Remo Monzeglio: “Es paradójico que se le pida a los privados no subir las tarifas mientras que el Estado solo sube las de él”

Remo Monzeglio, empresario y presidente de la Cámara de la Industria Hotelera Turística


En un tándem con Julio Lara, exdiputado y senador nacionalista, el empresario y presidente de la Cámara de la Industria Hotelera Turística, Remo Monzeglio, conformó un binomio político y técnico de cara a las próximas elecciones y se presenta como candidato a la Cámara Baja por Canelones y Montevideo, y a la Cámara Alta por la lista 200, a través de una nueva agrupación “La cuarta vía”.

Por Anahí Acevedo | @Anahiacepov

Ingresó por primera vez a la política en el año 2005 como diputado y también tuvo su participación en la actual legislatura, orientada sobre todo a lo técnico. ¿Por qué decidió la apertura de una nueva agrupación nacionalista, Cuarta Vía, de perfil wilsonista?

-Decidí participar porque quiero ayudar a que el Partido Nacional (PN) sea gobierno y, particularmente, a que Luis Lacalle Pou alcance la Presidencia de la República. Estoy dispuesto a trabajar. Cuando hace siete años Lacalle Pou me convocó para gobernar, respondí a su llamado, y estaré donde el partido me diga, en particular, donde Luis me necesite. Esta nueva opción nosotros la consideramos wilsonista, porque Lara es de los pocos políticos que realmente trabajó con Wilson Ferreira Aldunate. Se inició con él y es un militante de todas las horas.

-¿Cómo surge?

-Nace en función de que en la interna quedamos en materia intermedia con la cantidad de votos que sacamos. En consecuencia, teníamos dos opciones. O unirnos con algunas otras fracciones del PN o hacer valer nuestros votos, sean lo que sean. Eso dependía de nosotros mismos y nos inclinamos por aquí. Por lo tanto, no hicimos acuerdos de ningún tipo que no lleven a otro objetivo común de llevar a Luis a la Presidencia.

Además, en la antesala de lo que yo creo que será un gobierno del PN pero en conjunción también con otros partidos, apostamos a lograr determinar beneficios que ahora son muy puntuales para que se proyecten de forma permanente a lo largo del tiempo.

-¿Como por ejemplo?

-Es necesaria la exoneración del IVA para los hoteles y turistas, una iniciativa común en Latinoamérica. Hay otras iniciativas que se comunican mal y confunden a la gente, como la exoneración del 10,5% a los corredores inmobiliarios en su captación, que las personas entendieron que era un descuento para los turistas. Es necesario poner un poco de orden en este tema.

-Lacalle Pou remarcó que en su gobierno habrá alianzas con otros partidos políticos en caso de resultar electo. ¿Cómo ve la adjudicación de los cargos en este sentido? Pensando tal vez en la cartera de Turismo.

-Creo que la adjudicación de los cargos será un tema inminentemente político, no hay otra manera, porque se trata de cuatro partidos que tendrán que hacer una coalición, lo que no será fácil. En materia de manejo de la cosa pública, un técnico generalmente se choca y un político tiene otro entrenamiento, porque sabe cómo manejar la diplomacia o los compromisos políticos. Pero también creo que en el momento de definir los equipos de trabajo, quienquiera que sea Presidente de la República –que yo creo que será Lacalle Pou- tomará las decisiones adecuadas y elegirá a la mejor gente. En este aspecto no tengo apetitos personales. Si tengo que ayudar, con gusto lo haré, pero creo que hay mucha cosa por definir.

-¿Se ve como Ministro de Turismo?

-Otra gente me ve, yo particularmente no. Formación y experiencia no me falta. Pero no es un objetivo per se. Ahora, lo que se necesita es gente que quiera poner el hombro. Si gana el PN vamos a tener que conformar un gran equipo de trabajo que tendrá mi apoyo, por supuesto.

-¿Cuáles son actualmente las principales dificultades del sector turístico?

-Es paradójico que se pida que la actividad privada realice esfuerzos y que no subamos las tarifas, mientras que el gobierno ha subido tarifas de todo tipo, incluso las contribuciones inmobiliarias. Hay que evitar ese contrasentido. No puede ser que la exigencia de un gobierno sea que los privados hagan un sacrificio y que el propio gobierno no se ajuste.

Por otro lado, el sector hotelero está sobreviviendo con muchas dificultades. Los costos han aumentado tremendamente. Los aportes patronales aumentaron exponencialmente. En consecuencia, disminuyó la ganancia. Estamos en un grado de dificultad importante.

-¿Qué proyecciones se tienen de cara a la temporada estival?

-Participé de la Feria Internacional de Turismo (FIT) que tuvo lugar en Buenos Aires días atrás y vine con la idea de que hay una gran incertidumbre por la temporada, pero que todos tenemos que trabajar. Primero que nadie, el Ministerio de Turismo (Mintur), sobre todo no apoyándose solamente en los privados ni solicitando solo su contención. Además, no debemos dejar de mencionar el cierre de hoteles, que es algo a lamentar. Habíamos logrado una gran cantidad de camas y habitaciones que nos permitían, entre otras cosas, captar grandes congresos internacionales, y esto va en disminución. En consecuencia, disminuyen las fuentes de trabajo también, y eso preocupa.

-¿Qué otras medidas, a su entender, son necesarias?

-Más allá de bajar el costo del Estado, es necesario realizar exoneraciones permanentes, no puntuales, porque no sirve de nada tomar acción a dos meses de la temporada. Tenemos que trabajar en esto cuando se conforme el nuevo gobierno. También la búsqueda permanente de nuevos mercados, donde entiendo que ha habido falencias en la actual administración. Para ello es necesario mejorar la conexión aérea. Tenemos que llevar una renovación a la política turística comercial, impulsarla todavía mucho más, porque es ahí donde está el secreto.