiento.

También tienen otras barreras financieras y la Agencia trabaja para revertirlas. Se trata del acceso al crédito, no tanto por la disponibilidad de créditos que pueda haber, sino por los requisitos que se le exigen a la empresa para acceder a los mismos. Eso es algo que los bancos piden porque deben cumplir con determinadas normas provenientes del Banco Central. Por eso entendemos que es bien importante el desarrollo del mercado de microfinanzas que permite dar créditos a microempresas en condiciones más favorables.

También queremos profundizar en este periodo el trabajo en cuanto al marco legal, a la apertura y el cierre de las empresas, poder facilitarle eso al microempresario que, habitualmente, no tiene un gerente contable sino que es él quien produce, vende y hace los trámites. Tiene que poder hacer sus trámites online para no perder tiempo.

En este contexto, ¿qué importancia tiene la  digitalización?

Sin dudas el tema de la digitalización es un foco en el que vamos a trabajar mucho desde ANDE. Esta crisis nos ha demostrado que si bien todos los uruguayos hicimos una inversión muy importante en cuanto a fibra óptica, los empresarios no han logrado apropiarse de esos beneficios y les cuesta mucho.

Cuanto más chica es la empresa, más cuesta que tengan software contable, a herramientas digitales o al comercio electrónico. Esta crisis nos demostró que es un camino para trabajar y ANDE lo recorre para que las mipymes  puedan acceder a nuevas formas de comercialización, a software de gestión que les permita llevar un control de sus ventas, de sus inventarios y sus costos, sumado a la evolución tecnológica relacionada a los automatismos que también impacta mucho en la productividad de las empresas.

¿Hay una apuesta a que más empresas puedan pensar en la exportación para ampliar su mercado?

Es fundamental. La tecnología nos permite comercializar productos y servicios de forma global. A través de una página web o de una plataforma comercial una empresa puede ofrecer su producto a todo el mundo. Hay que demostrarle a las empresas que es posible.

La microempresa no visualiza que a través de la computadora puede estar con su producto o su servicio en todo el mundo. Llegar a otras partes del mundo es posible y es una pata fuerte que trabajamos junto con Uruguay XXI, el sector privado y la Unión de Exportadores. La meta es que las pymes puedan hacer su exportación o que, incluso, los emprendimientos se conciban de cara al mercado externo.

Al día de hoy, ¿qué porcentaje de mipymes son exportadoras?

Las que logran exportar se encuentran en el entorno del 10% del total. Esto está altamente influenciado por medianas empresas; las micro y pequeñas están en el entorno del 3%.

Según datos de la Encuesta Nacional de Mipymes, realizada en 2017, un 8% de las micro, pequeñas y medianas empresas tienen acceso al crédito y un 19% pudieron acceder con dificultades. ¿Es necesario que se creen más instrumentos para respaldarlas?

Creo que hay que potenciar y poner a disposición los que ya existen. Cuando se tomaron esos datos ya existía, por ejemplo, el Sistema de Garantías (SiGa) pero era un instrumento que no era utilizado ni por los bancos ni por las empresas.

El actual SiGa que se abrió el 6 de abril, hasta el 7 de agosto lleva garantizados 10.000 créditos -por encima de los US$340 millones-. En otras épocas, esta cifra no ascendía a los 1.000 créditos en todo un año. 

Esto demuestra que el instrumento sirve y estaba disponible porque, además, las garantías son un problema que realmente tienen las pequeñas empresas cuando van a acceder a un crédito y no tienen capital o un bien mueble para poner como respaldo. En este caso está el Estado dándole la garantía para acceder a ese crédito. La herramienta estaba, pero no se estaba trabajando bien, las cifras lo demuestran.

En medio de la pandemia hemos tenido capacitaciones con ejecutivos de todos los bancos privados y del Banco República para atender a las pymes en el Sistema de Garantías y eso también ha hecho explotar el SiGa; hoy los bancos lo están viendo como un instrumento a utilizar con las pequeñas empresas.

