“El negocio tradicional está amenazado, pero eso ya está cambiando con la incorporación de tecnologías”

JORGE POLGAR, PRESIDENTE DEL BROU


En los últimos años, y debido al gran avance de las nuevas tecnologías, la banca se ha visto enfrentada a importantes desafíos, como el crecimiento de las fintech. Sin embargo, el BROU ha sabido sortear los obstáculos gracias a la inclusión financiera, la inversión en tecnología y la universalización de los servicios bancarios. Tan es así, que hoy “lidera los cambios”, según dijo a CRÓNICAS el presidente de la institución, Jorge Polgar. ¿Y cuál es la clave para no quedar atrás? “El ritmo de introducción de los cambios. De eso dependerá que la innovación signifique un salto cualitativo y no una simple estrategia de supervivencia”, enfatizó.

Por Magdalena Raffo | @MaleRaffo

-¿Cuáles son las mayores transformaciones que ha tenido la banca tradicional en la última década en Uruguay?

-Las mayores transformaciones están ocurriendo al impulso de la Ley de Inclusión Financiera, debido a sus efectos en el sistema de pagos de la economía y por la nueva modalidad de contratación de las cuentas de sueldos.

Hasta hace poco, la actividad de cobros, pagos de servicios y facturas era prácticamente exclusiva de las redes de cobranza, y ahora está siendo realizada, cada vez en mayor medida, por los bancos. Paralelamente, las redes de pagos y cobranzas se han convertido en socios estratégicos del Banco República (BROU), a través de acuerdos de corresponsalías que permiten a nuestros clientes realizar retiros y depósitos en sus locales, entre otros servicios.

Además, está aumentando la competencia por la captación de las cuentas de sueldos, ya que ahora son los trabajadores los que eligen el banco donde quieren cobrar su sueldo. Mientras que antes los bancos negociaban con empresas, ahora deben satisfacer directamente la demanda y exigencias de todos los trabajadores, para los cuales el cobro por bancos será obligatorio a partir de mayo de 2017.

En este rubro, el BROU se destaca por ser la institución financiera que ofrece más beneficios gratuitos a clientes con cuenta de cobro de sueldos, tanto actuales como nuevos. Nuestra propuesta, que está muy por encima de los servicios gratuitos mínimos que establece la ley, incluye 10 retiros en cajeros al mes sin costo, descuentos en comercios, cines, salas de espectáculos, el carnaval y el básquetbol uruguayo. A esto se suma la posibilidad de acceder a créditos con tasa bonificada, recibir un préstamo por hasta el 30% del sueldo a tasa 0 y constituir depósitos a plazo fijo en pesos al 12% -la mejor tasa del mercado-.

“El BROU volverá a generar ganancias este año y se destacará claramente en la plaza financiera local”

Precisamente, la transformación pendiente de la banca, que el BROU impulsará, es crear las condiciones para aumentar el ahorro de los uruguayos y los plazos de los depósitos. Esto redundará en un sistema bancario aún más estable, en una economía menos volátil frente a los ciclos económicos y en la construcción de un activo fundamental para el bienestar de las familias.

-¿Qué papel ha tenido el BROU en estos cambios?

-El BROU está liderando estos cambios. Tiene vocación por la inclusión financiera y la universalización de los servicios bancarios. Pero también tiene las condiciones para hacerlo, ya que ha construido un sólido patrimonio y ha invertido en las tecnologías que le permiten y le permitirán afrontar exitosamente el nuevo escenario.

Además, está impulsando a nivel organizacional las transformaciones necesarias para modernizar el modelo de atención a los clientes. Estos cambios implican orientar el esfuerzo de nuestros funcionarios a convertir las sucursales en centros de atención que brinden servicios con valor agregado para los clientes, es decir, que se enfoquen en tareas que no se pueden realizar a través de plataformas digitales o cajeros automáticos y buzoneras.

La transformación organizacional también supone salir a visitar a los clientes, ya que entendemos que no alcanza con hacer publicidad y esperar que los clientes se acerquen a nuestras sucursales para ser atendidos.

