Fed mantuvo su tasa de interés sin cambios pero dio indicios de un alza para fin de año

Era una reunión muy esperada por todo el mundo financiero. La incertidumbre creada respecto a si la Reserva Federal (Fed) estadounidense volvería a aumentar su tasa de interés de referencia centró la atención de la reunión de dos días del Comité Federal de Mercado Abierto (FOMC, por su sigla en inglés), que volvió a mostrar cautela a la hora de tomar una resolución.

El Banco Central estadounidense dejó sin cambios su tasa de interés de referencia en el rango de entre 0,25% y 0,50%, en la que se mantiene desde diciembre de 2015, cuando el organismo -por primera vez desde la crisis financiera de 2008- aumentó su tasa de interés desde los niveles cercanos al 0%. Sin embargo, la Fed señaló que podría endurecer su política monetaria a fin de año porque el mercado laboral continúa fortaleciéndose.

Luego del aumento de tasas de diciembre del año pasado, el mundo entero esperaba una continuidad en el retiro de los estímulos monetarios por parte de la Fed. Sin embargo, las turbulencias financieras internacionales, como la devaluación del yuan a comienzos de año, la debilidad de las economías emergentes y más recientemente el Brexit, llevaron al organismo a postergar el aumento de tasas, reunión tras reunión.

El encuentro del FOMC de setiembre no fue la excepción.

La Fed estima que la principal economía mundial ha repuntado y que los avances del mercado laboral han sido sólidos en meses recientes. En ese sentido, en su comunicado asegura que “los argumentos para un alza de tasas de los fondos federales se han fortalecido”. Sin embargo, advirtió que el comité que fija la política monetaria se abstuvo de subir el precio del dinero “por el momento”, hasta que haya más evidencia de avance a sus objetivos de empleo e inflación.

El Banco Central se mostró más dividido sobre la urgencia de subir los tipos de interés. Los miembros del comité Esther George, Loretta Mester y Eric Rosengren mostraron su disensión con el comunicado y dijeron que eran favorables a un alza de tipos esta semana.

Por su parte, la presidenta de la Fed, Janet Yellen, dijo luego de conocida la resolución del organismo que espera ver un alza de tasas de interés este año si es que no aparecen nuevos grandes riesgos sobre la economía y se mantiene el curso actual.

“Hemos optado por esperar a mayor evidencia para continuar” con el incremento de la tasa de interés, señaló la funcionaria que reconoció que “existían diversas opiniones” sobre el camino que debía seguir la Fed.

Yellen aseguró también que espera que la inflación subyacente avance a un 2% respaldada por sólidas ganancias en el empleo en los próximos dos a tres años.