Arrieta: “La carga tributaria del sector automotriz es insostenible”

EDICIÓN EMPRESAS & NEGOCIOS Nº 100

Guillermo Arrieta, director de Zenex


El automóvil continúa considerándose un bien suntuario, cuando es evidente que ya no lo es, advierte Arrieta. Ante esto, debería revisarse todo el sistema impositivo del sector.

¿Cómo imagina que será el mercado de marcas de automotores en Uruguay en el mediano y largo plazo?

Me lo imagino con menos jugadores: mismas marcas, menos representantes y menos concesionarios. Ya hace muchos años que en otros mercados, parecidos al nuestro, se han realizado muchos cambios de manos referidos a las representaciones de marcas, tendiendo a la formación de grupos empresariales que aglomeran varias representaciones en distintos países. Si bien en los últimos tiempos algo de eso se ha visto en nuestro país, estimo que continuará en el futuro. Asimismo, creo que va a continuar aumentando la presencia de showrooms de las marcas, en detrimento de los concesionarios actuales.

Por otra parte, estamos ante el principio de un cambio radical en la industria automotriz mundial, en lo que respecta a su motorización. Eso puede traer consigo un aumento de competidores a nivel global y transformar el mercado tal como lo conocemos. De todas formas, en Uruguay las cosas suceden mucho más lentamente que en otros lados.

¿Qué tres o cuatro tareas fundamentales debería impulsar el próximo gobierno de forma prioritaria pensando en el desarrollo del sector automotriz?

Creo que la carga tributaria que tiene este sector ya es insostenible, y ya que estamos, la de el país en general. El automóvil sigue siendo considerado un bien suntuario, cuando es evidente que ya no lo es.

Me parece que se debería revisar todo el sistema impositivo del sector y sus exenciones, ya que no tiene sentido continuar protegiendo a industrias extranjeras y castigando el bolsillo de los compradores locales.

Asimismo, del mismo modo que se subsidia el uso de energías alternativas, deberían beneficiarse los vehículos que consumen o polucionan menos. No es muy entendible que un vehículo híbrido, de gran potencia, goce una exoneración fiscal por el solo hecho de ser híbrido, mientras que otro a gasolina, pero con un consumo energético mucho más eficiente, no lo tenga.

En caso de tener una política impositiva más razonable con el sector, también se podrían estudiar sistemas para renovar la flota vehicular. Debido al alto valor de un automóvil usado, no es viable la “chatarrización”, por lo que hay miles de vehículos circulando sin las mínimas medidas de seguridad en condiciones.

¿Cuáles son los temas en que Uruguay, como país, tendría que poner énfasis, sin importar nivel ni sector de actividad, apuntando a un mayor desarrollo de su sociedad y de su economía en la próxima década?

Sin ninguna duda, en la educación. Como sociedad, estamos ante una profunda pérdida de valores y de cultura en general. Muchos de los problemas que están pasando en el Uruguay se ocasionan porque se han perdido las referencias. En el primer lugar que eso acontece es en el hogar, justamente por la falta de educación. No es tarea fácil, ni de rápida solución, pero si queremos crear mejores generaciones debemos empezar ya.