Fichte: “HSBC está comprometido en ayudar a los clientes a alcanzar sus sueños”

EDICIÓN EMPRESAS & NEGOCIOS Nº 100

Geoffrey Fichte, CEO de HSBC Uruguay


Imagina una plaza financiera local altamente digitalizada a nivel de servicios y productos, y en ese contexto, dice, HSBC ya ha comenzado a dar pasos muy concretos hacia ese futuro.

¿Cómo imagina al HSBC, en general, en el mediano y largo plazo, y cumpliendo qué rol en nuestro país?

Es muy difícil prever qué puede ocurrir en un período, por ejemplo, de 10 años, en la medida en que la tecnología continúa avanzando, y transformando la economía y los negocios. Puedo imaginar que a solo tres años estaremos ante una plaza financiera altamente digitalizada a nivel de servicios y productos. Vamos hacia una banca capaz de operar con altos estándares de seguridad, más accesible y disponible para el cliente durante las 24 horas. Tiene que ser también un modelo donde cada producto se desprenda de las necesidades del cliente.

HSBC ya ha comenzado a dar pasos muy concretos hacia ese futuro. Acabamos de participar en la primera operación de financiamiento de comercio exterior realizada a través de la tecnología de blockchain, algo que no tiene precedentes y que va camino a ser una realidad en otros mercados.

En la misma línea, HSBC anunció una inversión de hasta U$S 17 mil millones en tecnología en los próximos tres años, en el marco de su estrategia de crecimiento global. Es la inversión más grande en la historia de la banca global y nos consolida como un competidor a la vanguardia.

En Uruguay habrá más competencia, y HSBC está comprometido en ayudar a los clientes a alcanzar sus sueños. Por eso estamos fortaleciendo nuestros productos; por ejemplo, lanzamos el crédito hipotecario con la tasa más baja del mercado y seguimos manteniéndonos líderes en préstamos automotores en la plaza local.

¿Qué tareas fundamentales debería encarar el próximo gobierno en forma prioritaria pensando en el desarrollo de la banca privada y, además, en el camino de mejora de la bancarización?

La bancarización en Uruguay ha avanzado gracias al impulso que le han dado las autoridades, pero también por el compromiso y la participación del resto de los actores que nos hemos plegado al proceso. Para los bancos es un desafío, y también una oportunidad; y para que sea más relevante aún, es necesario que se genere una infraestructura similar para la implementación en todo el país. En nuestra agenda debe estar la educación de los usuarios, para que conozcan y aprovechen los beneficios que les ofrece la bancarización: mayor seguridad, transparencia y eficiencia.

Por otra parte, también es vital avanzar en materia de regulación para las fintech, para su mejor integración en un mercado que avanza hacia la transparencia.

En ese sentido, debemos fomentar la cooperación e intercambio de información para la prevención del lavado de activos y el crimen financiero, en conjunto con los mercados regionales.

¿Cuáles son los temas en que Uruguay, como país, tendría que poner énfasis, sin importar nivel ni sector de actividad, apuntando a un mayor desarrollo de su sociedad y de su economía en la próxima década?

Hace medio año que llegué a Uruguay, y desde que estoy aquí me encontré con un país con un potencial enorme.

Es un país reconocido por su solidez institucional, talento humano y su estabilidad política y económica. Es una muy buena base para proyectarse hacia el futuro, actualizando la gestión pública e incorporando las mejores prácticas que se están utilizando a nivel global. Eso le va permitir diferenciarse aún más de otros países de la región, posicionándose como un destino más atractivo para la inversión, y la atracción de capitales y talento.

Uruguay es un país abierto al mundo. Hoy por hoy tiene el desafío de convertirse en la plataforma de entrada a la región, generando condiciones de competitividad, sobre todo, en áreas de alto valor agregado, como es la tecnología, en función de los altos costos que insume operar en Uruguay.

Nosotros vemos aquí una gran oportunidad. El país hoy mira hacia Asia y China en particular. Creemos que nosotros, como banco global y líder en esos países, podemos ser un actor clave ofreciendo una atractiva oferta de productos y servicios.