¿Cómo ve la reactivación económica en las mipymes tras el impacto que significó el Covid-19 en el plano comercial?

En estas semanas empezó a moverse la economía. El ministro de Trabajo y Seguridad Social, Pablo Mieres, informó que el seguro de desempleo, si bien todavía es alto, comenzó a disminuir. Quiere decir que la economía está empezando a reactivarse. El proceso todavía es lento y hay muchas empresas que están con niveles de actividad muy bajos.

Creo que lo importante a destacar, en cuanto a las mipymes, es que uno de los principales objetivos del gobierno era brindarles liquidez, que tuvieran el crédito que necesitaran para no cortar la cadena de pagos. Esa era una verdadera preocupación porque podía desencadenar consecuencias mucho más graves a futuro. Eso se cumplió, en general las empresas tuvieron liquidez, lo que es un gran logro.

Los programas de créditos de la Agencia han dado buenos resultados y nos indica que el objetivo que teníamos de dar liquidez a las empresas efectivamente se consiguió; nos queda que la reactivación sea más fuerte y que tenga los impactos que queremos en el empleo. La apuesta está en que las empresas se reactiven y sigan con los niveles de empleo que tenían antes.

En el marco del Día Nacional de las Mipymes, ¿cuál es el principal desafío de ANDE en relación con las pequeñas y medianas empresas?

El primer objetivo de ANDE en relación con las mipymes es poner en agenda lo importante que son estas empresas para el país, para el entramado social y empresarial de los uruguayos. 

La mayoría de las empresas que tenemos están comprendidas en este grupo y son las principales generadoras de trabajo.

Desde ANDE nos gustaría trasmitirle a los pequeños empresarios que la Agencia está de puertas abiertas para ayudarlos. Estamos siendo una agencia cercana. Durante la pandemia hemos dado respuesta a 36.000 consultas, una cifra inédita para ANDE, estamos visitando empresas, estamos cerca y así queremos que nos vean los pequeños empresarios porque podemos ser su socia en esta tarea de desarrollar el país.


La celebración

Ayer jueves la Torre Ejecutiva fue el lugar elegido para celebrar el Día Nacional de las micro, pequeñas y medianas empresas. Ante la atenta mirada del presidente de la República- Luis Lacalle Pou-, la vicepresidenta -Beatriz Argimón- y la primera dama -Lorena Ponce de León-, expusieron el ministro de Industria- Omar Paganini-, la ministra de Economía -Azucena Arbeleche- y la presidenta de ANDE- Carmen Sánchez-, quienes estuvieron acompañados por los ministros de Turismo y de Ganadería, German Cardoso y Carlos María Uriarte, respectivamente.

Con el respaldo de la industria

En este marco, el ministro de Industria, Omar Paganini, hizo énfasis en el desarrollo de las mipymes en todos los campos con altos estándares de calidad, incorporando tecnología, innovación, preocupadas por el factor medioambiental, la inclusión social y apostando a la internacionalización.

“Cuando se piensa en las mipymes hay que pensar en proyectar el país al exterior e incorporar la igualdad de oportunidades”, resaltó el ministro.

Paganini aseguró que es necesario apuntar a una visión de país en la que los emprendedores puedan desarrollar sus sueños. “Por eso queremos llevar a cabo políticas que nos permitan desarrollar esta visión”, señaló y agregó que el peso “estará puesto sobre sus hombros, pero pueden contar con nuestro apoyo”.

El brazo ejecutor

“Entendemos que no es una opción apoyar a las mipymes sino que es una obligación como gobernantes”, aseguró la presidenta de ANDE, Carmen Sánchez, durante su alocución en Torre Ejecutiva. 

Sánchez tomó como premisa que la diferencia de competitividad entre los países más desarrollados y los que están en vías de desarrollo depende de la competitividad de las mipymes.

Por eso, la Agencia Nacional de Desarrollo, apuesta- en los próximos cinco años- a ser un brazo ejecutor del Poder Ejecutivo en las políticas públicas referidas a este grupo. 

