La OCDE volvió a recortar sus previsiones de crecimiento para la economía mundial

Previsiones > PIB MUNDIAL AUMENTARÍA 2,9% ESTE AÑO Y 3,2% EL PRÓXIMO

Un conjunto de factores, como la salida del Reino Unido de la Unión Europea o el enlentecimiento del comercio internacional, llevaron a la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) a corregir a la baja sus estimaciones de crecimiento mundial. Asimismo, el organismo reclamó por reformas estructurales para dinamizar la actividad mundial.

El crecimiento económico mundial se empantanará este año y el próximo con tasas de interés que no se han visto desde la crisis financiera porque se frenó el avance de la globalización. Por su parte, el comercio internacional, que por largo tiempo ha sido un motor de la economía mundial, este año crecería menos que la actividad económica, según señalan las previsiones económicas de la OCDE correspondientes al mes de setiembre. “Esto es mucho menor que la norma del pasado e implica que la globalización medida por la intensidad del comercio puede haberse estancado”, señaló el organismo con sede en París.

La OCDE interpreta que muchas cadenas de suministro que añaden valor, que a menudo están radicadas en suelo chino u otros países asiáticos, se están desarmando en la medida que China busca que su economía dependa menos de las exportaciones para crecer y porque algunas empresas están devolviendo la producción a sus lugares de origen.

Una reacción contra la liberalización comercial y la recesión en algunos grandes países productores de materias primas están contribuyendo a la desaceleración del crecimiento, algo que la OCDE advirtió puede menoscabar una productividad ya débil y finalmente deteriorar la calidad de vida.

“La productividad básicamente ha caído a la mitad desde la crisis financiera y esa es una receta para que no se cumplan las promesas que se han hecho a todos los ciudadanos ” Catherine Mann, economista jefe de la OCDE.

“Si podemos volver a la clase de crecimiento que tuvimos en la década de 1990 y el 2000, seremos capaces de retomar tasas de crecimiento de productividad como las anteriores a la crisis financiera”, dijo la economista jefe de la OCDE, Catherine Mann, en declaraciones realizadas a la agencia de noticias Reuters.

La funcionaria fundamentó que “la productividad básicamente ha caído a la mitad desde la crisis financiera y esa es una receta para que no se cumplan las promesas que se han hecho a todos los ciudadanos”.

Mann sostuvo que un crecimiento global de solo un 3,2% el próximo año, frente a la previsión de un 3,3% de junio, no sería suficiente para generar los empleos que necesitan los jóvenes ni para respetar las promesas de pensiones para los mayores.

Pronóstico

En su informe de perspectivas de setiembre, la OCDE redujo las expectativas del crecimiento global del Producto Interior Bruto (PIB) al 2,9%, lo que significa una décima menos de lo que había calculado en junio (3%), y dos menos de lo registrado el año pasado (3,1%). Es a su vez, la tasa más baja desde la crisis financiera de 2008-2009.

Para 2017 espera un crecimiento de 3,2%.

Al analizar la evolución de la actividad por países, la entidad redujo en cuatro décimas la estimación de crecimiento de Estados Unidos, pasando del 1,8% previsto en junio al 1,4% en setiembre. En tanto, para 2017 estimó que la actividad crecerá 2,1% en la primera economía mundial, comparado con el 2,2% esperado en el informe anterior.

Respecto de la zona euro, la OCDE estimó que crecerá 1,5% en 2016 y 1,4% el año siguiente, cifras que también representan una caída respecto a las estimaciones de junio que fueron de 1,6% y 1,7%, respectivamente.

En cambio, la organización mejoró la perspectiva para Brasil, estimando una caída de  la economía del 3,3% para el presente año comparado con el deterioro de 4,3% que presagiaba el informe anterior. En tanto, para 2017 estima una caída de la actividad de solo 0,3%, cifra sensiblemente menor a la de 1,7%  prevista en junio.