Presentación del presupuesto fue acompañado con promesa de rebaja del déficit e inflación

En medio > de críticas del FA

Al contrario de los representantes de la coalición multicolor Ope Pasquet, del Partido Colorado; Gustavo Penadés, del Partido Nacional; y Álvaro Perrone, de Cabildo Abierto, que sí se expresaron conformes con los principales lineamientos del presupuesto quinquenal anunciado el pasado miércoles por Luis Lacalle Pou, el representante del Frente Amplio, José Carlos Mahía, expresó que los anuncios son poco auspiciosos para Uruguay. Además, señaló que considera que van en contra de los compromisos electorales de la coalición triunfante.

Por Ignacio Palumbo | @ignacio_palumbo y Romina Peraza | @romiperaza

El presidente de la República, Luis Lacalle Pou, presentó el pasado miércoles los principales lineamientos del presupuesto quinquenal y aseguró que no habrá suba de impuestos. Sostuvo, así, que se puede cumplir con el plan de trabajo “sin tocar los bolsillos de los ciudadanos”. Además se comprometió a que durante su gestión habrá una rebaja del déficit fiscal y de la inflación (ver recuadro).

Horas antes de la conferencia de prensa, el jerarca se reunió en la residencia presidencial con su equipo económico, con el objetivo de presentar el presupuesto primero a los ministros y legisladores de la coalición.

En campaña electoral, el actual mandatario expresó que si llegaba a la presidencia iba a ser una administración austera, cuidadosa de los fondos públicos. De hecho, prometió que pese al “retraso por el Covid-19”, se cumplirá con el compromiso electoral de “tener un ahorro de US$ 900 millones o más”.

A su vez, afirmó que este es un presupuesto “con profunda vocación de sensibilidad social, que fortalece a la salud, en las patologías y enfermedades históricas y en las que se están dando con más frecuencia en la salud mental”. A esto se le suma, continuó Lacalle Pou, que se trata de un presupuesto que “hará hincapié en las adicciones, que va a destinar recursos y va a obtenerlos de manera extraordinaria para la generación de infraestructura”.

En conferencia de prensa el mandatario también se refirió a la política exterior de Uruguay. Agregó que van a tener un enfoque muy agresivo con respecto al comercio exterior, y que “no nos enamoramos de los tratados de libre comercio, (pero) sí nos enamoramos de colocar nuestros productos sin aranceles”.

Propios y extraños

En entrevista con CRÓNICAS, los legisladores integrantes de los partidos de la coalición Ope Pasquet, del Partido Colorado; Gustavo Penadés, del Partido Nacional; y Álvaro Perrone, de Cabildo Abierto, expresaron su opinión sobre los primeros lineamientos de un presupuesto que comienza a tomar forma. Por su parte, en conversación con esta publicación, José Carlos Mahía, del Frente Amplio (FA) habló sobre lo que se viene. 

Desde el lado de la coalición los tres políticos se mostraron de acuerdo con esos primeros lineamientos, si bien expresaron que aún no hay nada dicho sobre los fondos que se van a asignar a cada sector. 

Pasquet indicó que fue un planteo consistente con todo lo que se había dicho en la campaña electoral. Agregó que se parte de una situación fiscal muy difícil, que ya lo era antes de la pandemia y con esa situación sanitaria se agravó. Penadés también hizo referencia a las promesas de campaña y a la situación fiscal del país. Afirmó que con el escenario de pandemia se ha elaborado un presupuesto muy realista y muy austero que pretende la priorización de los sectores más vulnerables. Expresó que este marco de austeridad es imprescindible para que, en el correr de los próximos tiempos, la economía del país se reencause en una tendencia ascendente, que permita, posteriormente, la posibilidad de aumentar las partidas presupuestales en otras rendiciones de cuentas más adelante. 

En esa misma línea, señaló que hay un compromiso que es que el gasto en el Parlamento no se va aumentar. No obstante, aclaró que puede haber alguna reasignación; en este sentido, detalló que, en caso de que la haya, será muy pequeña. 

