Una nueva solución de MetLife permite a los jóvenes crear un «colchón financiero»

La nueva solución presentada por la aseguradora permite que los jóvenes puedan generar su “colchón financiero”. La iniciativa surge de un mayor interés por la previsibilidad y planificación financiera desde edades más tempranas motivado por la pandemia.

El creciente interés derivado de la pandemia por la contratación de seguros de vida ha llegado también a los más jóvenes. Atentos a estas tendencias, MetLife desarrolló un seguro que permite que una persona a partir de los 18 años y sin ser laboralmente activo pueda estar asegurado con el producto de protección y ahorro de Vida Universal. Eso le posibilitará a esta franja etaria generar ahorro y comenzar su planificación financiera desde edades más tempranas. En este caso, sus padres o tutores serían los contratantes del seguro.

A partir del lanzamiento se incrementaron las consultas enfocadas en este producto específico en un 20%.

De esta nueva solución de protección y ahorro también podrán beneficiarse aquellos jóvenes que, ya insertados en el mercado laboral, deseen estar prevenidos ante contingencias o imprevistos a través de un “colchón financiero”. Según informe de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal), la cantidad de jóvenes uruguayos de entre 20 y 29 años que estudian y trabajan es de las más altas de Latinoamérica.

“En MetLife estudiamos los comportamientos del mercado y conversamos con nuestros clientes para comprender sus necesidades y acercarles productos flexibles. Eso nos llevó a atender especialmente esta necesidad y crear un producto a la medida” manifestó Teresa Álvarez gerenta de marketing de producto de MetLife Uruguay.


Vida Universal +18 es una solución de ahorro y protección ideal para estudiantes que están ingresando a la Universidad, para aquellos que, sin tener trabajo, sus padres están interesados en contratar un seguro para que comiencen a tener un ahorro mensual que les garantice un colchón financiero para su futuro.

Es sumamente flexible. Hay pólizas para distintas realidades económicas, pudiéndose elegir una prima en dólares, así como su equivalente en pesos por mes. Por ejemplo, si se contrata una prima de $2.150 mensuales a los 18 años, a los 40 esa persona contará con un capital ahorrado de $726.330 (4% de rentabilidad asegurada en pesos). En el caso de una prima de US$100 mensuales, a los 40 años el monto asegurado asciende a US$36.595 (2% de rentabilidad asegurada en dólares).

El producto se adapta a los intereses y eventualidades en las diferentes etapas de la vida. Los jóvenes asegurados podrán incrementar sus montos de ahorro mensual con el correr de los años, o retirar fondos de manera parcial, tomar préstamos de sus ahorros a tasas muy por debajo de las tasas de referencia del Banco Central sin que esto afecte su capital y planificar un retiro más confortable con la suficiente anticipación. Siempre, manteniendo su protección ante eventualidades, algo muy consultado, sobre todo por profesionales independientes.


Referencias