Esperan rendimientos récord en los cultivos de trigo

BRASIL DUPLICARÁ EL ÁREA DE SOJA EN DIEZ AÑOS

Este año, con el clima jugando a favor de los agricultores, la cosecha de cultivos de invierno están a punto de lograr rendimientos que se ubicarían muy cerca de los récords nacionales. Especialistas sin querer arriesgar pronósticos contundentes, estiman que, en el caso del trigo, se podrían cosechar 3.500 kilos por hectárea.

Uruguay viene por una cosecha récord de trigo, con un rendimiento que se da por hecho que será históricamente alto, con muy buenos potenciales. La calidad de grano será clave ante una limitada disponibilidad de este tipo de producto en la región. Y la mayor expectativa está puesta sobre el nivel de proteína, de acuerdo al portal Grupo Trigo.

Roberto Verdera, gerente técnico de la cooperativa CALMER, estimó que en su zona (Mercedes, Soriano) particularmente los potenciales son elevados y que seguramente se superen los rendimientos históricos promedio, aunque aclaró que en un área menor a otros años. En cebada también esperan potenciales altos aunque en un área un poco más amplia.

Aunque no arriesgó un promedio esperado de producción por hectárea para el trigo, el jerarca remarcó que en el sur del país el llenado del grano “está  siendo espectacular” impulsado por condiciones climáticas óptimas, con lluvias moderadas, y temperaturas frescas. “En general con espigas muy grandes, con mucho grano que van a tener buen tamaño”, dijo. Y agregó “algunas chacras van a asustar en rendimiento, para bien”.

Para Verdera, “el Talón de Aquiles” de esta campaña puede ser el porcentaje de proteína. “Cuando tenemos rendimientos muy altos ella se diluye. Y hoy por tanto la industria como la exportación están siendo muy exigentes en todos los parámetros de calidad”, afirmó.

Manifestó que en su zona se está comenzando la cosecha de colza. Sobre el 10 de noviembre espera que comience las de las primeras cebadas, y sobre el 20 del presente mes la recolección de trigo.

Como cifra preliminar a nivel nacional, estimó que, “habrá una producción de trigo de 700.000 toneladas – con 200.000 hectáreas sembradas y un rendimiento de 3.500 kilos por hectárea- , con más de 200.000 que podrán ser destinadas a la exportación”, señaló.

Con las perspectivas ya señaladas, Uruguay debe sustituir a Paraguay como abastecedor de trigo a Brasil en la zafra 2018/2019, según la consultora brasileña Trigos y Farinhas (T&F).

“La producción del cereal en Uruguay se acerca a un nuevo récord, con óptimas condiciones climáticas y perspectivas de excelentes rendimientos, por lo menos en relación a los últimos tres años”, según consignó Agrolink.

Por su parte, Luis Paccheco, analista de T&F, la producción local podría alcanzar las 800.000 toneladas de producción este año, con un stock inicial de 100.000 toneladas.

“Si la calidad y la cantidad de las cosechas son buenas, como parece (porque no hay muchas lluvias ni intemperies previstas en los últimos 30 días) es posible que Uruguay pueda realmente tomar el lugar de Paraguay, ya que este país sufrió mucho los daños climáticos, como hemos mostrado en los informes”, recordó Pacheco.

Soja

Más del 60% de la producción de granos de Brasil se produce en el Cerrado brasileño -una sabana-, un territorio de 2 millones de kilómetros cuadrados (24% del espacio nacional), cuyo epicentro son los estados del norte y noreste, encabezados por Bahía, Piauí, Tocantis y Maranhao, el denominado Matopiba, según el portal AgroMeat.

Esta es la nueva frontera agrícola de Brasil, y en ella se desarrolla el sector más intensivo en tecnología y capital de la economía brasileña -el agrobusiness-, cuyos niveles de productividad son entre un 30% y 40% superiores en Matopiba que  en el resto del país. La producción de soja en el Cerrado ha aumentado más del 150% en los últimos quince años, y se duplicaría en la próxima década.

El conflicto comercial entre Estados Unidos y China, que en realidad es la puja por el poder en el siglo XXI, es posible que logre un acuerdo, al menos provisorio, en el encuentro que tendrán en Buenos Aires en el marco del G-20 Donald Trump y Xi Jinping, los líderes de las super potencias.

Pero el conflicto entre estos países, cualquiera sea su desenlace, ya ha producido cambios irreversibles en la producción mundial de soja,  ante todo en Brasil, convertido en el principal exportador de soja de la próxima zafra.

El ministro de Agricultura, Blairo Maggi, ha anunciado que Brasil duplicará la producción de soja en los próximos diez años, con el objetivo de satisfacer la demanda china. Esto implica duplicar o triplicar la superficie sembrada en el Cerrado, abarcando otros 70/75 millones de hectáreas.