Julio Fernández Techera: “A futuro imagino a nuestra universidad adaptándose a este mundo 4.0”

R. P. Julio Fernández Techera sj., Rector de la Universidad Católica del Uruguay


Para el rector de la institución, la universidad se adapta al mundo actual, pero existe la necesidad que trascienda y desafíe esta realidad.

¿Cómo imagina a la Universidad Católica en el mediano y largo plazo, y cumpliendo qué rol en el sistema educativo de nuestro país?

Imagino a nuestra universidad cambiando mucho, adaptándose a este mundo 4.0 que estamos viviendo. A su vez, enfocada a dar una formación más interdisciplinaria, centrada en el desarrollo de las competencias académicas, profesionales y sociales de sus estudiantes. Veo una universidad como un ethos desafiante, atractivo, creativo para todos los miembros de la comunidad universitaria -estudiantes, profesores e investigadores-. Vislumbro una universidad más ágil e innovadora, preocupada y comprometida con la sociedad local y global.

¿Qué tareas fundamentales debería encarar el próximo gobierno en forma prioritaria pensando en el desarrollo de la educación universitaria y, además, en el camino de la mejora de la educación en todos sus niveles?

En primer lugar, debería dar mucha más libertad y autonomía a las universidades para que éstas puedan seguir adecuadamente el paso de los progresos tecnológicos, los cambios del mercado laboral y las nuevas realidades sociales. En concreto, los modelos de universidad profesionalizantes ya están superados, y para eso se necesita más libertad y creatividad de modo de generar programas terciarios de calidad, más flexibles y menos del Siglo XX.

En segundo lugar, debería promover una reforma radical de la enseñanza básica y preuniversitaria. El modelo actual ya no admite más “parches” o “recauchutajes”. Que solo un 22% de los jóvenes de 18 años terminen la secundaria es escandaloso para un país con el desarrollo social, cultural y económico del Uruguay. Ese pobre resultado responde, fundamentalmente, al sistema educativo que tenemos y que no motiva a los adolescentes. Se requiere más libertad y autonomía para crear nuevas formas de enseñar y aprender en primaria y secundaria.

Por último, creo que es fundamental que se fomente la enseñanza dual de manera organizada y sin trabas legales. Ese modelo que une aprendizaje y trabajo, ya desde niveles de secundaria, es muy estimulante para los jóvenes, porque los integra al mercado laboral y genera culturas de trabajo y estudio más eficaces.

¿Cuáles cree son los temas en que Uruguay, como país, tendría que poner énfasis, sin importar nivel ni sector de actividad, apuntando a un mayor desarrollo de su sociedad y de su economía en la próxima década?

Es necesario generar una cultura creativa y de innovación en todos los niveles y áreas de desempeño: laboral, cultural, educativo, administrativo, etc. Debemos cambiar la cultura de “siempre se hizo así”; esa frase se debe considerar mala palabra.

Hay que estudiar con cuidado la situación mundial -países, regiones, etc.- para desarrollar productos y servicios que sean apetecidos en una gran diversidad de lugares, de manera que seamos menos dependientes de algunos productos y de algunas zonas. Incluso las materias primas que tenemos, debemos repensarlas creativamente para que sigan siendo demandadas.

El énfasis educativo no puede faltar, pues está claro que los trabajos menos cualificados serán los que más fácilmente desaparecerán. Tenemos una enorme responsabilidad en darle a todas las personas herramientas para seguir siendo pertinentes y relevantes en nuestra sociedad. Los seres humanos no son material descartable nunca, por eso nuestro compromiso es integrarlos de manera lúcida, creativa, sólida.