Brasil es el tercer exportador de productos agrícolas del mundo dentro de los estándares internacionales

UNO DE LOS MAYORES EXPORTADORES DE SOJA, MAÍZ, CAFÉ Y CARNE

El gigante latinoamericano, con su enorme potencial, procura continuar creciendo para abastecer a más de 150 países, y más de 1.200 millones de habitantes en todo el mundo, amén de satisfacer su mercado interno de más de 200 millones personas. Aumentó su producción en base al crecimiento de su productividad.

El presidente del Consejo Científico para la Agricultura Sostenible (CCAS), el ingeniero agrónomo José Otávio Menten dijo al portal MilkPoint que muchos se preguntan si es posible que Brasil produzca alimentos para todo el país y aún pueda exportar a más de 1.200 millones de habitantes en todo el mundo. Y con sostenibilidad. “Y la respuesta es sí”. 

“No necesitamos aumentar nuestra superficie cultivada para producir más. Hoy hemos aumentado nuestra producción, principalmente gracias al aumento de la productividad. Es decir, con la incorporación de nuevas tecnologías para los agricultores, generadas por la investigación”.

Agregó que “si tuviéramos que entregar la cantidad de granos que producimos hoy con la misma productividad que hace 40 años, sería necesario tener el doble de la superficie cultivada actual, lo que significaría la destrucción de bosques para ampliar la superficie”.

Entre los diversos factores que influyen en la productividad, uno de ellos son las plagas, que son todos seres vivos nocivos para la producción: insectos, ácaros, hongos, bacterias, nematodos y malezas. Estas plagas, a pesar de todas las técnicas “que utilizamos en la actualidad, provocan alrededor del 40% de los daños en la producción”, es decir, una variedad que tiene el potencial de producir 10 toneladas por hectárea, logra producir solo seis.

Por ello, se debe realizar un adecuado manejo de las plagas, que es el uso de todos los métodos y procesos disponibles, de manera integrada. “Debemos evitar la introducción de plagas que no existen en el país, utilizar materiales de propagación saludables, cultivares resistentes y prácticas de cultivos adecuadas, sin embargo, cuando estos métodos preventivos no tienen éxito, es necesario utilizar pesticidas, tanto químicos como biológicos. A través de ellos, podemos controlar las plagas y mantener bajas sus poblaciones. Si no los usamos en Brasil, la estimación es que habrá una pérdida del 50% en la producción”.

Sostuvo que “necesitamos asegurarnos de que los productores utilicen pesticidas de manera segura; que productores buenos y eficientes para el control de plagas, pero que también cumplan con los requisitos ambientales y toxicológicos”.

Es por eso que en ese país existe un proceso de registro: solo se utilizan los productos que están registrados luego de ser sometidos a una rigurosa evaluación por parte del Ministerio de Agricultura, Ganadería y Abastecimiento (MAPA) considerando aspectos agronómicos; IBAMA, considerando aspectos ambientales; y ANVISA, por aspectos toxicológicos.

Para lograr esta situación es necesaria una gran inversión. Un nuevo producto solo llega al mercado después de 10 años de trabajo con investigadores y científicos de diferentes áreas, con un costo aproximado de 250 millones de dólares.

Una vez producidos y aprobados, los productos deben usarse correctamente. Siempre siguiendo buenas prácticas agrícolas, con recetas agronómicas, respetando ítems como dosis y período de gracia. Esto garantiza la producción de alimentos de calidad. 

Brasil es un país que produce en cantidad y en calidad. “Producimos alimentos saludables a un precio más bajo que en el pasado para la población brasileña, que hoy tiene una mejor calidad de vida, en cuanto a la exportación a más de 150 países. Estamos entre los mayores productores y exportadores de soja, maíz, azúcar, café, jugo de naranja, carne (res, pollo, cerdo), pero también exportamos frutas y verduras”.

Menten afirmó que “Nuestros compradores externos, a través de un sistema de seguimiento, avalan la calidad de nuestros productos.  Nuestros alimentos están dentro de los estándares internacionales. Somos el tercer exportador de productos agrícolas del mundo, solo superado por Estados Unidos y la Unión Europea”. 

Siguiendo las recomendaciones de los técnicos, los plaguicidas garantizan productos de calidad y agricultura sustentable, suficiente para seguir colocando a Brasil como el granero más grande del mundo y el país que satisfará la demanda de alimentos a nivel mundial.