Expertos esperan un dólar volátil pero con tendencia al alza durante 2019

Bonilla > dólar cerrará el 2019 alrededor de los $35

De acuerdo con diversos expertos en economía, la tendencia para el tipo de cambio este año será al alza, más allá de factores de vaivén que puedan alterar el valor mes a mes. Esto en el marco de una incertidumbre en cuanto a la región, que obliga a Uruguay a una necesaria corrección del tipo de cambio.

El 2018 terminó siendo un año con un dólar de muchas idas y venidas, subidas y bajadas, como puede observarse en el gráfico. Luego de una volatilidad tan marcada y considerando que el billete verde es una variable muy relevante para las decisiones económicas locales, CRÓNICAS dialogó con varios expertos, que brindaron sus previsiones respecto a lo que puede ocurrir este 2019. Además, se refirieron a las perspectivas para Uruguay dentro de una región inestable e incierta.

Hernán Bonilla, director ejecutivo del Centro de Estudios para el Desarrollo (CED), señaló que se espera una tendencia al alza para el tipo de cambio, a pesar de la esperable reducción en el ritmo de aumentos de tasa de interés de EEUU. Si bien se pensaba que la Fed realizaría este año dos o tres en 2019, “ahora se habla de una o ninguna. Para Bonilla, el tipo de cambio registraría un salto significativo, y cerraría el año en el entorno de los $35 “más allá de los vaivenes que pueda tener mes a mes”.

A estos vaivenes también hizo referencia Pablo Moya, economista de la consultora Oikos. Según indicó, en el análisis de lo que se espera para este año la ocurrencia de fenómenos puntuales de mes a mes -como un desencadenamiento de hechos políticos internacionales que generan repercusiones sobre la moneda- es “muy difícil de prever”.

Bajo esta lógica, la trayectoria que Moya traza para el tipo de cambio en 2019 también es ascendente, “pero a menor ritmo en términos agregados de lo que fue en 2018”.

Cabe consignar que el año pasado el dólar cerró con un incremento de 12,62%, respecto al cierre de 2017.

Darío Andrioli, socio director del estudio de contadores Carle & Andrioli, hizo hincapié en un factor particular: la inflación. Explicó que el tipo de cambio finalizó 2018 por arriba del 8% del IPC. Es así que, desde la firma, estiman que el tipo de cambio se mantendrá con un ritmo por encima de ese indicador económico; “la duda”, comentó Andrioli, “es la cuantía, porque depende de factores internacionales o de las políticas del Estado”. A modo de aproximación, proyectó que el tipo de cambio podría estar cinco puntos porcentuales por arriba del IPC.

Otro factor analizado como relativo al dólar es el mercado financiero internacional. Santiago Rego, economista de CPA Ferrere, señaló que desde este ámbito se espera que la política monetaria de EEUU no tenga cambios este año. Esto podría poner al dólar “en pausa”, dijo el experto, “en línea con lo visto a nivel global desde fines de 2018”.

Rego añadió, además, que el rumbo de la moneda estadounidense en Uruguay estará pautado por dos cuestiones: la evolución de las tasas a nivel global y el éxito que tengan Brasil y Argentina en su reordenamiento macro.

Región en reformas y desfasajes

Respecto al reordenamiento de los países vecinos, el economista de CPA Ferrere señaló que, en ambos casos, hay un “elevado” nivel de incertidumbre.

En Argentina “dependerá del éxito que tenga el plan de estabilización y, sobre todo, cuán creíble sea el plan monetario en marcha”. En tanto, para Brasil “aún no es claro” el rumbo de la política económica y “si el nuevo gobierno podrá conformar los apoyos políticos para llevar adelante reformas económicas claves”, tales como el ajuste fiscal, la reforma previsional, entre otros.

Al comparar la evolución del tipo de cambio en Uruguay respecto a la región, Bonilla valoró que es necesario que el tipo de cambio uruguayo siga aumentando “para superar el atraso cambiario”, lo cual “sería razonable”. Esto, sin embargo, está sujeto a las incertidumbres de los países vecinos, principalmente a si el gobierno argentino realmente pueda implementar durante el año “el ajuste que dijo que iba a aplicar”.

Por su parte, Andrioli dijo que “es esperable una corrección en la pérdida de competitividad con la región, sobre todo, a lo largo del año y en el mediano plazo. Se debería recomponer. En el último año se perdió con la región 18%, que debería amortizarse”.

Por último, Moya apuntó que “podría existir” alguna corrección. “Una profundización no vendría del lado de más control del Banco Central del Uruguay, sino que viene más que nada por el lado de las condiciones de Argentina, por así decirlo”, argumentó. Esto significa que la profundización, según el economista, no depende de Uruguay o no es algo que pueda evitar, sino que queda en las manos del vecino argentino.


La Fed y una magra suba de tasas

Para este año, la expectativa de suba de tasas de la Reserva Federal (Fed), se han recortado, y mientras hasta hace solo unos meses los mercados esperaban cuatro aumentos este año, ahora están esperando, dos, una, e incluso ninguna suba.

“Por mediados de año el dólar tendería a pegar un saltito más allá de la tasa natural mensual, y seguramente en la reunión de setiembre pegue otra suba”, explicó Moya.

Rego, por su parte, añadió que, a pesar de la reducción de expectativas, el mercado “no termina de convalidar esta visión”, por lo que se espera que no habrá movimientos en las tasas de interés de corto plazo.

El economista de CPA añadió, incluso, que es “llamativo” que estas mismas operaciones de futuro están proyectando una baja en las tasas a partir de 2020, mientras que la FED espera subir algo más. “Hay una divergencia en este sentido entre lo que espera el mercado y lo que dicen las expectativas de los miembros de la FED”, remarcó.

Sin embargo, Bonilla proyectó que “es probable” que en 2019 se dé tan solo una suba de las tasas, “y chica, de repente un cuarto de punto”.