¿Cómo está cambiando el turismo con el Covid-19?

Columnas> Confederación Empresarial del Uruguay

Foto: Pixabay

Casi 100.000 millones de euros. Esa es la cifra que Exceltur, la asociación para la excelencia turística en España, estima que perderá este sector debido a la crisis ocasionada por el Covid -19, uno de los más dañados de la economía española. La asociación también calcula que 2020 cerrará con una actividad un 64,7 % inferior a la de 2019. De hecho, solo en el último mes, en España, según los datos de la herramienta Pulso de Banco Sabadell, que permite analizar en tiempo real la evolución de la recuperación del país, la actividad comercial según el pago con tarjetas en hoteles y viajes de los últimos siete días representa el 15,96% del mismo periodo del año anterior, lo que supone una profunda caída de más del 84%; otros sectores relacionados con el turismo también se han visto afectados, un buen ejemplo sería el de la restauración, que muestra una actividad del 38,09%, es decir, una caída del 61,91% respecto a las cifras de 2019.

A pesar de los datos y las malas previsiones, “no hay que caer en el pesimismo, -apunta José María Martín Rigueiro, director de negocio turístico de Banco Sabadell-. Estamos ante una situación inesperada y llena de incertidumbres, pero en España estamos a la vanguardia del turismo mundial, y debemos apoyarnos en esa fortaleza para superar esta crisis, como ya se ha hecho en otras ocasiones”.

Si bien este experto apunta que aspirar a volver a la situación de diciembre de 2019 no sería realista, “porque los últimos seis años las cifras del turismo han sido de récord”, Martín considera que la reactivación del sector “llegará entre unos 12 o 18 meses en el caso del turismo vacacional, mientras que en el de los viajes de negocios puede prolongarse hasta los 24 meses. Pero todo dependerá de factores sanitarios que permitan garantizar que España es un destino totalmente seguro”.

Sobre los efectos que esta crisis ha tenido, Martín apunta que el turismo nacional ha servido como balón de oxígeno para el sector. “El comportamiento del turista español ha ayudado a mantener establecimientos abiertos, no tener que despedir plantilla, y que incluso casas rurales y pequeños hosteleros se hayan visto beneficiados. También se han visto cambios: el aparcamiento de caravanas, por ejemplo, que cuenta con unos 600.000 vehículos, ha tenido una reserva del 100%”. Según el Observatorio Nacional del Turismo Emisor (ObservaTUR) hasta un 70% de los españoles ha viajado este verano a otras comunidades, buscando sobre todo destinos menos masificados y más cercanos a sus lugares de residencia, priorizando en mayor medida el turismo de naturaleza, el ecoturismo y los viajes de relax y bienestar.

Así ha sido el verano del coronavirus

Según datos de Hosteltur, Baleares, Huelva, Málaga, Las Palmas y Alicante han sido las provincias con más reservas durante este verano por turistas nacionales, si bien las islas y la provincia de Málaga han sido las zonas más perjudicadas por la falta del turismo extranjero, con hasta un 80% menos de viajeros. Con la huida de zonas masificadas, la apuesta por el turismo de naturaleza y de interior han sido las zonas escogidas por el turista nacional. Así, los datos de pernoctaciones del Instituto Nacional de Estadística (INE) reflejan que Asturias (-24,2%), Guadalajara (-32,4%), Soria, Cantabria y Ávila (-34% las tres) son los destinos que menor descenso han sufrido en toda España.

En cuanto al número de establecimientos abiertos, según el INE, en agosto se registró un 23,2% menos que en el mismo mes de 2019, y una caída de plazas de hasta el 35,6%, ya que buena parte de los alojamientos cerrados son hoteles de gran ocupación a los que no les ha sido rentable adaptarse a la ‘nueva normalidad’.

Sobre el modo de viajar, desde el portal de reservas Destinia apuntan que las reservas han sido más cortas y en establecimientos de menor categoría para poder ahorrar y seguir viajando, si bien los precios nacionales han experimentado una bajada global del 10%.

BLUEMEDIA STUDIO 30.09.2020