Ernesto Talvi: “El gobierno optó por una terapéutica con la que no estamos de acuerdo”

Columna > Confederación Empresarial del Uruguay

Días atrás se desarrolló en Salto una nueva edición de los denominados  “Encuentros Ciudadanos”, actividad impulsada por Ceres (Centro de Estudios de la Realidad Económica y Social), oportunidad en que el Dr. Ernesto Talvi desarrolló la conferencia “Por el Uruguay que soñamos: Desarrollo Económico y Educación, Compromiso de todos”.

Previo a la realización del evento de marras, el profesional respondió al requerimiento de los medios de comunicación, abordando una amplia gama de temas, entre los que figuraron tres aspectos que se manifiestan con mayor asiduidad en el recorrido que ha realizado hasta ahora en 18 departamentos, se encuentran el empleo, la seguridad y la educación.

Los tres  pilares

“El problema del empleo es hoy un tema de preocupación grande, por el hecho que los impuestos y las tarifas públicas se han puesto muy onerosas en el presupuesto familiar y han afectado mucho los márgenes de las empresas, por lo que estamos en un momento en que familias y empresas están pasando estrecheces. El Estado para resolver sus propios problemas en cuanto a déficit fiscal, está recurriendo a una terapéutica que lleva a suba de impuestos y tarifas”.

En cuanto a la seguridad, consideró que es “un problema que se siente en la sociedad, en tanto que el de la fragmentación social no ocurre solamente en la zona periférica de Montevideo, sino que alrededor de todos los centros poblados del país, se ha instalado una realidad de comunidades vulnerables donde las necesidades básicas insatisfechas son muy altas y donde los chiquilines no tienen futuro”.

Fue cuando Talvi planteó la información en cuanto a que  “menos de 20 chicos de cada 100 terminan la Secundaria y los que la terminan no reúnen las destrezas mínimas para insertarse en el sistema laboral y el sector formal”.

Refirió entonces la preocupación de los padres “en cuanto a si el sistema los está preparando para la economía del siglo XXI y si van a tener un futuro”, puntualizando que son muchos que manifiestan sus deseos de que “sus hijos se preparen y se vayan, lo que es una pena, porque este es un país con extraordinarias posibilidades”.

Inversiones inteligentes

Aludiendo a la posibilidad que el país tiene para recibir inversiones, consideró que “son viables en la medida que el país ofrezca condiciones para hacerlo”, estimando que hay “condiciones naturales muy buenas, hay estabilidad institucional, pero debemos ofrecer por lo menos otras tres condiciones fundamentales”, considerando que “somos un país y necesitamos mercados grandes y no quedar anclados al Mercosur,  además debemos ser competitivos sin descargar sobre las empresas impuestos y tarifas de servicios públicos que nos saquen fuera de la competencia. Y si pretendemos traer inversiones inteligentes  necesitamos trabajadores calificados para participar en procesos de producción crecientemente sofisticados”.

No faltó el apunte del entrevistado respecto a  “la importancia que le damos a los emprendimientos de desarrollo local”  señalando que “el gobierno nacional debe tener un papel facilitador y articulador porque finalmente son los que sumados y con una estratégica común, terminan dando vigor y dinamismo a la economía nacional”.

En una parte de su exposición el representante de Ceres planteó su coincidencia con el diagnóstico que hizo el gobierno del Dr. Vázquez “en términos que el desequilibrio fiscal que implica que el país se está endeudando a un ritmo inconveniente, porque en la medida que se van apilando deudas, llega el momento en que el buen crédito del país puede verse cuestionado y eso ya sabemos que termina mal”.

“Hay que acomodar las cuentas”, afirmó luego para continuar señalando que “el gobierno optó por una terapéutica con la que no estamos de acuerdo, como la de subir impuestos en un momento de dificultades para empresas y familias afrontando tarifas públicas por encima de los costos de producción que ya acarrea ineficiencias”.

Mencionó que “la terapéutica debió haber venido por el control del gasto y por la mejora de la gestión de las empresas públicas”.

Eficiencia y ahorro

En cuanto a alternativas que considera viables para una mejor salida de la situación estableció que con 8 mil de las 30 mil vacantes que se generan en el sector público todos los años, volveríamos a tener la plantilla que había al final del primer gobierno del Dr. Vázquez, la que es razonable y se  ahorrarían unos 800 millones de dólares anuales en un lapso de 6 años”.

“Además, profesionalizar la gestión de las empresas del Estado, a nivel de los directorios y las gerencias, para que se manejen con criterios profesionales sin injerencia política, se puede ahorrar por año entre 1.200 y 1.300 millones de dólares en sobrecostos que estamos pagando por ineficiencia en gestión”.

Entonces aseveró que “hemos hecho un trabajo muy serio en ese sentido y  planteando que son 2 mil millones de dólares los que estaríamos ahorrando, el déficit fiscal se eliminaría en el lapso de 6 años”.