Acerca del presupuesto en sí, puntualizó que “estamos comprometidos en apoyarlo y acompañarlo todos los legisladores que integramos la coalición de gobierno”. 

El representante de Cabildo Abierto, en tanto, mencionó que se va a apuntar a un presupuesto que esté dedicado a la gente y a los temas más sensibles. En una clara crítica a la administración anterior, expresó que se van a “terminar los vehículos de alta gama oficiales, los viajes, y se va a cortar con el despilfarro”. Al respecto, Perrone profundizó que la principal preocupación para su partido son los temas sociales. 

Sin embargo, desde el FA, Mahía comentó que los anuncios son poco auspiciosos para Uruguay. Además, considera que van en contra de los compromisos electorales de la coalición triunfante. 

“Significan una reducción del espacio público y de las prioridades estratégicas que tiene que tener Uruguay, sobre todo a partir de las circunstancias que le toca vivir a partir de la pandemia”, apuntó.

A su vez, explicó que no se vienen cumpliendo los compromisos asumidos en campaña. Para poner un ejemplo hizo referencia a que se achicaron gastos en todas las áreas, “menos en el gasto militar”. Comentó que no están de acuerdo con el recorte estructural que está llevando el Poder Ejecutivo. 

De igual forma, Mahía señaló que el partido se pronunciará respecto del presupuesto una vez que lo conozca en profundidad. A su vez, expresó que el FA como oposición tendrá una actitud en esta discusión como la que ha desarrollado desde el día que asumió Lacalle Pou. “Ha sido una oposición con vocación de gobierno, partiendo de haber estado gobernando el país”, reflexionó. 


Los números detrás del presupuesto

En el marco de la elaboración de la Ley de presupuesto, el gobierno realizó proyecciones de caídas de 3,5% del PIB para este año, pero con un repunte superior al 4% para el año próximo. Asimismo, se proclamó que el déficit fiscal cerrará 2020 entre un 6,0% y 6,5% del producto, pero se augura que finalice el período de gobierno en 2,5%.

Esta es “la alineación de astros que esperamos”, explicó Penadés. Al respecto, aclaró que, como toda proyección, será reajustable con el tiempo, pero “en esencia lo que hay que tener es un concepto de austeridad fiscal muy importante y una conducta que logremos imponer contra viento y marea, entendiendo que esto va a ser un periodo de ajustarse el cinturón importante”.

En este sentido, sus colegas de la coalición concordaron en que este objetivo de déficit para fin del quinquenio es alcanzable. 

Según evaluó Pasquet, la situación que se plantea el gobierno es “ambiciosa pero realizable”, teniendo en cuenta el alto déficit que heredó de la administración pasada y el contexto pandémico. Perrone, por su parte, se respaldó en los signos positivos de reactivación económica actual: el aumento de las ventas de los vehículos cero kilómetro, la baja de las personas en seguro de desempleo, y las consultas que hacen los argentinos para venirse a Uruguay.

“Nosotros entendemos que eso va a ayudar a reactivar la economía (…) Yo creo que sin descuidarnos vamos a estar caminando bien para el 2021”, expresó.

Sin embargo, quien no se pronunció a la par fue Mahía. El frenteamplista se mostró preocupado por la incidencia de la técnica de trabajo utilizada en áreas estratégicas como la educación, la seguridad y la investigación. Sin embargo, prefirió no explayarse en profundidad sin conocer en más detalle el presupuesto de manera íntegra.


Manini Ríos 

En varias ocasiones el senador y excandidato presidencial de Cabildo Abierto, Guido Manini Ríos, expresó su “preocupación” por el salario de los soldados. Eso lo llevó a trasladarle esa inquietud al presidente Lacalle Pou.

En la ronda de preguntas de la conferencia del pasado miércoles, el mandatario fue consultado respecto a la Caja Militar y expresó que “gran parte de este plan hace a la reforma de la seguridad social”. A esto se le suma, según explicó, que “va a haber un aumento” en el sector militar, en referencia al salario de los soldados.