Mientras el volumen de faena se ubica sobre las 50 mil cabezas, cae el precio del ganado

ABIGEATO, ESTAFA Y EL RETORNO A MARCAR EL GANADO

Es intensa la actividad en las distintas plantas de faena. Desde hace dos semanas en los frigoríficos se faenan más de 50 mil cabezas con una gran extracción de los campos; pero no todo es color de rosa, porque el incremento de la actividad ha provocado una caída en los valores de las haciendas.

En la última reunión de los consignatarios de ganado se estableció que el valor del novillo de exportación especial, en pie, en US$ 1,80 el kilo y a la carne en US$ 3,23 el kilo. Para las vacas especiales, en pie US$ 1,55 y a la carne US$ 3,05 el kilo, y las vaquillonas especiales US$ 1,64 en pie y US$ 3,13 el kilo a la carne respectivamente.

El comentario de la ACG (Asociación de Consignatarios de Ganado), dice “Mayor participación de ganado de la Cuota 481 mantiene el buen nivel de faena y se ajustan los valores”.

La información sobre las distintas categorías de ovinos indica que los corderos pesados cotizan a US$ 3,40 el kilo, los borregos a US$ 3,32 el kilo, los capones US$ 3,14 y las ovejas US$ 3,00 el kilo. El comentario marca que “con buena colocación para el cordero mamón, continúa la dificultad para concretar nuevos negocios en el resto de las categorías”.

La razón del volumen de faena se fundamenta en que está destinado al cumplimiento de la cuota 481 para la Unión Europea. Si se considera que son negocios cerrados con 90 días de anticipación, se reduce la demanda por ganados prontos, al ser menor la capacidad de absorción por parte de la industria.

La demanda esta bien posicionada, altamente comprada y sin apuro por presionar sobre los valores. En tanto la oferta continúa en aumento, algo que es natural a esta altura del año.

El valor de US$ 3,23 para los novillos de exportación sufrió un descenso de 5 centavos de dólar sobre la semana anterior;  las vacas gordas cayeron 13 centavos y las vaquillonas perdieron 3 centavos.

Marcar

Los ganaderos están enfrentando algunos problemas que no esperaban. La denuncia contra un productor de Treinta y Tres por abigeato y  estafa hacen fruncir el ceño a muchos; por otro lado, el robo de caballos, ovejas y vacunos que posteriormente son faenados clandestinamente sorprende a todos. Esto está generando una reacción que no es la mejor, pero la gente se cansó y hablan de hacer justicia por mano propia.

Pero lo más insólito se ha dado a conocer a la sombra de un incremento del abigeato que ha crecido en forma explosiva en los últimos años, hecho que fue denunciado muchas veces por las gremiales agropecuarias.

El caso más resonante surgió hace pocas semanas al encontrarse 5.528 caravanas para el ganado vacuno en un galpón. En este hecho está involucrada que está registrada en el MGAP como productor y como operador de movimientos.

Figura como productor y propietario, tiene los DICOSE físicos con campo y sin campo como tenedor y propietario interdictos, así como también en el caso del de sus hijos.

Sobre este tema el Ministro de Ganadería, Agricultura y Pesca, Enzo Benech, dijo que “la propiedad del ganado no la caravana, sino la marca del establecimiento”. A pesar de ello, “la utilización de la marca ha quedado en desuso, a pesar de existir un artículo que establece la obligatoriedad de esta herramienta” afirmó.

Para evitar el abigeato se fortalecerá la fiscalización de las marcas en las ferias ganaderas y las diferentes comercializaciones de animales, utilizando la guía de propiedad y tránsito.

En este caso, se “trata de una persona que conoce muy bien el sistema y que lo ha utilizado para cometer este delito como operador de movimientos ante el Sistema Nacional de Información Ganadera” (SNIG), sostuvo.

De acuerdo al MGAP, se trata de un caso de delitos múltiples que incluye abigeato, uso indebido de caravanas de trazabilidad, falsificación de documento público y simulación de transacciones de hacienda en el SNIG, por ejemplo declarando como animales muertos virtuales 952, de dos DICOSE diferentes.

Esta persona manejaba varios animales pertenecientes a un fondo inversor lo que le permitió realizar las estafas.