Liderazgo en formación en la IEEM

Las clases > DEL PROGRAMA COMIENZAN EL 7 DE MAYO Y VAN HASTA EL 11 DE JULIO

Cerca de 60 jóvenes menores de 30 años se hicieron presentes en el auditorio de la IEEM debido a que la Escuela de Negocios de la Universidad de Montevideo lanzó su Programa Líderes de Impacto Global (PLIG) en un evento que contó con la disertación de Pablo Regente, decano de la institución; Fernando Pereira, presidente del PIT-CNT; Pablo Zerbino, presidente de la ARU, y Federico Barreto, director del INJU.

Los participantes deben ser profesionales universitarios de entre 24 y 30 años, con un año como mínimo de experiencia laboral, que deberán hacer un proceso de admisión y serán seleccionados por un comité. El programa tiene como objetivo desarrollar a jóvenes líderes con experiencia en política, el sector público, el sector privado y la sociedad civil.

Se contará con el expertise de profesores extranjeros provenientes de Latinoamérica, Estados Unidos y Europa. Según Regent, “la globalidad hoy está en esta participación de aliados y profesores internacionales, pero se suma la vocación de extender el programa a la región, por ejemplo, sumando ya en esta primera edición la interacción con argentinos a través de un módulo en ese país”.

El director del INJU fue quien comenzó y destacó que las edades de quienes podrán acceder al programa son cruciales ya que es en esa etapa de la vida donde las personas más se animan a tomar decisiones, además del hecho de que “se suman perspectivas interesantes en un país que se torna hostil con las juventudes”, aseguró.

Para Barreto, este punto se toma como uno de los más desafiantes para un joven que desea acceder a puestos en política relevante, ya que “especialmente en la política, las opiniones se toman como válidas después de que una persona llega a la edad de 50 o 60 años”.

En ese sentido, Fernando Pereira coincidió con la opinión del director, y añadió que los jóvenes deben derribar esas barreras y prejuicios, y valorar el país. Explicó que Uruguay es un lugar abierto al diálogo en todos los sectores. “Esto es un potencial para cualquier actividad; quizás es menos admirado por los uruguayos, pero muy halagado en el exterior”, subrayó.

Pereira añadió que es necesaria la rotación de los políticos para que haya más acercamiento por parte de la juventud, es decir, darle espacio a las nuevas generaciones. Al mismo tiempo, aseguró que cada vez más las personas se capacitan, y se cuestionó que “si hoy tiene dificultades de acceso al empleo alguien de poca preparación, ¿cómo va a tener empleo en el nuevo panorama donde las exigencias serán mayores y la competencia aumentará?”.

Dijo también que no hay manera de trabajar sin estar educado, ni hay forma de estar educado sin trabajar y por eso es importante “pensar el mundo del trabajo y pensar en la educación que se necesita, unir educación y trabajo, que parecen separadas por una barrera de hierro”.

Por otra parte, aunque en la misma línea que los disertante anteriores, Zerbino indicó que “de aquí en adelante y cada vez más será necesario estar preparado para ser útil en el escenario mundial”. Y destacó la importancia del programa, catalogándolo como “una instancia básica para lograr un mejor país”.

En síntesis, todos los disertantes tomaron como puntos centrales los cambios en el ámbito laboral, las exigencias en las capacitaciones, el proceso tecnológico y cómo los líderes deberán estar preparados para afrontarlos. El titular de la gremial agropecuaria, catalogó como “fundamental” la participación público-privada. Y agregó que en sus años de experiencia se dio cuenta “que hay que tener cabeza abierta y cooperar”.

El decano del IEEM, Pablo Regent, sostuvo que lo importante es poder interactuar en un mismo ámbito personas que provienen de mundos diferentes. “Queremos que aprendan que más allá de las diferencias en sus ideas, la clave del desarrollo está en saber trabajar codo a codo con el que piensa diferente, en competir por una idea de sociedad a partir de construir y no de destruir”, A su vez, ejemplificó en que los oradores del lanzamiento fueron un claro ejemplo de lo que se busca lograr en el aula.