Scotiabank inauguró su tradicional stand en la Expoactiva Nacional

Agro

Una vez más, Scotiabank dice presente en la Expoactiva Nacional a través de un stand, donde ofrece un amplio abanico de opciones crediticias para el sector. Para la institución, esta iniciativa es una muestra de la vocación por estar cerca de los clientes que apuestan al sector agropecuario en sus diversas formas.

Ayer jueves, Scotiabank inauguró su tradicional stand en la Expoactiva Nacional. En ese marco, el gerente de Pymes & Agro del banco, Alberto Noria, en diálogo con Empresas & Negocios, comentó la importancia de esta participación y señaló que la instancia es una buena oportunidad para tomar contacto directo con los productores, como así también con todos los actores de la cadena agrícola.

Recordó que Scotiabank es una entidad financiera muy ligada a este sector y, de hecho, es el banco privado con mayor presencia en el Interior del país. En este sentido, maneja una cartera importante de clientes del sector agropecuario, correspondiente al 50% de la cartera de pymes, aproximadamente.

“Nuestro banco se distingue por la permanencia”, aseguró Noria. Esto les permite trabajar en forma conjunta con distintos actores, desarrollando el conocimiento necesario para que los equipos de trabajo desarrollen soluciones a medida.

Generalmente, indicó, el productor que posee una pyme se acerca al banco cuando tiene alguna necesidad crediticia. “Cuando se marcha, se lleva además el valor agregado del asesoramiento acerca de cómo puede mejorar su performance productiva”, remarcó.

La oferta de productos de Scotiabank se apoya en tres grandes pilares. En primer lugar, la gestión del día a día, es decir, cómo manejar la empresa en sus necesidades diarias, mover fondos, solucionar descubiertos de uno o dos días, etc. En segundo lugar, el capital de trabajo; esto refiere a créditos que se adapten a las necesidades de la empresa para atender todos los costos operativos diarios o mensuales. Finalmente, la inversión. Esto representa, por ejemplo, buscar una mejor máquina, un camión más nuevo o un toro de mejor genética.

“Cada vez que sacamos una línea especial de créditos, como la que tenemos este año para Expoactiva, pensamos en el “equilibrio y la sustentabilidad”. En este sentido, y con el fin de mejorar el resultado de nuestros clientes, nos proponemos ayudarlos a incrementar su eficiencia y abaratar sus costos”.

“La participación en la Expoactiva supone un fuerte trabajo de aplicación a cada cliente en particular”, dijo Noria. Añadió que el banco está presente desde la primera edición porque reconoce su rol dentro del sistema productivo brindando apoyo financiero a los clientes, es decir, no solo facilita el crédito sino también asesora, brinda servicios, financia inversiones y provee tecnología que permite a los productores o empresarios operar desde su estancia o su negocio las 24 horas. “La cercanía con el productor y con los diferentes clientes es clave en las propuestas que impulsa Scotiabank”, puntualizó el ejecutivo.

En las pasadas ediciones esta feria superó  “ampliamente” las expectativas del banco, y desde la institución saben que este año no será la excepción. “Los beneficios y aprendizajes, que son muchos, los medimos en el largo plazo, tanto en la ampliación de nuestra cartera de clientes como de servicios. Con nuestra participación buscamos apoyar esta actividad y agregarle valor al productor con propuestas adaptadas a sus necesidades”, comentó.

 La situación del agro

El 2018 el campo no se presenta en las mejores condiciones, sobre todo porque a la baja de precios de los commodities se suma un déficit hídrico importante, que puede desembocar en una pérdida del insumo forrajero para la ganadería, o bien, en un menor rendimiento en la agricultura, señaló. En esta línea, la situación ha sido dispar a nivel nacional, por lo que en algunos puntos del país puede haber algún grado de complejidad mayor. “En los casos más delicados, lo más importante es atender las situaciones con la mayor celeridad posible, conversando a tiempo con nuestros clientes. Si hablamos de sectores, la ganadería sigue siendo el más estable; la lechería el más complejo y la agricultura muy variable; dependiendo del valor al cierre de cada cosecha”, comentó

En momentos en los que el agro no cuenta con vientos a favor, el banco debe acomodar las velas de forma diferente. El desafío implica trabajar en equipo con el productor, revisar la situación, definir si es coyuntural o estructural, y actuar en consecuencia. Los bancos tenemos herramientas que ayudan en los momentos complejos, como llevar las operaciones a un plazo más largo y achicar los pagos. Existen muchas opciones para atravesar la tormenta, pero lo más importante es tomar las decisiones más acertadas”, comentó.