Mario Castro: “En los próximos 10 años el mercado de seguros se va a reestructurar”

EDICIÓN EMPRESAS & NEGOCIOS Nº 100

Mario Castro, presidente del Banco de Seguros del Estado (BSE)


El titular del BSE estimó que el mercado de seguros tenderá a un equilibrio que terminará con la guerra de precios y estará signado por los nuevos canales de venta.

¿Cómo ve el mercado asegurador uruguayo de aquí a 10 años? 

Estimo que en los próximos 10 años el mercado de seguros se va a reestructurar equilibrando la cantidad de compañías y los resultados de las mismas. La situación actual de guerra de precios y bajos resultados no es sostenible en el tiempo, por lo que la readecuación del mercado es muy posible que suceda. Por otra parte, la introducción de tecnología y el aumento del e-commerce también podrá producir cambios en los canales de comercialización, así como en los procesos internos de las compañías.

¿Cómo se proyecta, en este contexto, el BSE como líder del mercado y empresa estatal?

El BSE continuará procesando sus estrategias de renovación, introducción tecnológica y mejora de procesos, y seguirá posicionándose seriamente como la mejor compañía del mercado, además de mantener el liderazgo en el mismo -pues domina las carteras de mayor volumen-, y se prepara para hacerlo con servicios de excelencia, intentando mantener tarifas técnicas en la medida de lo posible

¿Cuáles son los temas en que Uruguay, como país, tendría que poner énfasis, sin importar nivel ni sector de actividad, apuntando a un mayor desarrollo de su sociedad y de su economía en la próxima década? 

Frente a esta pregunta me voy a permitir algunas respuestas “políticamente incorrectas”. Además de los temas de mayor consenso, como educación, inserción internacional e integración a la revolución digital, considero que el país debería poner algunos otros temas en el orden del día.

Uno es una reforma agraria para tornar intensiva la producción de sus recursos. Holanda, un país del tamaño de Tacuarembó, es el segundo exportador de alimentos después de Estados Unidos. Además, sería la manera de producir un cambio demográfico -incentivando la inmigración-, dada la dramática situación de la seguridad social que al país espera de mantenerse la situación actual.

A su vez, es necesaria una liberalización completa y regulación de la venta de drogas. Estimo que no va a haber otra solución al problema de la seguridad pública por lo que implica el narcotráfico. La experiencia de la ley seca en Estados Unidos es evidente. Esta es una reflexión que debería encarar toda América Latina, en principio, porque es un fantasma que recorre el continente con sus trazas de delincuencia, estados fallidos y violencia -somos el continente más violento y socialmente desigual del mundo en la actualidad-.

Considero, además, la necesidad de implantación de la renta básica universal, como manera de continuar luchando contra la desigualdad de ingresos.