“Trabajamos en una disciplina muy innovadora, con cambios constantes y un gran nivel de exigencia técnica”

Magdalena Tubio, directora de Data y Analytics en Equifax Uruguay


Por Anahí Acevedo | @PapovAnahi

De profesión economista, se define a sí misma como madre, esposa y profesional. Magdalena Tubio nació en Montevideo en 1983 y es, desde hace cuatro meses, la directora de Data y Analytics de Equifax Uruguay.

Si bien no perseguía ninguna ensoñación en particular de pequeña, a la hora de elegir su carrera pesó en la balanza el potencial y las oportunidades que brinda un área tan dinámica como la economía. Fue justamente este mix entre componentes técnicos y abstractos, y su aplicación a soluciones concretas de negocios, lo que la atrapó. “Creo que los economistas tenemos mucho para aportar a esta disciplina desde la metodología, la estadística, lo modelístico, pero, también, desde el aporte conceptual”, dijo a Empresas & Negocios.

Durante sus estudios universitarios vivió un semestre en Pamplona y luego pasó dos años en Nueva York junto a su marido, donde realizó sus estudios de maestría.Su primer trabajo fue a los 19 años, cuando Uruguay se encontraba en crisis económica. La oportunidad tuvo lugar en una consultora familiar, donde gran parte del tiempo pasó recorriendo la ciudad recolectando las firmas del contrato, atendiendo llamadas y concretando citas. “Me recorrí toda la ciudad en un par de meses. Fue un trabajo a término y bien concreto, pero interesante y una linda primera experiencia”, recordó.

Durante toda su carrera también trabajó –de hecho ha pasado por seis industrias diferentes-, pero la oportunidad de ingresar a su actual empleo surgió en base a una búsqueda activa, construcción de habilidades y, claro está, ese ingrediente infaltable de siempre: la suerte.

Lo que más le agrada de la empresa en donde se desarrolla es la gente, el dinamismo del negocio y la posibilidad de generar valor agregado tangible a los clientes. De sus experiencias anteriores subraya que ha aprendido que siempre se debe mejorar y que una porción muy importante de poder disfrutar del empleo depende de uno. “También aprendí que para crecer y desarrollarte en una empresa es fundamental transpirar los valores de la compañía”, agregó.

En su tiempo libre le encanta disfrutar de la familia –conformada por su esposo y dos hijos de tres y cinco años- y los amigos, sobre todo si es al aire libre. Su madre –a quien defino como audaz, transgresora y con un sentido sensacional del equilibrio y la justicia- le enseñó la importancia de crecer en libertad y valerse por sí misma, mirando siempre los problemas con perspectiva. El optimismo de su abuela materna también ha dejado huellas en su vida. En su oficina, son infaltables las fotos de sus hijos y el mate.

La etapa de vida en la que se encuentra incide en la literatura por la que uno se puede volcar. Dentro de ello, Tubio ha pasado por Danielle Steel, Paulo Cohelo, Daniel Goleman y Viktor Frankl, aunque si hoy tuviera que elegir un libro resalta “Sapiens: De animales a dioses” de Yuval Noah Harari. Respecto a música, prefiere los ritmos en español. Ante el cine, se inclina por la pantalla chica y elige las series, donde fue Friends la que más la marcó y Chernobyl la última que vio.

Su pasión es viajar y conocer nuevas culturas. Para la próxima década augura crecer dentro de la compañía, la industria y la disciplina, pero sobre todo, encontrarse frente a interesantes horizontes de aprendizaje.