Tensión financiera vuelve a crecer en Argentina y los mercados tiemblan de nuevo

Crisis > Mercados reaccionaron negativamente a medidas

Foto: Pixabay

El gobierno argentino anunció una batería de medidas para “aliviar la carga financiera” de corto y mediano plazo, que incluyen una reestructuración de la deuda buscando estirar los vencimientos de la misma. Sin embargo, lejos de tranquilizar a los mercados, las acciones y bonos argentinos se hundieron, el dólar se apreció, el riesgo país volvió a aumentar  y los contratos de dólar a futuro se llegan a negociar a 100 pesos argentinos para el mes de marzo.

La semana pasada desde estas mismas páginas hablábamos de una eventual calma, luego que el gobierno de Mauricio Macri y la oposición de Alberto Fernández mostraran señales de diálogo y que este último reafirmara que el país no entraría en default (ver CRÓNICAS del 23 de agosto). Pero fue como estar en el ojo de un huracán. El viento comenzó a resoplar y la inestabilidad parece haber vuelto, como se refleja en el mercado y en varios indicadores financieros.

Las tensiones políticas siguen latentes, y no está claro el rumbo de salida que tomará la futura administración, y tampoco es muy claro el camino trazado por la actual.

Para tratar de contener la locura, el ministro de Economía argentino, Hernán Lacunza, anunció una serie de medidas para “aliviar la carga financiera en el corto y el mediano plazo”.

“Vamos a extender los vencimientos de la deuda a corto plazo donde la refinanciación de pasivos aparece condicionada por la incertidumbre electoral, tanto en pesos como en dólares, usualmente conocidas como Letes y Lecaps solo para los inversores institucionales, no para las personas humanas”, explicó, detallando que estas últimas “cobrarán la totalidad de sus acreencias a su vencimiento en tiempo y forma tal como está previsto en el título original”.

Lacunza explicó que este grupo representa el 90% de los tenedores de esos títulos, y que son el 10% restante -bancos y tenedores de seguros- quienes percibirán “el pago completo con una extensión de plazo de entre tres y seis meses”.

También se elevará al Congreso un proyecto de Ley para extender de forma voluntaria los plazos de la deuda bajo jurisdicción local, sin quita de capital ni de intereses.

Así anunció la “extensión de plazo de los bonos de baja legislación extranjera con el mismo fin de extender los plazos de vencimiento sin quita de capital ni intereses a fin de completar un perfil financiero menos exigente a 2020-2023 que genere ese alivio financiero”.

Por último, se refirió al acuerdo con el FMI afirmando que se negociará para “reperfilar los vencimientos de deuda con dicho organismo”.

A través de un comunicado, el FMI anticipó que “el personal del Fondo está en proceso de analizar y evaluar” el impacto del anuncio realizado por Lacunza, y señala que las autoridades argentinas “han tomado estos pasos importantes para hacer frente a las necesidades de liquidez y para salvaguardar las reservas” internacionales del Banco Central de la República Argentina (BCRA).

Por lo pronto, los voceros del FMI señalaron que autoridades del organismo “permanecerán en estrecho contacto con las autoridades en el período adelante” al tiempo que destacaron que el FMI “seguirá al lado de Argentina en estos momentos desafiantes”.

No me calmo nada

Pero los anuncios no han apaciguado a los inversores, y las acciones y bonos argentinos se hundieron ayer jueves: Las acciones líderes de Bolsas y Mercados Argentinos  se desplomaron hasta 17% y el índice S&P Merval cedió 5,5%, mientras que los bonos perdieron hasta 12%. Paralelamente, el riesgo país continuó subiendo y alcanzó los 2.255 puntos básicos, reflejando la preocupación del mercado.

En este contexto, el dólar en Argentina volvió a tener una semana de presión al alza que fue contenida en parte por el BCRA.

Tras cerrar la semana pasada en un nivel de 55,14 pesos argentinos por cada dólar, esta semana llegó a cotizar a 58,02 pesos argentinos la unidad. Ayer jueves, registró un leve descenso ubicándose en 57,88 pesos argentinos por dólar, pero luego de una fuerte intervención del BCRA que tuvo que vender unos US$ 223 millones de reservas y aumentar la tasa de interés a 78%, para contenerlo.

De acuerdo a un artículo de El Cronista, los contratos a futuro del dólar de Rofex ya negocian un dólar a 100 pesos argentinos para marzo de 2020. Para setiembre se negociaron 2.000 contratos a 66 pesos. Para octubre se negoció a 72 pesos, noviembre a 77, diciembre a 83, enero a 90, febrero 94 y en marzo a 100 pesos.


Dólar en Uruguay sigue con tendencia al alza

En Uruguay el dólar volvió a tener una semana de apreciación.

El miércoles el billete verde registró un nuevo máximo valor nominal al alcanzar los 36,63 pesos por cada unidad. Ayer jueves el dólar interbancario cerró en 36,61 pesos lo que implicó una leve caída respecto al cierre del miércoles, pero que se dio luego de una fuerte intervención del Banco Central del Uruguay (BCU) que vendió US$ 61 millones entre emisiones contado y de dólar a futuro.

Desde que se reavivó la crisis financiera en Argentina tras los resultados de las elecciones primarias, el BCU lleva vendidos más de US$ 370 millones.

En pizarras del Banco República el dólar cotizó a 35,86 pesos la compra y 37,36 pesos la venta.