Como agencia nacional, ANDE propone que todos los programas y herramientas lleguen a cada rincón del país. “Es necesario trabajar en cada departamento con respuestas específicas para cada uno”, indicó y subrayó: “De nada sirve desarrollar instrumentos en Ciudad Vieja si no llegan a Tranqueras y no pueden implementarse en Treinta y Tres”.

Digitales e internacionales

Según la Encuesta Nacional de Mipymes del año 2017, el 38% de las mipymes no tenía computadoras o laptops, el 48% no tenía celulares con fines empresariales y el 62% declaraba no tener programas informáticos para realizar tareas administrativas, contables o financieras. Estos guarismos, a su vez, se hacían más grandes cuanto más pequeñas eran las empresas.

“Queremos que el 100% de las mipymes mejoren sus indicadores de uso de tecnologías digitales”, apuntó Sánchez durante la celebración y recordó que esto está estrechamente ligado a la capacidad de internacionalización de las firmas.

Tal como señaló a CRÓNICAS, Sánchez reafirmó que tan solo el 3% de las micro, el 6%  de las pequeñas y el 10% de las medianas empresas declara realizar exportaciones de forma directa.

Teniendo en cuenta las reducidas dimensiones del mercado interno, el gobierno apuesta a redoblar esfuerzos para potenciar estas cifras con ANDE como brazo ejecutor.

En emergencia

A exactos cinco meses de que se conocieran los primeros casos de Covid- 19 en el país, las autoridades rindieron cuentas de los resultados de las medidas tomadas por el Poder Ejecutivo para respaldar a los empresarios.

Tanto Sánchez como Arbeleche hicieron alusión al Sistema de Garantías (SiGa Emergencia) que, fondeado por el Ministerio de Economía y Finanzas, lleva garantizados más de 10.000 créditos por un total de US$ 343 millones.

De hecho, en cuatro meses de funcionamiento, este fondo logró ejecutar el 65% de lo que colocó el SiGa Pymes en más de 10 años.

A su vez, la Agencia diseñó e implementó líneas Covid dentro del Programa de Crédito Dirigido y el Seguro por Cese y, entre ambos programas, se otorgaron más de 42.000 créditos por US$ 30 millones lo que representa el 74% de lo que la Agencia apoyó en créditos productivos en toda su cartera de instrumentos desde sus inicios en 2016 hasta principios del 2020.

Los motores de la economía

La ministra de Economía y Finanzas, Azucena Arbeleche, se refirió a la importancia de mantener a flote la economía en medio de la emergencia sanitaria. “Muy tempranamente expresamos que los motores de la economía no podían dejar de funcionar. Con eso marcábamos postura de que no teníamos que ir a la cuarentena y que la economía tenía que seguir en marcha; esos motores se representan en las micro, pequeñas y medianas empresas”, ratificó Arbeleche.

La ministra hizo alusión a  medidas implementadas como el subsidio a los monotributistas Mides, la asistencia financiera a monotributistas y a pequeños empresarios y el aplazamiento de tributos. “Se proveyó de toda la liquidez necesaria para que transitaran la pandemia sin que se cortara la cadena de pagos ni quebraran las empresas”, enfatizó la ministra.

Asimismo recordó que, en conjunto con el Ministerio de Trabajo y Seguridad Social, se tomaron medias sociales, como el seguro de desempleo parcial- todavía vigente- o el seguro de enfermedad para mayores de 65 años.

A futuro

Las autoridades presentes resaltaron la necesidad de eliminar la burocracia que rodea a las mipymes. “Austeridad también es que cada peso que dan los uruguayos a las mipymes llegue a ellas y no se diluya en intermediarios”, aseveró la presidenta de ANDE.

Para esto se apuesta a detectar superposiciones y evitar que emprendedores y empresas se pierdan en “un sinfín ventanillas buscando un apoyo”.

De cara al futuro, el gobierno avanza en la creación de un Observatorio Mipymes para generar nueva información estadística que recoja la evolución de estas empresas. 