“El BROU se ha posicionado como el banco de los grandes proyectos de inversión y lo seguirá siendo”

-Mencionó la inversión en tecnología, que es algo que ha cambiado el mundo. El poder de la banca tradicional está comenzando a pasar a otras manos, a compañías fintech, es decir, aquellas empresas dedicadas a los servicios financieros que utilizan las últimas tecnologías para construir productos y servicios pioneros e innovadores en la industria financiera. Esta nueva forma de hacer banca está recibiendo mucha atención en los últimos tiempos. ¿Cómo se compite con estas empresas?

-Las fintech ofrecen, básicamente, los mismos productos tradicionales bancarios, en el sentido de que se sigue tratando de la antigua actividad de prestar y pedir prestado. La diferencia radica en que la tecnología les permite a estas firmas ofrecer sus productos de forma más sencilla, rápida y a menor costo. Por lo tanto, la innovación no es tanto el producto, sino la forma de adquirirlo.

En este sentido, los bancos compiten, y con éxito, en la medida en que incorporan las mismas tecnologías, cambiando así la manera tradicional de canalizar sus productos y servicios a sus clientes.

Pero no solo de costos se trata para competir en el sistema financiero, también se requiere de confianza, y en ese terreno los bancos tienen mucha ventaja.

polgar2

-¿Le parece importante que haya una legislación que regule a estas empresas?

-Tiene que estar en la agenda del Banco Central del Uruguay. Pero el regulador no debe inhibir la innovación ni la competencia, simplemente tiene que nivelar el terreno de esa competencia sobre la base de que toda actividad de intermediación financiera requiere de regulación.

La regulación no es para proteger las ganancias de los regulados frente a la competencia, sino para mitigar los riesgos inherentes a la intermediación financiera que pueden afectar el bienestar económico de la población.

-Por otro lado, hoy el país vive un presente de menor crecimiento. En este contexto, ¿cómo evalúa el negocio del BROU en lo que va del año?

-El BROU viene de años de muy buena rentabilidad. A pesar del menor dinamismo económico y de que las tasas de interés se encuentran todavía en niveles históricamente bajos, el BROU volverá a generar ganancias este año y se destacará claramente en la plaza financiera local.

-¿Y a qué se apela en este escenario para continuar obteniendo rentabilidad?

-Hay que pensar en la capacidad de generar rentabilidad en el largo plazo. El BROU se ha posicionado como el banco de los grandes proyectos de inversión y lo seguirá siendo, pero entendemos que es necesario aumentar y diversificar más nuestra cartera de clientes.

En este sentido, los cambios organizacionales mencionados anteriormente apuntan a transformar al BROU en el motor de crecimiento de las pequeñas y medianas empresas. En Uruguay, este sector está desatendido y existen oportunidades de crecimiento, tanto a través del otorgamiento de créditos como de la provisión de servicios. De esta forma, el BROU busca impulsar el desarrollo de las pequeñas y medianas empresas, lo que beneficiará a la economía en su conjunto, ya que constituyen el sector más importante del país en materia de creación de empleo.

“La transformación pendiente de la banca, que el BROU impulsará, es crear las condiciones para aumentar el ahorro de los uruguayos y los plazos de los depósitos”

-¿Cómo ve el futuro de la banca? ¿Hacia dónde va? No en el corto plazo, sino más allá, es decir, en el mediano y largo plazo, ¿por dónde pueden venir las mayores transformaciones y desarrollos?

-En la banca continúa el proceso de concentración del mercado bancario. Tanto internacionalmente como en Uruguay, cada vez hay menos bancos, pero éstos son más grandes. Paradójicamente, esto conlleva una mayor competencia, ya que si bien son menos bancos, por su mayor tamaño pueden actuar en más mercados a la vez, aumentando así la competencia.

-¿Qué amenazas ve en el horizonte para el negocio bancario?

-El negocio tradicional y su modelo de atención es el que está amenazado, pero eso ya está cambiando con la incorporación de tecnologías. La clave es el ritmo de introducción de los cambios. De eso dependerá que la innovación signifique un salto cualitativo y no una simple estrategia de supervivencia.