Guillermo Varela: “Debemos exigir mejor gestión desde el Estado”

Guillermo Varela, presidente de la Cámara de Economía Digital del Uruguay


El presidente de CEDU aseguró que se debe exigir una mejor gestión del Estado y afirmó que es clave que las empresas estén al tanto de las nuevas reglas que plantea el negocio digital de cara al futuro.

¿Cómo vislumbra a la Cámara de Economía Digital en el mediano y largo plazo?

Proyecto una institución con un mayor número de socios y actividades, y varios cientos -o miles- de empresas participando, y millones de transacciones mensuales. Además, contará con un expertise que la habrá convertido en el núcleo referente de la actividad económica digital, que le permitirá continuar apoyando el desarrollo de Uruguay para que siga estando a la vanguardia de los aspectos tecnológicos en la región.

¿Qué aspectos fundamentales se deberían desarrollar para fortalecer el desarrollo del comercio electrónico en Uruguay?

Se debe apostar a un modelo educativo que genere recursos capacitados en la conversión digital de la economía. Además, es importante que las empresas y los tomadores de decisión conozcan las nuevas reglas que plantea el comercio digital y que los usuarios tengan confianza en el sistema. Otro aspecto a potenciar es la buena disposición de los reguladores para que entiendan los equilibrios que deben lograrse, poniéndose siempre desde el lugar del consumidor.

¿Cuáles son los temas en que Uruguay, como país, tendría que poner énfasis, sin importar nivel ni sector de actividad, apuntando a un mayor desarrollo de su sociedad y de su economía en la próxima década? 

Se debería trazar un plan conjunto con lineamientos generales que puedan evadirse de la miopía de las visiones políticas ortodoxas o de las corporaciones militantes -tanto públicas como privadas-. Es necesario educar y formar a su población en todos los aspectos -académicos, artísticos, etc.-, aprender mejores prácticas de países exitosos e imitarlas dentro de lo posible. Hay que elegir a los mejores uruguayos, en todas las áreas, y entregarles la responsabilidad de ciertas conducciones, y que la sociedad busque nuevas y mejores formas de organizarse sin ser rehén de miradas pueblerinas o de intereses individuales o de multinacionales. Es esencial apostar todo al conocimiento, y generar un proceso virtuoso que apunte a capacitar a los uruguayos para jugar en el primer mundo con posibilidades de triunfo. Hay que reforzar la idea de que toda la población tiene que tener acceso a las mejoras que programemos; un país chico no puede tener excluidos, ni tampoco afrontar algunos de los actuales problemas que sufrimos. Debemos exigir mejor gestión desde el Estado, más participación a los privados y más equidad al conjunto de la sociedad.