Asimismo, tanto Sánchez como Arbeleche, hicieron referencia a eliminar brechas normativas y tributarias. Ambas promovieron la  facturación electrónica y la posibilidad de tributar de acuerdo a su facturación y no por un monto fijo.

En la misma línea, Arbeleche señaló que se optimizarán las tarifas públicas para todas las empresas a raíz de mejoras en las empresas reguladoras.

La ministra afirmó que a modo de articular “el salto hacia la internacionalización de las pymes” se trabajará también en el capítulo Mercosur – Unión Europea.

“Quisiéramos destacar que el apoyo será de forma coordinada”, señaló Arbeleche y apuntó que los ministerios alinearán sus acciones con Inefop, Uruguay XXI, ANII y la propia ANDE.


Acceder al crédito

Una solución para cada mipyme

La directora comercial de BBVA Uruguay, Rosario Corral, y el director de Client Solutions del banco, Franco Cinquegrana, aseguraron que el cliente es el centro de su negocio y que las pequeñas y medianas empresas tienen un lugar fundamental como motor de la economía del país.

“Basados en nuestro modelo de gestión de cercanía, estamos al lado de las pequeñas y medianas empresas en todo su ciclo de vida: desde que emprenden hasta que se consolidan y, de esa manera, asistimos de manera integral sus necesidades en cada momento”, apuntaron los expertos.

La oferta de préstamos de BBVA se ajusta a cada realidad: para comenzar el negocio y crecer, financiamiento de cuentas a cobrar e inversiones y también servicios para atender al pago de sus empleados y proveedores, productos de comercio exterior (para importar y exportar) y préstamos a mediano plazo para inversiones de capital, son algunos de los productos que el banco pone a disposición de este segmento.  

Asimismo, aseguraron que existen opciones diferenciales para los empleados de las empresas quienes, en definitiva, son las familias: ayudarles en la compra de su auto, casa, en financiar sus gastos corrientes a través de tarjetas de crédito con amplios beneficios o contratar diferentes tipos de seguros según sus necesidades, en función del ciclo de vida en el que se encuentren.

“Cada cliente cuenta con un gestor comercial disponible para atender sus necesidades y ser parte de la solución a sus requerimientos y le brindamos a la empresa la libertad de elegir la forma de relacionarse con el banco, realizando su operativa de manera presencial o de manera remota, brindando los mayores avances tecnológicos como ser, por ejemplo, la firma digital. BBVA es el único banco en permitir la operativa de “firma digital nivel 3”, lo que equivale a una firma autógrafa y permite a los clientes la contratación de operaciones de manera remota”, concluyeron Corral y Cinquegrana.

Créditos blandos para empresas saludables afectadas por la pandemia

Las líneas de créditos blandos ofrecidas por el Banco República en el contexto de la pandemia de Covid-19 tuvieron una fuerte aceptación en un mercado que los necesitaba.

En línea con la famosa expresión que une los conceptos de crisis y oportunidad, el Banco República encontró en la pandemia una razón para acercarse con más fuerza a los empresarios y emprendedores uruguayos, con soluciones concretas y una actitud proactiva.

Desde comienzos de abril, la institución creó una línea de préstamos blandos para las micro, pequeñas y medianas empresas. Estos préstamos tienen tasas bonificadas, plazo de entre 13 y 36 meses, período de gracia de seis meses, y una garantía SiGa por hasta el 80% del crédito.

En paralelo, se creó una línea de créditos express para pequeños emprendedores por hasta $200 mil, con una tasa de 17% en pesos y un plazo de hasta 48 meses con seis de gracia, que no requieren garantía y que se pueden gestionar en las 130 sucursales del BROU en todo el país.

“Los créditos blandos son una gran herramienta para asistir a aquellas empresas que, antes de la pandemia, tenían una situación saludable y que, en este contexto, necesitan liquidez para seguir funcionando. A esas empresas apuntan nuestros esfuerzos”, comentó el presidente del Banco República, Salvador Ferrer.

El Banco República ofrece herramientas tecnológicas para hacer todas las gestiones a distancia, ya sea por eBROU, appBROU o por la línea de WhatsApp 21996000.