Sant’ Anna: “Estamos muy preocupados por la disminución del comercio en el norte”

EDICIÓN EMPRESAS & NEGOCIOS Nº 100

Nicolas Sant’ Anna, presidente del Centro Comercial e Industrial de Salto


La lejanía con el Puerto de Montevideo y la carencia de infraestructura adecuada para la logística del comercio y la industria son las mayores preocupaciones en la ciudad litoraleña.

¿Cómo imagina al comercio y la industria en Salto en el mediano y largo plazo, y jugando qué rol ve al Centro Comercial e Industrial de Salto en ese contexto?

Es muy difícil acertarle a un pronóstico cuando la mirada es, por ejemplo, de aquí a un período amplio de tiempo, debido a las velocidades de los cambios. Hay que tener en cuenta, por ejemplo, que en una década cambia el gobierno varias veces. Lo que sí podemos asegurar, es que en el norte estamos muy preocupados debido a que hemos accedido a informes que demuestran una disminución general de la actividad comercial al norte del río Negro. Las últimas noticias de las “Lojas Francas” de Brasil han acentuado, aún más, esa preocupación.

Pero, como decía, el futuro puede cambiar muchísimo. De lo que estamos seguros es que, tal como sucedió en los últimos 115 años, el Centro Comercial va a jugar un rol preponderante en todas las actividades industriales y comerciales de Salto, e incluso de otros departamentos.

¿Qué tareas fundamentales debería impulsar el próximo gobierno de forma prioritaria pensando en el desarrollo de las actividades empresariales en el Litoral de Uruguay, y más específicamente en Salto?

Hay que tener en cuenta que estamos a 500 kilómetros del principal puerto de Uruguay. A eso se le debe agregar que, en 1900 contábamos con un tren que nos conectaba con Bella Unión. Hoy, un siglo después, estamos lejos de tener esta línea de transporte. El tema logístico es un problema que no estamos solucionando.

Tal vez suceda que la realidad de la tecnología traspase este obstáculo y nos logremos defender sin tener la infraestructura adecuada, pero la verdad es que hoy estamos padeciendo. El no contar con la infraestructura necesaria y la lejanía con el puerto nos complica de sobremanera.

¿Cuáles son los temas en que Uruguay, como país, tendría que poner énfasis, sin importar nivel ni sector de actividad, apuntando a un mayor desarrollo de su sociedad y de su economía en la próxima década?

Lo sabemos todos y no es ninguna novedad: la principal prioridad hoy es la educación. Estamos en niveles de deserción escolar y liceal preocupantes, que no hacen ver un futuro muy alentador en este sentido.

La educación es la principal carencia y debería ser el principal objetivo que debería encarar el gobierno. Sabemos que, durante la primera mitad del siglo pasado, Uruguay vivió la inversa de esta situación, y sabemos cómo le fue en la economía y en la sociedad.

Estamos perdiendo terreno y, lamentablemente, la peor de las situaciones no es que quedará ahí, sino que todo indica que se podría acentuar si continuamos por este camino.